Antes, ahora, luego...

Loco y cuerdo, diferente y normal, demasiado inteligente y excesivamente tonto... ¿Cómo pretendo que los demás me entiendan si ni siquiera yo lo consigo?
Triste antes de conocerte... Sin saber siquiera el motivo...

Nunca creí en nadie. Quizás porque nunca encontré a nadie en quién confiar.
Mi vida era como una interminable obra de teatro, los demás los actores y yo el director.
Moviendo a todos como marionetas.
Nada se me escapaba, siempre sabía todo.
A los demás les cegaban los sentimientos, pero yo había convertido mi corazón en un inexpugnable castillo de hielo, y podía verlo todo.
Era "feliz".

Triste al conocerte... Sin saber cómo explicarlo...

Y entonces llegaste , con tu sonrisa encantadora y tu mirada oscura y distraída.
Como la entrada triunfal de una estrella en el pequeño teatro de mi existencia.
Me hiciste ver lo patético que era todo.
Conseguiste destrozar lo que me había llevado años construir en apenas dos segundos, sin sonreírme, sin mirarme, sin saber que yo existía.
Instintivamente te odié.
Parecía que hubieras llegado con una reluciente armadura blanca sólo para destrozar el oscuro teatro de mentiras y odio que yo dirigía.

Triste tras perderte... Sabiéndolo demasiado tarde...

El odio mantenía las distancias.
Me repetí que no eras nada y, milagro, conseguí convencerme.
Conseguí reconstruir una pequeña parte del mundo que tú habías destruido.
Volví a ser Dios, volví a ser inexpugnable.
Pero a ti, imbécil, solo se te ocurrió volver.
Y entonces sí me sonreiste. Y me miraste a los ojos.
Y me di cuenta demasiado tarde de lo mucho que te amo. Y de lo lejos que estás de mí...

9 comentarios:

  1. A veces es así o al reves, se construye toda esa falsedad cuando as perdido esa sonrisa que alumbre tu vida cuando sientes que el mundo te ha abandonado. Es ahi cuando más construyes tu muralla que te protege contra ese dolor, en algunos momentos esta flaquea o se derrumba, pero tu haces lo posibe par ano sentir el amargo dolor.

    ResponderEliminar
  2. A veces no queremos admitir lo que sentimos por miedo a ser rechazados, por miedo a perder algo o a no ganar.

    Buen texto, me gusta mucho la verdad, a veces solo hace falta un pequeña cosa para destrozar el mundo que te construyes


    un beso Grande carlos
    (a mi si me da miedo al oscuridad hahaha que valiente por tu parte haha)

    ResponderEliminar
  3. solo se te ocurrio volver a mirarme con esa cara , esa sonrisa que decia poco pero que tramaba algo .... solo a ti se te ocurrio meterte a vivir dentro de mi ...
    pero con distancia de por medio

    ResponderEliminar
  4. Ese trozo me ha recordado a alguien que conozco. Por la elección de las palabras, quizá.
    A veces creemos que los cimientos de lo que construimos son más fuertes de lo que son en realidad. Y cuando te das cuenta, es demasiado tarde para remediarlo.

    ResponderEliminar
  5. No saber lo que se siente no es lo mismo que no sentir nada... y más cuando se trata de algo tan extraño y efímero como el amor, que se resbala entre los dos intangible y sólo está presente para aquel que le tiene miedo y no quiere sentirlo...


    Precioso, como de costumbre, Caballero mío. Seguimos citados en el Palacio de Plata, en el jardín de atrás con vistas al Mar...

    ResponderEliminar
  6. Como hago que los demas entiendan... si nisiquiera yo lo consigo. Esa es la historia de mi vida.

    Intenso, me encanto... me trate de poner en el zapato del narrador, de el de los sentimientos... lo intente lo logre pero luego regrese a mi realidad. Si me identifico con el relato pero... Vuelvo a mi realidad.

    Un saludote. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. aaaaaaaaalgo asi quise exponer en mi ultima entrada, vos lo hiciste con más crudeza y mas intensidad, por lo tanto lo que escribiste me gusta mucho.
    pasa por mi blog lee lo ultimo que puse. intento de alguna manera, mostrar tambien distintas estapas de lo que es para quien protagoniza lo que escribi, otra persona.
    muy muy bueno eso que escribiste carlos, te espero acá.
    nos vemos loco.

    ResponderEliminar
  8. Para variar, me encanto lo que escribiste.. sobre todo la frase final.. pero es que no se porque, uno a veces tarda tanto en abrir los ojos y admitir las cosas..

    Mas que la lejania fisica, la mas odiosa.. es la de los corazones.

    Saludos =)

    ResponderEliminar
  9. No digas tonterias, seguro que ahi alguien dispuesto a llegar al fin del mundo contigo e incluso a más. Siempre tenemos a alguien, aunque solo sea una persona, así que no te preocupes por eso.:)

    Me encanto el texto, como todos los que pones:)

    Y si quieres puedes agregarme: saraay_oo2@hotmail.com

    ResponderEliminar