Chapter 2

Creo que es más corto, pero lo cierto es que ahora mismo no puedo aumentarlo más. Creedme, no os imagináis para nada lo que va a pasar, lo cierto es que en la novela original lo ensancharé, pero como estoy esperando por las cartas de amor no puedo alargarme mucho.

Por acto reflejo curvé el cuerpo, le di un rodillazo en la cara y un puñetazo en el estómago. Cayó al suelo como una mole de piedra.
Antes de que pudiese intentar nada más, el timbre sonó y se retiró a su sitio.
-Me vengaré-murmuró antes de que entrase el profesor.
"Cmo as exo eso??" me escribió Diana en una notita.
"S retrasado, siempre atak =, asik s facil dfndrse" respondí.
"Dberias tner cuidado cn el, s muy rencoroso".
Le dediqué una sonrisa tranquilizadora y me centré en la clase.

***

Jaime y Diana pasaron el recreo con nosotros en la cantina, aunque parecía que no nos conociesen de nada. En aquel momento solo existían ellos.
-Deja de mirarlos tan fijamente o lo acabarán notando-susurró Alí.
-Vamos fuera. Quiero pasear un rato-le dije.
Nos escabullimos entre la gente y echamos a andar hacia el aparcamiento. Durante todo el día estaba vacío, de modo que se podía estar tranquilo.
Nos sentamos en la acera con las cocacolas en la mano.
-Una chica capaz de enamorarse de Jaime no es muy inteligente.
Alí intentaba quitarme a Diana de la cabeza de una forma tan evidente que no pude evitar reírme.
-¿De qué te ríes?
-Nada, solo... Que se nota mogollón lo que intentas-respondí entre risas.
Él también se echó a reír.
-Vale, me has calado. Pero ten en cuenta que hay mucha mas gente en el mundo.
Noté algo extraño en la frase, pero no caí en la cuenta entonces.
-Ya, pero... No sé, no puedo evitarlo-repliqué-. Sé que es una gran amiga y que salir con ella lo estropearía todo, pero soy tonto.
-Con las chicas siempre es así.
Otra vez aquello que sonaba raro. ¿Qué era lo que me llamaba la atención?
-¿Con las chicAs?-caí en la cuenta.
Rogué por estar equivocándome y que no estuviera confesándome lo que creía que estaba confesando.
Alí me miró un segundo a los ojos. Lo cierto es que era un chico muy guapo (alto, fuerte, moreno, pelo negro liso y ojos color miel) e inteligente, pero nunca había pensado en él como algo más que mi mejor amigo.
Y entonces sucedió.
No sé cómo pasó, pero un instante después tenía sus labios pegados a los míos y una de sus manos me abrazaba con fuerza.
Me dejé llevar.
De pronto no importaba Diana, ni Jaime, ni Raúl.
Solo importaba Alí.
Le besé con una pasión que no creí tener sin dejar de ser dulce, y con mis manos le acariciaba el pelo y la espalda.
Entonces paramos y nos sonrojamos.
-¿Hace cuánto?-le pregunté.
Primero me miró extrañado pero luego lo comprendió.
-Creo que me ena... enamoré de ti cuando nos sentaron juntos en inglés hace siete años.
-¿Me amas?-pregunté extrañado.
Nunca había pensado en Alí como una persona enamoradiza. Lo cierto es que nunca le había visto con nadie... Y entonces todo cuadró en mi cabeza.
-Sí-respondió él.
Le creí. Llevaba siete años buscando el valor y la ocasión para decírmelo. Por eso no había respondido a las insinuaciones de las múltiples chicas que claramente estaban coladas por él.
Y entonces le besé yo.
Ahora que me lo planetaba de otra forma, con Alí siempre me sentía tranquilo y seguro, como si en el fondo supiera que me amaba de aquella forma.
El timbre sonó, pero me negué a separarme de sus adictivos labios.
Y lo cierto es que él tampoco parecía interesado en marcharse.
Una voz en mi cerebro me susurraba que yo amaba a Diana y que aquello que hacía estaba mal, pero aumenté la pasión del beso y el placer la hizo desaparecer.
Nos separamos cuando empezamos a sentir la falta de oxígeno.
-¿Cómo vamos a hacer?-preguntó Alí.
Tardé un segundo en responder.
-No me importa que lo sepan-respondí-, mientras no te importe a ti.
Le sonreí, le di un beso instantáneo y nos levantamos.
Empezamos a caminar hacia clase cogidos de la mano, y la gente nos miraba y susurraba cosas.
Pero no me importaba.
No ahora.
Porque yo tenía a Alí, a MI Alí.
Y con eso me bastaba.

7 comentarios:

  1. ¡¡Oh, Dios mio!!
    ¡¡Carlos, eres un auténtico genio!!

    Ahora les queda luchar por lo ambos siente y enfrentarse a todo un mundo que les llevará la contraria...
    Pero esta historia promete ser más que preciosa...



    Cada día me sorprendes más, Caballero, no pierdas nunca ese don que tienes con la imaginación*




    Mil besos y abrazos grises desde palacio*

    ResponderEliminar
  2. O.O Qué fuerteeeee!!!! Pues no, no me lo esperaba, sinceramente. Aunque...¿Cómo puede ser que Jorge haya cambiado tan rápido de sentimientos?¿No estará usando a Alí como "tirita" para tapar la herida que le causa ver a Jaime con Diana? Qué intriga!!!!


    Un abrazo!=)

    ResponderEliminar
  3. Oh My Good.. estoy atacada, necesito unos minutos para coger el oxigeno.. Alí! que calladito se lo tenia! Me encanta este giro, pero pienso igual que Caly, no estará tapando Jorge lo que siente por Diana?
    Oye querido, es tortura dejarnos con esta intriga!
    Ya tienes dos chicas enganchadas totalmente!



    QUEREMOS MÁS




    PD: Gracias por pasarte, menos mal que tu eres una excepcion a la regla! ;) Yo tb era gordita, y nunca me importo. Un beso muy grande Carl!


    haha


    :)

    ResponderEliminar
  4. Guaaaaauuuu !!! Carlos me ha enganchado la historia!! vaya revés mas grande le has dado!!!! espero impaciente la continuación...Besazos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Genial!!!!! Más por favor!!!
    Beshos!

    ResponderEliminar
  6. Aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh
    que giro!! jamas me lo hubiera esperadoo ohh q fuertee xD
    Aunque esta relacion que acaba de nacer es algo extraña, no en el sentido obvio sino en que... jorge amaba a Diana y de repente cae en un profundo amor por Alí. No se... tengo dudas.
    Quiero mas!! :)

    un beso

    ResponderEliminar
  7. me quedo intrigada... es adictivo. me gusta!!... esperare el chapter 3...

    saludos y besos

    ResponderEliminar