Rey

Se revolvía en la cama, incómoda.
Incómoda porque aquella ya no era su cama, igual que aquella no era su casa ni aquel era su padre.
Cansada de revolverse, agarró su pequeño tigre de peluche y salió de la habitación, bajando las escaleras y pasando junto al cadáver de su padre.
Las puertas se cerraron detrás de ella al salir de la casa, pero no se montó en el coche.
Caminó por la carretera tranquilamente, leyendo los carteles. En un bolsillo pesaban el zafiro y la esmeralda.
-Ya queda poco, pequeñas...-susurró al viento.
La ciudad apareció frente a ella, imponente, enorme, fría.
Con cuidado atravesó las calles hasta llegar a la zona pobre de la ciudad, donde no había farolas que no estuviesen rotas.
La débil luz de la luna proyectaba sombras por todas partes y ella, con su peluche, caminaba tranquilamente. Sus pies la llevarían hasta él.
Como sospechaba, pronto llegó a un gran bloque de edificios de color gris en mal estado, y levantó la mirada.
Allí estaba el rubí.
La puerta estaba rota, así que entró sin problemas. Miró de reojo a los jóvenes que, en la escalera, fumaban en secreto.
-Hey, preciosa-comenzó a decir uno.
El otro le dio un codazo y le indicó que cerrase la boca.
-Déjala en paz, solo es una niña. No debe tener ni quince años-masculló.
Ella se les acercó, sorprendida. ¿Por qué aquel joven la defendía? Se agachó frente a él y le miró fijamente a los ojos, ladeando la cabeza.
-Pero si va provocando, tío. Ya verás lo bien que se lo pasa con nosotros...-insistió el otro, poniendo su mano en el hombro de ella.
El otro chico le agarró del brazo y se lo apartó de ella, sin dejar de mirarla. El otro joven, irritado, salió del edificio.
Ella se sentó a su lado, en uno de los escalones, y él le dio una calada a su cigarrillo.
-¿Estás bien?-preguntó después, mirándola de refilón.
La chica asintió con la cabeza, sin dejar de mirarle fijamente. El joven empezaba a sentirse incómodo.
-¿No me tienes miedo?-preguntó ella, asombrada.
El joven rió y le dio otra calada al cigarro.
-¿Miedo? No. Solo quieres el rubí, y es lo justo-respondió el chico, sonriendo cálidamente.
La chica asintió con la cabeza.
-Tú debes de ser Alice, ¿correcto?-observó el chico, aplastando el cigarrillo.
-Y tú el rey-respondió ella.
Él asintió con la cabeza y sacó una pequeña bolsa de tela de su bolsillo.
-¿Qué planeas hacer cuando consigas el diamante?-preguntó, tendiéndole el pequeño saquito.
-Pedir mi deseo-respondió ella, guardando la bolsa en su bolsillo-. Debo matarte.
-Lo sé. Hasta pronto, hermanita.
Y antes de dejar de sonreir, la bala le atravesó el pecho.
Tras cerrarle los ojos, cogió la pequeña navaja que el chico guardaba en su bolsillo y le grabó una corona en la frente.
-Rey...

Caballo

Bajó de un salto del coche, envuelta en un nuevo camisón.
Con fría indiferencia caminó por los jardines que rodeaban la mansión de roca y escaló a uno de los pinos más altos.
Desde allí contempló los muros de piedra y las verjas negras y oxidadas por el tiempo, sonriendo.
-Hogar, dulce hogar...-susurró al viento.
Una suave brisa se levantó y le movió el pelo suavemente, cubriendo sus facciones.
Con varios saltos ágiles se bajó del árbol y dejó que el suave sotobosque recibiese sus pies descalzos.
Siguiendo el camino de piedra llegó hasta las puertas de la mansión, y la abrió con la llave.
El rostro severo de su padre apareció frente a ella, en lo alto de la escalera, vestido con un camisón de tela negra.
-Vuelves tarde-fue lo único que susurró.
Saltó sobre ella, dejando su copa de vino caer al suelo y agarrando el cuchillo que escondía en su manga.
La joven sonrió y con un suave movimiento esquivó el arma, que desgarró su camisón. De quién sabe dónde sacó su sable, largo y afilado, y apuntó a su padre, retándole.
Los movimientos eran rápidos y ágiles, los cortes múltiples, pero las heridas mortales nulas.
Agarrando con más fuerza el cuchillo y aprovechando el impulso de la carrera, se lanzó sobre ella, dirigiendo su arma hacia la parte alta del estómago de su hija.
Un amago de finta que no salió bien y el cuchillo atravesó la seda y después su blanca piel.
La sangre goteó sobre la moqueta mientras el hombre se carcajeaba, orgulloso.
Una voz dulce le susurró al oído, a través de la gruesa mata de pelo castaño.
-Jaque mate...
El hombre bajó la vista, horrorizado. El sable había atravesado su abdomen de lado a lado, mientras que su cuchillo, sorprendentemente, se había desviado varios centímetros de su destino.
Con despreció, la joven empujó a su padre hacia las escaleras, asestándole una nueva estocada en el corazón.
Luego, sin tocarle, le cortó la camisa y rompió la cadena del medallón, quedándo así este enganchado en el sable.
Se lo acercó a los ojos y, sonriendo, golpeó varias veces el suelo con su arma manchada de sangre.
Después, con calma, subió los escalones de piedra y contempló su obra.
Dibujada en sangre, la silueta de un caballo.
-Caballo...-susurró antes de meterse en su cuarto a dormir.

