Un souvenir en el bulevar de los recuerdos perdidos

Caminaba entre estantes repletos de recuerdos que ya creía olvidados, enterrados por los años.
Vio su primer día de colegio, y a su primer amor; vio su segundo beso, tan comunmente olvidado, y junto a él otros tantos posteriores. Vio caras y caras, pero apenas reconoció a nadie. Normal, aquello era el Bulevar de los recuerdos perdidos.
Olió el perfume de su madre, y le sorprendió haberlo olvidado; vio sus primeros dibujos, y se sorprendió al reconocer en cada garabato a su familia. Sintió el placer de la segunda vez, y el de la tercera. Revivió cada alegría y cada tristeza, cada melodía infantil, cada llanto y cada risa sin razón, cada melancolía, cada momento de éxtasis...
Y entonces le vio a él. Oh, qué dolor sintió al volverle a ver. Había luchado tanto por olvidarle... Y precisamente porque le había olvidado estaba allí, con su sonrisa pícara y el pelo despeinado, como siempre. Intentó correr hacia cualquier lugar, pero los recuerdos... Los olvidos la habían cercado. En cada esquina recordaba algo: el momento en el que él le pidió salir, cada beso, cada abrazo, cada caricia en el momento oportuno... Y, como ella temía, llegó el momento en el que la dejó. Se dejó caer en el seulo, tapándose los oídos y cerrando los ojos con fuerza, pero su voz sonaba en su cabeza y las imágenes se sucedían rápidamente.
Y ahora ya sabía que no podría olvidarle nunca...

2 comentarios:

  1. Escribes demasiado bien para tener 13 años, yo a tu edad escribía mierdecillas sobre grupos de amigas que se enamoraban todas del mismo chico xDD
    Oye, ¿de dónde eres? es que como dijiste que descubriste mi blog por el metroflog de una amiga tuya, y que yo recuerde sólo lo puse en chicas de mi colegio...

    ResponderEliminar
  2. Y en el momento en el que te encuentras con el pasado te descompones, te das cuenta que ha pesar del tiempo no has podido hacer casi nada...que esa persona sigue ahí, como una herida que ha dejado huella..

    ResponderEliminar