Él no volvería

El humo de su cigarro flotaba en el aire, condensándose en pequeñas nubes que primero ascendían hacia las nubes para luego caer lentamente por el acantilado.
El sol se ocultaba por el horizonte, hundiéndose en el mar azul.
Le había jurado que no lloraría, y compliría su juramento. Pero seguía yendo allí, como cada atardecer, para esperarle.
Sabía que él no volvería a aplastar sus castillos de arena, pero antes de caer había olvidado devolverle su corazón...

9 comentarios:

  1. Y nadie le asegura que cuando se lo devuelvan siga intacto sin un rasguño, seguramente estara roto en mil pedazos. Y que no mienta, que el corazón se lo habia regalado que si vuelve al mismo lugar, es para verle de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. excelente entrada carlos!
    abrazos
    lidia-la escriba perenne
    www.deloquenosehbla.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Yo también estoy esperando...no a que me devuelvan el corazón,sino a que dejen de rompermelo...


    Un abrazo!!=)

    ResponderEliminar
  4. guau!! es verdad... el no le devolvió su corazón y se lo llevó para siempre... ahora es esclava del mar de por vida. bss

    ResponderEliminar
  5. hola carlos que queres entender si lo que estoy transcribiendo,tiene mas años que el siglo este!
    es un imposible...no lo escribi yo...solo que a veces pongo en mis post lgo que tenga que ver con los escritores...nd mas
    un brzote
    lidia-l escriba

    ResponderEliminar
  6. No mientas, Carlos, tú no puedes tener catorce años. Alguien de catorce años no puede escribir tan bien... xD

    ResponderEliminar
  7. Tal vez él no volvera... pero con un poco de suerte cada tarde que pasa allí, recuperará un fragmento de su corazón perdido.




    Mi Caballero, sencillamente me dejas sin palabras y sin aliento con cada texto. Espero tu regreso al Palacio de Plata, ya sabes lo que adoro tenerte por allí.

    ResponderEliminar