Sota

Sentía sus brazos alrededor de su torso, rodeándole con fuerza.
El aire no llegaba a sus pulmones, y era incapaz de proferir un solo suspiro.
La joven lo estaba matando lenta y sádicamente.
Trató de mover los brazos, que estaban en el suelo, perfectamente seccionados con un sable. Evidentemente, no respondieron.
Sus piernas, aún conectadas a su cuerpo, tampoco respondían. La presión de la joven le había roto la espalda, y varias de sus costillas estaban empezando a crujir.
Bajó la cabeza hasta hundirla en sus cabellos oscuros, inundándose con su olor a fresa.
Pudo ver su rostro angelical a través de la cortina de pelo una vez más, y supo que estaba sonriendo.
Con un último crujido terminó con la vida del joven y lo dejó caer al suelo.
Su camisón de seda, blanco al comienzo de la noche, se había vuelto de color rojo, y una gota de sangre resbalaba por su mejilla lentamente.
Se agachó junto al joven y, una vez estuvo segura de que su corazó estaba quieto, se dirigió a la mesilla y sacó una pitillera, de la que sacó una baraja de cartas.
Las lanzó todas al aire y, sin dejar de sonreir, lanzó el cuchillo, atravesando cuatro cartas.
-Sota...-susurró antes de saltar por la ventana, cayendo suavemente en la piscina.
En sus manos, reluciente, el zafiro brillaba, llamándola.
Se permitió un último vistazo a la mansión y, corriendo descalza sobre la grava, atravesó el patio y montó en el coche que ya la esperaba.
Nadie preguntó si había hecho bien el trabajo; eso se daba por supuesto.

Otro fallo más para la lista

Siento actualizar tan tarde, pero bueno, comí por ahí y al llegar a casa no tenía inspiración, así que...

Y vuelta a llamar a la puerta de tu corazón.
Sé que abrirás, me mirarás por encima del hombro y, después de sonreir con suficiencia, me invitarás a entrar para ver lo bien que te va.
Sé que me dirás que sientes no poder hacerme un hueco en tu corazón, que la habitación de invitados vuelve a estar ocupada.
Y me mostrarás uno a uno todos tus trofeos, y destacarás el que tiene mi nombre para que nunca olvide que yo también caí en la cuenta.
Y de todas formas, incluso sabiéndolo, llamo a la puerta.
¿Merecen cinco segundos en tu corazón una vida de autocompasión? Da igual, ya has abierto la puerta.

Sueño de un 25 de diciembre

Todo ardía a mi alrededor.
Regalos, paredes, adornos, sillas, mesas, comida... Nada escapaba al ansia voraz de las lenguas de fuego que escalaba por las patas de los sofás hasta llegar a los antiguos cuadros.
El humo descendía por mi garganta hasta los pulmones, lento, denso, pesado una vez entraba en mi organismo.
Pero yo seguía allí, quieto, con los ojos llorosos por la ceniza del ambiente, esperando.
No sé qué esperaba.
Mis piernas no respondían por mucho que quisiera correr.
Solo podía esperar allí, quieto, dejando que las lentas llamaradas me abrasaran lentamente ascendiendo por mi cuerpo.
Callados, mudos en mi garganta, los gritos de dolor y de agonía que mis pulmones decidían pronunciar.
No había sombras entre las llamas dispuestas a rescatarme, nadie que pensase entrar a sacarme del fuego.
Y cuando una lágrima se dignó a salir de mis ojos desperté.
Quizá los sueños son como la realidad, y lo que yo buscaba era que entrases a buscarme.
Y como en la realidad, no te dignaste a aparecer.

No puedo dar marcha atrás

Ayer la Nochebuena no fue nada mal, mucho ver a la familia, comer, cantar villancicos (me obligaron), dulces, recibí el bonsai que siempre quise y pude disfrutar con aquellos a los que quiero. ¿Qué más puedo pedir?

