Última actualización

Pues aquí me veis, bien tarde y actualizando con prisas porque mañana me piro a primerísima hora y me quedo sin internet (excepto en ocasiones muuuuy esporádicas de no más de 5 min.). Las notas me llegarán por correo, así que tardaré más aún en saber si la media de las narices me da o no el 9'5 que quiero -.- Un beso a todas, intentaré no perderme mucho mientras esté fuera. Se os quiere!

Hubo un tiempo en el que lo habría dejado todo por ir a socorrerte.
Si era amor o complejo de Mesías es algo que dejo a tu elección.

-Entonces... ¿Hasta cuando no volveremos a vernos?
-¿No verte? Necesito tiempo, no espacio. Hoy en día, me es más necesario el latir de tu corazón que el del mío.
-¿Eso significa que mañana quedamos?
-Pregunta tonta.

-Esta es mi casa. ¿Quieres pasar?
-¿Y renunciar al beso en el portal? Ni loco.

-Súbete a la moto.
-¿Ahora es cuando te agarro con fuerza y te digo que te amo?
-Lo de agarrarse con fuerza no es imprescindible.

Eres la única persona que conozco capaz de hacerme oír la décima sinfonía de Beethoven solo diciéndome "te quiero".

Lucha

-No me evites y respóndeme de una vez. ¿Le quieres?
-No... No lo sé. No me hagas elegir.
-No pretendo que elijas. Si ya has tomado una decisión, no me des esperanza. Pero si aún tengo una posibilidad... Si aún tengo una posibilidad, déjame luchar por ti.

Mi propio verbo

Ya no queda demasiado para que se terminen los exámenes y, después, tendré una semana (hasta quedarme sin internet en mi casa de asturias durante todo el verano...) para recuperar el tiempo perdido. Por ahora he sacado un 10 en mates y en naturales, así que creo que con eso no tendré problemas, y un 9'1 en alemán. Actualizo con prisas y sin tiempo. Volveré cuanto antes. Un beso.

Desde pequeño, siempre he querido tener una palabra que me perteneciese.
Al principio quise que fuese un nombre, pero los nombres designan cosas, y cada cosa de este mundo tiene ya su nombre.
Luego pensé en una interjección que expresase un sentimiento, pero no encontré ninguna que fuese mejor que las existentes.
Los adjetivos me sonaban aburridos e insulsos, así que no me molesté en crear el mío propio, sabiendo que nunca conseguiría crear uno lo suficientemente bueno para estar orgulloso de él.
Y, por fin, he hallado la solución. Hoy he inventado mi propio verbo.
Es "tenerte".
Y se conjuga así:

Yo te tuve

Yo ya no te tengo

Yo quisiera tenerte

Ojalá yo pudiera tenerte

Yo sé que nunca te tendré.