Es tuyo

-Si no puedes quererme porque no tienes corazón...-le susurré mientras la abrazaba- te regalo la mitad del mío...

Solo quiero sonreír...

Hoy no tengo ganas de moverme del sofá.
Tengo dos lagrimas pegadas a mis ojos y soy incapaz de expulsarlas de una vez.
Estoy vacío, mustio, apagado... Estoy más cerca de estar muerto que de estar vivo.
Echo de menos esa chispa de alegría que solía ocultarse en la comisura de mis labios, y que se activaba con los de ella.
Solo quiero sonreír, sonreír de verdad.
Quiero que me digan "te quiero". Y quiero repetirlo miles de veces. Quiero susurrárselo al oído, gritárselo a pleno pulmón, demostrárselo día a día, contagiarle mis sonrisas y quedarme con parte de sus lágrimas para que no le pesen.
Pero eso es lo que quiero siempre.
Hoy me basta con sonreír...
Me basta con un gesto en general tan fácil de provocar como una sonrisa...

El reloj

En la pared, el reloj espera ansioso las diez de la noche.

Tic, tac, susurra al ritmo de mi corazón.

Sé que no estás lejos, y mis latidos aumentan el ritmo.
El reloj, por el contrario, cada vez parece ir cada vez más lento.

Tic... Tac...

Oigo tus pasos acelerados y la llave girando en la cerradura.

Tic... ... Tac... ...

Por fin se abre la puerta y ahí estás.

Tic... ... ... Tac... ... ...

El reloj sigue yendo cada vez más lento, pero ya no importa.
Porque desde que has cruzado la puerta, la felicidad ha detenido los latidos de mi corazón.
Porque te quiero.
Y porque no voy a permitirte que lo olvides...

Marionetas

Miro a mi alrededor y no veo nada más que maniquíes, sombras fáciles de manipular. Sé que, con dos palabras, puedo conseguir lo que me proponga. Sé qué quieren a cambio de seguirme, y sé que puedo conseguirlo. Sé que me basta una sonrisa en el momento indicado y una mentira a tiempo para que ellos confíen en mí. Son marionetas del sistema y yo, la pieza estropeada, sé cómo mover el sistema a mi favor.
Pero, ¿y si por casualidad, mientras juego a ser Dios, acabo convirtiéndome en una sombra más?
¿Merece la pena conseguir lo que quiero a cambio de luego ser solo una sombra?
Ahora no me importa mucho.
Quiero venganza por todo el mal que me han hecho.
Sé que no es bueno sentir todo este odio en mi interior.
Pero hoy no tengo ganas de sonreír ni de llorar.
Y solo me queda odiar.
Y, quizás, no se esté tan mal dentro del sistema.

Volver atrás

¡Cuántas veces habré soñado con volver atrás!
Cada vez que fallaba en un examen, cada vez que no fui capaz de decir algo antes de que fuera tarde, cada vez que algo no salió como yo esperaba...
Creo que todo el mundo ha soñado alguna vez con cambiar algo de su pasado, pero, como si fuera un tapiz imborrable tejido lentamente por las Moiras, nuestro pasado nos persigue, nos acosa sin dar tregua hasta que nos hunde.
Reconozco que he fallado.
Me confieso culpable.
Pero también tengo algo que decir a mi favor. Cada fallo que he cometido lo he intentado arreglar, y cada destrozo causado por mis actos lo he intentado reparar.
Sé que volveré a fallar.
Ahora he de intentar buscar el fallo con más fácil arreglo.

Beatus vir qui suffert

"Beatus vir qui suffert"...
Bonita frase... "Bendito sea el que sufre"... No estoy seguro de dónde la he oído, pero me gusta cómo suena.
Conozco a mucha gente que sufre. Mucha gente que siente cómo si se hundiera en un cenagal de lágrimas. Mucha... Demasiada gente a la que no he sido capaz de ayudar.
"Kyrie, eleisón"...
También me gusta esta frase... "Oh, Señor, ten piedad"... Cada vez que pienso en pedir algo, lo primero que me viene a la cabeza es ella. Mi querida Amanda. Hundida en el fango hasta la barbilla, pero sin dejar de luchar.
Una niña débil jugando a ser fuerte. Una pequeña e indefensa niña con una máscara de hierro y un muro de espino alrededor de su corazón.
Ojalá las sonrisas fueran tan contagiosas como yo quisiera... Ella está dispuesta a luchar por los dos... Yo, a cambio, tengo que estar dispuesto a sonreír por ambos...
Y lo estoy.
No pienso pedir piedad ni benevolencia a alguien que le envía tortura tras tortura a una amiga triste e indefensa.
No pienso pedirle nada.
A partir de ahora, ella no tendrá que luchar por los dos. Porque yo sigo vivo. Y juro que la ayudaré a levantarse...

Cadenas de papel

Me pesan los pies...
Llevo semanas persiguiendo mis sueños, siendo feliz.
Y sin embargo, no los veo más cerca.
No pienso renunciar, eso nunca. "Antes morir que rendirse" dijo fulano de dios-sabe-dónde.
Me pesan mucho los pies...
Como si cadenas de papel intentasen retenerme.
Hoy he corrido tras la felicidad hasta la extenuidad, quizás debería pararme y descansar.
Son cadenas de papel, frágiles y fácilmente desatables normalmente.
Pero hoy me pesan los pies...
Y quiero descansar...
Solo una horita, por lo menos...

Fotocopias

Las fotocopias pueblan este mundo.
Gente sin voz, sin sonrisas ni lágrimas, con un gesto serio y un vacío inmenso en la mirada.
Es desolador verlo.
Yo soy una fotocopia con errores de impresión. Con mi sonrisa y con mis lágrimas me paseo por la ciudad, dibujando de cuando en cuando una sonrisa en las otras fotocopias con mi boli rojo.