A medio paso

Sigo aquí, contemplándote.
Estás tan cerca. A tan solo medio paso.
Y, sin embargo, por mucho que grite no eres capaz de oírme, no importa cuán alto lo haga, no importa cuán claramente pronuncie.
¿No me oyes, o no quieres oírme?
Tal vez influya que estés a medio paso (de gigante).

7 comentarios:

  1. no hay peor sordo que el que no quiere oir... es muy triste que a alguien que quieres tanto le importes tan poco... un beso!!^^

    ResponderEliminar
  2. Tal vez tenga miedo de oir, de escuchar y que le guste demasiado lo que quieren decirle...




    Si, he vuelto Caballero, no sabes lo que extrañaba este mundo tan nuestro.
    Mil besos grises*

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tienes, cuantas veces me ha pasado lo mismo que tú describes - tan perfectamente!

    Encantada de encontrarte!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A veces hay cosas que nos parecen imposibles de alcanzar cuando solo necesitamos fuerza para dar ese paso definitivo. En vez de gritarle susurrale, quizá el viento arrastre tu voz hasta su oido.
    Gracias por tu coment Lex
    beshos(LL

    ResponderEliminar
  5. Tan lejos y tan cerca a la vez, la sensación de tocar, sentir..pero no se puede..o no quieres, no tener el valor suficiente de tomar una decisión..
    Me gustó mucho..

    ResponderEliminar