Oportunidades

En fin, que hoy actualizo rapidillo y sin mucho tiempo, porque voy a meterme al otro blog y actualizarlo, y si me extiendo más luego no me da tiempo xD

Me diste cientas, miles, millones.
Una tras otra, incansable, aguantando todos mis fallos y cada una de mis imbecilidades. Tuviste tanta paciencia que le robaste el título al santo Job.
Seguiste esperando, dejando que los días pasaran, y cada vez que te pedí una oportunidad, tú, como siempre, me la diste, regalándome una sonrisa inmerecida como extra.
¿Qué hice para merecerlo? ¿Realmente merecía la pena?
No lo creo, pero tú siempre fuiste un caso. Un caso especializado en casos perdidos.

4 comentarios:

  1. Si ella siempre volvía es porque realmente merece la pena, y si merecía la pena es que no era un caso completamente perdido. (:

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Parece increíble, pero es cierto.
    Existen personas así.
    Y menos mal que las hay, porque siempre habrá un momento en nuestras vidas en el que necesitemos otra oportunidad.
    Sin gente dispuesta a darlas, las oportunidades no existirían.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay otra oportunidad para arreglar el daño hecho. Al fin y al cabo nadie es perfecto ¿no?

    Enganchada que estoy a tu historia. Hhahah no te voe con buenos ojos, lo digo de verdad, sinceramente. Ya se nota que alguna cosas son de tu coseha, por la forma en la que las escribes.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. sera que a mi me van las causas perdidas.... :)

    ResponderEliminar