Shadow II

En el momento en el que la historia pierda interés, decídmelo y la corto en dos segundos y vuelvo a mis actualizaciones extrañas e inexplicablemente trágicas xD

Poco tiempo después saldrían dos o tres chicos más a comprobar por qué el nuevo miembro no había transmitido la situación mediante el walkie-talkie, de modo que lo arrastró hacia una verja y lo tapó con las hojas caídas y después, de un salto, se encaramó a un árbol, agarrando con suavidad su viejo revólver en la diestra y la vieja daga que había adquirido en un viaje a Arabia en la siniestra.
Tal y como esperaba, quince minutos después un grupo de hombres salió del edificio agarrando sus fusiles de largo alcance, pero no eran dos o tres, sino seis.
-Parece que alguien está nervioso por aquí-susurró para sí, sonriéndose.
Apuntó con la pistola a la cabeza de uno de ellos y, antes de que se dieran cuenta de que los sesos de su compañero eran lo que manchaba sus trajes, otros dos cayeron muertos. Los tres pobres diablos que aún estaban en pie respondieron disparando al azar hacia las alturas.
-Ilusos...-masculló, saltando del árbol y mezclándose entre las sombras.
Nunca se había manchado de sangre, ni con la suya ni con la de sus víctimas, y aquellos pobres inexpertos no conseguirían rozarle con sus balas. Fallarían, como habían fallado otros tantos mejores que ellos.
Con pasos rápidos y silenciosos, rodeó al grupo entre las sombras y asaltó al primero que encontró a su pasó con su cuchillo, destrozando su garganta y convirtiendo un grito de terror en un gorgoteo de sangre caliente. Su compañero se dio cuenta demasiado tarde y la daga atravesó su costado izquierdo, introduciéndose en su corazón en apenas un segundo. Después volvió a sumirse en las sombras y se colocó detrás del árbol, contando.
Treintaicinco.
Treintaiséis.
Treintaisiete.
Treintaiocho.
Trentainueve.
Cuarenta.
Con pasos relajados salió de detrás del tronco y clavó sus ojos negros en los del hombre que le apuntaba con el rifle, que de pronto parecía horriblemente asustado. Apretó el gatillo con todas sus fuerzas, pero ninguna bala salió, como Vladimir sabía. El joven soltó su arma y retrocedió un par de pasos, señalándole con la mano.
-Sei... Sei un fantasma!-gritó antes de dar media vuelta y correr de vuelta a la base.
Vladimir sonrió para sí, halagado, y giró tranquilamente sobre sus talones.


-¿Y tú, Vladimir? ¿Qué quieres ser tú de mayor?
-¿Qué quiero ser...? Pues... No sé.
-Hombre, tendrás que saberlo. De algo tendrás que vivir, ¿no?
-¿Y si no quiero vivir?



-Si, buenos días, quería comprobar el saldo de mi cuenta bancaria-dijo Vladimir.
-De acuerdo, veamos... Ha recibido un ingreso de seiscientos mil euros-respondió la banquera, con un mal disimulado tono de sorpresa en la voz-. ¿Hay algún error?
-No, qué va. Pero quiero que transfiera cien mil de esos euros a esta cuenta, ¿de acuerdo?-pidió, pasándole un papel con un número de cuenta bancaria apuntado y dirigiéndole una de sus sonrisas glaciales-. Gracias.
Su traje negro contrastaba contra el blanco brillante del exterior mientras cruzaba la puerta.
Vladimir se colocó las grandes gafas de sol negras sobre los ojos y miró a su alrededor, buscando tiradores, más por costumbre que por miedo. No vio a nadie en las azoteas, ni sintió el ligerísimo calor del punto rojo en su nuca, pero sí se dio cuenta de que había alguien observándole.
Empezó a caminar fingiendo no haberlo notado y, un par de manzanas mas abajo, se metió en un callejón y esperó a que el joven entrase para asaltarle y pegarlo a la pared con las manos agarradas a la espalda.
-Vale, vale, me rindo... otra vez-masculló el chico.
Vladimir le retorció un poco más el brazo y le soltó enseguida.
-Nunca más vuelvas a seguirme, ¿entendido?-ordenó con un tono que habría podido congelar una hoguera.
-Sabes que volveré a hacerlo, es parte de mi encanto-replicó el otro, sonriendo.
A pesar de su aspecto infantil, sus ojos blanquecinos parecían los de alguien con mucha experiencia. Era un chico agraciado, con largos cabellos castaños muy lisos, unos labios finos y una piel bronceada protegiendo un cuerpo bien trabajado durante años.
-¿Cómo lo haces para pillarme siempre?-preguntó masajeándose el brazo.
-No te sientas mal, he descubierto a asesinos mejores que tú-respondió saliendo del callejón, dando por zanjada la conversación.
-¿No me preguntas que cómo estoy y esas cosas?
-¿En serio crees que me importa?
-Soy la mano derecha de tu jefa, deberías...
Vladimir le agarró por la chaqueta y volvió a pegarle al muro, levantándole en volandas.
-Como diría tu hermana, “yo no tengo jefes, cielo”-le interrumpió.
Luego le dejó caer al suelo y siguió andando.
-A veces eres un borde, ¿lo sabías?
-¿Solo a veces?-preguntó mientras sonreía.
-Cielos, parece que es verdad que últimamente sonríes mucho. ¿Te estarás volviendo blando con los años?
-Solo tengo veintisiete, Ángel-replicó-. ¿Tan viejo se me ve?
-Humm... Hombre, sin el sombrero y la gabardina, no tanto.
-Hum... ¿Gracias? Querías que te preguntara qué tal estás, ¿no?
-Pues sí, y te diré que estoy genial. A este paso, dentro de poco empezaremos a “trabajar” en Francia-respondió alegremente.
-Me alegro por vosotros.
-No seas modesto, tu trabajo de ayer ha conseguido que los pocos que no colaboraban con nosotros piensen que tenemos un “fantasma” entre nosotros-rió Ángel.
-Sin embargo, supongo que si estás aquí no es por el placer de mi conversación. ¿Me equivoco?
-Desgraciadamente, tienes razón. Tengo un nuevo trabajo, y no es precisamente fácil...

3 comentarios:

  1. nooooooooo!!! se ha cortado :(
    jojo, gore literario, y aquí no puedo cerrar los ojos como en las peliculas.
    Y creo que tienes razón cuando dices que tenemos más guayidad (bienvenido a mi diccionario) los que sabemos expresar nuestro interior, que aquellos que se resbalan en el exterior sin esforzarse en ir más allá.

    Un beso! (:

    ResponderEliminar
  2. que ha pasado con castillos de arena? xdddd
    era mas tranquilita qu eesta :|
    que sadismo hijo mio!
    pero bueno no deja de estar interesante!
    así que siguela ee e¬¬
    xdddd
    TEQUIERocarliitoos:)


    pasars por mi blogs:
    el nuevo: http://recuerdoosdelayer.blogspot.com/
    http://miicuadernoazul.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. ¡MÁS MÁS MÁS MÁS MÁS MÁS MÁS!
    Me encanta tu sadismo aunque el mio es más grotesco.. eres tan Dexter.. si quieres comprobarlos pasate por el baúl de las memorias perdidas.. enfin has de seguirlo, no me cansaria nunca de esta historia, ademas adoro a los personajes..


    Un beso querido Lex(L)
    :)

    pd: espero que te vaya bien el colegio

    ResponderEliminar