Chapter 3

El rumor respecto a nosotros ocupaba las bocas de todos en la clase y, probablemente, también las del resto del curso.
Con un poco de suerte, buena o mala, hasta algún profesor se habría enterado.
Los chismorreos en un instituto corren como la pólvora.
En cada intemedio, susurros y miradas expectantes que parecían gritar "¡Que se besen!".
Alí, sentado a mi lado, reía, contaba chistes, me preguntaba cosas... Como si no hubiera pasado nada a pesar de que, todo el mundo lo sabía, todo había cambiado.
Diana y Jaime también se habían enterado, pero ninguno de ellos nos dijo nada.
Estaban metidos en su burbuja de amor, donde no había espacio para nadie más que para ellos. Y ahora que yo tenía a Alí, comprendía que no quisieran salir de ella.
Raúl se enteró, evidentemente, pero no dijo nada. Su propio padre se había divorciado de su mujer para irse con otro hombre.
Por fin terminaron las clases (¿realmente había habido clases después del recreo?) y Diana se marchó con prisas.
Jaime nos esperó en la puerta, y Alí y yo atravesamos a codazos la marea de gente empeñada en escapar a relajarse en sus casas durante el fin de semana.
-¡Por fin has tenido el valor necesario!-exclamó Jaime.
¿Se lo habría contado Alí?
-¿Lo sabías?-preguntó Alí incrédulo.
Jaime sonrió con suficiencia.
-Por favor, era evidente. Lo que me extraña es que Jorge no se diese cuenta por sí mismo. Siempre que necesitaba alguien que le aguantase, allí estaba Alí con los oídos abiertos. Por no hablar de las sonrisas cómplices, los abrazos cuando os volvíais a ver después de las vacaciones, los regalazos por tu cumpleaños, los...
Nos echamos a reír y no pudo continuar con su lista. De todas formas, una pregunta se me había encendido en la cabeza. ¿Cómo no me había dado cuenta? Vale que el amor ciegue, pero, ¿desde cuando te deja sordo y atontado?
-¿Y qué tal con Diana?-pregunté.
Diana.
Seguía ocupando un lugar en mi corazón, pero Alí se había extendido ocupando tal cantidad de terreno que no dudé de que pronto habría monopolizado mis pensamientos y mis sentimientos.
-No cambies de tema-replicó él-. Y qué, ¿ya os habéis besado?
Como respuesta recibió mutismo y dos sonrojos evidentes.
Se rió (¿no estaba claro que reaccionaría así?) hasta que se le saltaron las lágrimas y empezó a toser.
-Vale, creo que eso es un sí a gritos-dijo tras tragar aire un par de veces-. Pero no os pongáis así. Uno no elige de quién se enamora.
Jaime siempre había sido muy liberal respecto al amor, de modo que comprendimos que esa era su forma de darnos sus "bendiciones".
-Sé que no os va a hacer gracia, pero todo el instituto sabe ya lo vuestro-dijo una voz femenina.
-Claro que no nos hace gracia-respondí yo, notando el dolor reflejado de golpe en el rostro de Alí-. Directamente hemos decidido que así sea. Estoy orgulloso de quererle a él. Es preferible a una zorra como tú, Carla.
Creo que dislumbré una sonrisa en el rostro de Alí cuando me giré para mirarla a la cara. Carla no se esperaba que fuese a reaccionar así, más bien quería que me enfadase y sacarme de mis casillas.
Carla era guapa, evidentemente. Alguien feo no se puede permitir meterse como ella lo hacía con todo el mundo por el miedo a que ataquen ese "punto débil". Sin embargo, era rematadamente idiota. Una "barbie" descerebrada aficionada a molestar a la gente y a coleccionar chicos. Alí había sido uno de los pocos con los que había querido liarse que se había negado en rotundo.
-¡Que te den!-gritó echándose a andar con prisa.
Jaime se puso a reírse y yo me volví hacia Alí, que me miraba fijamente.
No esperé a que me besase él, sino que respondí al deseo dibujado en sus ojos.
La gente se quedaba mirándonos sin disimulo, pero no me importaba lo más mínimo, y a Alí tampoco.
-Le vas a cansar la lengua antes de pasar un día como pareja-bromeó Jaime.
Captamos la indirecta y seguimos andando, aunque no pude resistirme a apoyar mi cabeza en el hombro de Alí, de forma que él podía darme besos espontáneos en la frente y en el pelo cargados de cariño sin necesidad de parar de andar.
Jaime se despidió de nosotros en la parada del autobús, pero Alí vendría a mi casa como todos los viernes y, como de costumbre, se iría tarde.
-Tendremos que contárselo a tus padres-murmuró mientras subíamos en ascensor.
Lo cierto era que no me preocupaba. Ambos eran muy... bohemios, por no decir estrafalarios. Seguro que hasta les alegraría descubrir que su hijo no era tan normal como esperaban. Y aunque no fuese así, Alí era lo suficientemente importante para mí como para enfrentarme a quién se pusiera por delante.
Le di un beso para infundirle confianza y abrí la puerta.

5 comentarios:

  1. Me encanta lo de la "barbie descerebrada acostumbrada a molestar a la gente".

    Y a pesar de que los padres de Jorge sean "bohemios", algo, llamémoslo intuición de Princesa Gris, me dice que los padres de Alí no se lo van a tomar muy bien...



    Por cierto...¿Tú quieres matarme? ¿Por qué va a terminar en tragedia?
    ¡No puedes hacerme eso, Caballero!




    PD: En breves subo yo también el capítulo tres de Chris y Ari


    Mil besos grises y una taza de chocolate caliente desde el Palacio de Plata*

    ResponderEliminar
  2. Espero que sólo sea mi desconfiada mente amorosa, pero sigo teniendo el pálpito de que Alí no es más que el clavo que saca otro clavo...Cuando quieres a alguien tanto como para preferir su felicidad a la tuya y aparece otro alguien que sabes que está loquito por ti,te entregas en cuerpo y alma...pero el corazón hace tiempo que no te pertenece y no puedes dar algo que no tienes..

    Sólo espero, por el bien del pobre Alí, que me esté equivocando...


    Un abrazo!!=)

    ResponderEliminar
  3. Lo admito... Me tienes enganchada con esta historia... Más por favor!!!
    Beshos!

    ResponderEliminar
  4. Quiero mas giros, mas cosas, que uno de ellos muera, que Diana se haga lesbiana, que Jaime bese a Alí y Jorgue los mate a los dos, nose QUIERO ACCION hahahaa (estoy medio locaa)

    se nota que no puedo esperar a leer el proximo Cap.!



    unbesazoEnormeGrandeeeGrandioso
    :D
    (K)

    ResponderEliminar
  5. Espero con impaciencia el próximo capitulo
    me parece que esto dará un giro.
    Besos

    ResponderEliminar