Dudas, mentiras e hipocresía

Dudas, mentiras e hipocresía...
Representan las tres cuartas partes de mi vida.
Son como un gran ciclo adictivo del que no puedo salir.
Las dudas se forman cuando pienso en por qué soy como soy, por qué no puedo ser más valiente, por qué no puedo luchar por lo que quiero.
Y para hacer callar la sarta de palabras-puñal que formula mi mente me respondo con mentiras. Mentiras piadosas que se encargan de tapar las heridas, acallar mis dudas y ayudarme a convencer a los demás de que todo va bien, de que sigo siendo un lobo más dentro de la manada y no una oveja disfrazada.
Y entonces surge la hipocresía.
A cada cual le digo lo que quiere oír para que me crea, porque necesito demostrarme que soy el mayor mentiroso, que puedo convencerles de lo que no soy capaz de convencerme a mí mismo.
Y esto desemboca en más dudas, respecto a qué pasará si sigo así, sobre si algún día seré capaz de urdir la mentira mayor y convencerte de que me amas.
Y me miento diciéndome que sí, y vuelvo a la hipocresía.
Pero ya estoy harto.
No voy a volver a decirme que no te quiero, ni tampoco voy a repetirme cada mañana "hoy sí se lo digo", ni pienso volver a creer que si me dices "hola" es porque me quieres e intentas que me dé cuenta de que te amo.
Voy a hacer lo que mejor se me da hacer, esperar.
Esperar para que, o bien salgas de mi vida algún día, o bien algún día te des cuenta de que me gustas.
Y si me preguntas, por mucho que pueda dolerme lo que pase, te diré la verdad.
No soy capaz de atreverme yo, pero si tú das el primer paso, preguntándome aunque solo sea por curiosidad, te diré la verdad.

¿Y si vivir contigo no es una opción...
...Pero vivir sin ti tampoco?

6 comentarios:

  1. Carlos, Carlos... Cada uno tiene sus métodos, desde luego. Pero aunque esperes, sin mentiras ni tampoco hipocresía, seguirás pensando en qué te puedes estar perdiendo e imaginando cómo sería lo que no tienes por miedo a ser sincero.
    Decir las cosas a la cara no es la única forma de sincerarse. ¡Échale imaginación y corage!
    Sé que soy una pesada, lo siento xD

    Un beso y mucho ánimo y suerte.
    Por cierto, has mencionado los otros dos destinos a los que también tengo unas ganas increíbles de ir: Roma y Grecia.
    Y Venencia :P xD

    ResponderEliminar
  2. hay que dar el primer paso y evitar caer en el miedo de que pasara..

    ResponderEliminar
  3. Hola, he topado por casualidad por tu perfil y he visto que eres seguidor de mi viejo blog de historias Arañazos y me dio curiosidad.

    Y en cuanto a tu entrada, todos tenemos algo de hipocresía, sobretodo con nosotros mismos. Pero con o si ella, las dudas estarán ahí. Solo tienes que confiar un poco más en ti mismo, y jugar de vez en cuando a cerrar los ojos y tirarte al vacío sin pensarlo. Quizás así veas, aunque solo sea por unos minutos, el mundo desde el punto de vista del auténtico Carlos.

    ¡Un besito!
    Por cierto, para tener 14 años, escribes muy bien :)

    ResponderEliminar
  4. Todos tenemos etapas en las que nos llenamos de dudas, pero siendo sincera.. descubri que la verdad no tiene precio, que la duda reprime y censura.. no llenes tu vida de mentiras e hipocresía, nunca te llevan a buen puerto..
    Suerte!

    ResponderEliminar
  5. Hay Carlex! que tendre que hacer contigo.

    A veces es mejor decir algo que no decirlo nunca porque siemrpoe quedará la duda, ¿tambien sentiria lo mismo?

    Si digo que me ha encantado la ultima frase mentiria, no em ha encantado sino lo siguiente.

    El tiempo no se detiene por nadie, piensalo, quien sabe lo que pasara dentro de meses.

    Sé valinete amigo!
    un besote grandotee


    Carlex y hermana
    :)

    ResponderEliminar
  6. Correr el riesgo, eso es lo importante...

    ResponderEliminar