Shadow XIII

Y, por fin, ¡volvemos al presente! Chan chan chán! ¿Qué pasará? xD Adelante, adelante, a leer xD A ver qué os parece... >.<

-¡Noo!-gritó alguien.
Si las palabras pudieran parar balas, aquel grito habría sido un búnquer capaz de resistir una bomba nuclear.


Vladimir se dispuso a sentir las balas alojándose en su espalda, preparado para contener el grito de dolor y las lágrimas.
Cerró con fuerza los ojos.
“He vuelto a fallar... Pero no tendré oportunidad de volver a hacerlo...” pensó para sí.
Esperó lo que le parecieron años, pero no sintió nada.
Ni dolor, ni miedo... Nada.
Abrió los ojos.
Estaba de nuevo en aquella nada que, tantos años atrás, había visitado.
Rodeado de silencio y oscuridad, incapaz de sentir nada, ni de reconocer ningún olor. Se sentía privado de todos sus sentidos, aislado de su entorno.
Sin embargo, allí, a su lado, estaba Álex, con la mirada perdida.
-¿Cuánto llevas aquí?-le preguntó Shadow.
-Acabo de llegar.
-¿Y por qué estás aquí?
-Porque te has rendido-respondió, sin sonar reprobatorio.
-Eso no significa que tú no debas luchar-replicó Vladimir.
El joven Álex se mantenía congelado, sin moverse, como una estatua de mármol.
-Hagamos un trato-murmuró al fin.
-¿Qué trato?
-Si tú luchas, yo también...
Las sombras se los tragaron a ambos, y Vladimir abrió los ojos.
“Extraño... Creía que ya los tenía abiertos...” pensó.
Estaba en el que en su momento fue el cuartel de la Emperatriz, rodeado de cadáveres. Uno, dos, tres... Eran muchos, más de los que creía haber visto apuntándole. Miró hacia arriba por instinto, pero no vio a nadie en la barandilla.
-¡Te pillé!-rió alguien a su lado, haciendo que saltara hacia delante.
-¡Ángel!-gritó Shadow, sorprendido.
Su primer instinto fue abrazarle, pero su cuerpo respondió dándole una bofetada.
-¡Te dije que no vinieras!-le recriminó.
Ángel se acarició la mejilla, sintiéndose repentinamente mal. ¿Por qué? ¿Por haberle salvado la vida?
-Era lo que tenía que hacer...-susurró.
-Lo que tenías que hacer era escucharme. Te dije que no vinieras porque...
-¡Si no hubiéramos venido, habríamos muerto en esa explosión! ¿Prefieres eso?-gritó Ángel, interrumpiéndole.
Shadow no respondió, solamente le abrazó.
-Estáis bien...-susurró conteniendo las lágrimas-. Dios... Estáis bien...
Ángel le devolvió el abrazo y, después de un rato, le apartó un poco, mirándole a los ojos fijamente.
-Sí, estamos bien... Y Angie recuperará su puesto, y podremos pagarte, y luego podríamos ir al circo...-farfulló a toda prisa.
-¿Al circo?-preguntó Vladimir levantando una ceja y sonriendo-. ¿A qué viene eso?
-No tengo ni idea-respondió Ángel.
Los dos estallaron en carcajadas contenidas, pero Vladimir dejó de reírse antes que él.
Tenía algo que hacer, y no podía esperar a ir al circo y poner a la banda en su lugar.
-¿Y Lynx? ¿Dónde está?
Ángel señaló a la puerta que daba al exterior, y Shadow caminó hacia allí. También estaba Angie, que tras saludarle entró dentro con su hermano.
-¿Estás bien?-le preguntó Miriam, examinándole de arriba a abajo.
-Sí, gracias a vosotros...
-Principalmente, gracias a Ángel. Disparó veinte veces en apenas dos segundos, y no falló ni un tiro-explicó ella.
Vladimir sonrió un segundo, y luego recuperó su mirada fría habitual.
-Tengo que pedirte un favor, Lynx...-murmuró.

Miró su tiket de avión, y comprobó la hora de salida.
Ya habían revisado su maleta y la habían pasado por aduanas, y había burlado el control de metales sin problemas aprovechándose de la fama de la Emperatriz.
No tenía ganas de ir, tenía miedo a lo que se encontraría. Pero debía hacerlo.
Antes de afrontar ningún tipo de futuro, tenía que asimilar su pasado.

5 comentarios:

  1. ME he leído de un tirón todo lo que me había perdido... pobrecito Vladimir, que se tortura cada año yendo a ver a Caleb y a la madre que tantísimo extraña...
    Y algo me da en la nariz, que se va a atrever a ir a ver a Alex. Tiene que hacerlo.
    :D

    Dios, me ENCNATA tu historia, Caballero
    (L)


    Mil besos de todos los tamaños y colores.
    Y por cierto, me encanta tu nueva foto de título :O
    (LL)

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto conmigo funciona la psicología inversa, basta que me digas "¡no te leas el capítulo VI!" para que vaya directa a leerlo xD

    ¿Qué se te pasa por la cabeza últimamente? Tú que eras famoso por tus textos románticos y bonitos y de repente describes sádicamente cómo le cortan el tendón a un pobre hombre (por poner un ejemplo...) En fin, alucinada me has dejado xD Lo peor es que lo has descrito todo con una precisión... xD

    ResponderEliminar
  3. y sigue y sigue y me copo bien!
    buen trabajo amigo peque
    lidia-la escriba
    www.deloquenosehabla.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAh!! Me he perdido :S
    A ver, ¿Kaleb quien era?

    Y ahora tiene que ir a ver a Álex, seguro que nada más entrar a la habitación despierta...


    ¿verdad?

    ResponderEliminar
  5. Muhahaha esa soy yo (L) Lo sabía! super Ángel acudiria a su ayuda tan tatachan! que bien que esten todos bien, ytengo super poco tiempo TT me echan pero lo sigo leyendo y piendo MÁS!


    ADIOSTEQUIEROHERMANO(L)

    ResponderEliminar