Echo de menos ser el que era siempre.
Despreocuparme de las cosas, permitirme a mí mismo ser feliz sin pensar que a lo mejor eso no te hace feliz, dejarme pensar que las cosas saldrán bien y darle permiso a mi corazón par hacerse ilusiones.
Echo de menos ser aquel niño que aún no había recibido la de palos que este mundo me ha ido dando con el tiempo, echo de menos ilusionarme cada vez que conocía a una persona nueva, echo de menos tener el corazón abierto sin miedo a que me lo rompan, no porque sea de hielo, sino porque no creía que nadie pudiera intentarlo.
Necesitaría olvidarme por un momento de todas esas dudas, no tener que pensar cada acción una y mil veces, poder hacer lo que me apetece realmente sin pensar si eso afectará a la felicidad de otros, olvidarme la vergüenza en el metro y bailar sobre mis ilusiones derretidas y rotas.
Pero no puedo.
Ese no soy yo.
Porque yo soy el niño sensato, el que no bebe, ni fuma, el que vive en su propio mundo y mira a los demás con indiferencia aparente y envidia interna, el que nunca falla a su estereotipo, el que es perfecto a los ojos del mundo pero que está más podrido por dentro que una manzana puesta al sol en pleno verano, el que nunca se dejaría herir por las flechas de un amor en el que no cree.
Yo soy el chico del corazón que se enfrió por fuera y se quedó fundido por dentro.

Aideu, mon petit chérie, adieu

Sí, sé que iba a dejar de actualizar un par de días, peeeero soy demasiado dado a escribir xD Feliz Nochebuena a todos! ^_^

¿Por qué te marchaste? ¿Quién te lo pidió? ¿Quién te dio permiso?
No fui yo. Yo te pedí que te quedases, yo necesitaba que te quedases.
Incluso te até a mi corazón para evitarlo, pero querías irte con tanta fuerza que te lo llevaste contigo.
¿Tan malo era estar conmigo?
Creí que eras feliz, que yo podía hacerte feliz.
Pero si no pude hacerte feliz supongo que lo mejor fue eso, que el equivocado soy yo.
Que no tengo derecho a odiarte, que no tendría que dolerme. Que mejor fue romperme las ilusiones cuando aún no eran definitivas que no más tarde.
Pero si pudiese controlar mis sentimientos tampoco se me habría ocurrido nunca quererte.
Y si algún día me devuelves el corazón que te llevaste me encargaré de reconstruirlo para poder volver a quererte en condiciones.

Remorses

Oish, Dios, menudas cosas más cutres me salen últimamente -...- Estoy planteándome tomarme unas vacaciones y no actualizar en un tiempo -...-

Me queman las entrañas, arden bañadas en remordimiento y culpa.
Me permití a mí mismo creerme por un instante que era dios, que a nadie le importaría, que ni siquiera se darían cuenta.
Que merecía la pena.
Y ahora me doy cuenta de que nunca la mereció ni la merecerá.
Y si mi corazón de por sí ya suele estar negro y roto ahora solo queda un gran vacío.
En cada mirada reconozco un 'fuiste tú' y en cada sonrisa un 'esto no acabará así'.
Y por mucho que me repita que no es verdad, que ni siquiera fue una traición completa, sé que si la casualidad no hubiera intervenido lo habría hecho.
No puedo dejar de sentir la tenaza apretando mis pulmones, impidiéndome respirar, y el estómago cerrado.
¿Que por amor todo vale?
Debería empezar a cerrar mi estúpida bocaza para poder sentirme mal a gusto.

Esta vez no

Hoy estoy ñoño por falta de imaginación, así que lo de aquí abajo es vomitivo. Por favor, no me matéis xD

Tengo plantadas en el corazón varios recuerdos de tu cara, esperando buena cosecha de amor que, muy probablemente, se me pudra.
Podría congelarlo, hacer que los sentimientos se quedasen mudos en lo más hondo y dejar que mi mente, fría y lógica, controlase mis dudas y las mantuviese a raya.
Sí, podría hacerlo, podría volver a ser cobarde y recurrir a lo de siempre, y por miedo a amar engañarme a mí mismo hasta dejar de quererte.
Podría retroceder varios metros hasta llegar a algún lugar seguro.
Sin embargo no voy a hacerlo.
Esta vez, si decido dejar que me atravieses el corazón a balazos, será cosa mía.
Y si se me pudren los sentimientos y nunca más vuelvo a querer a nadie como a ti, lo mismo.
Tengo derecho a no ser feliz.

Agujeros en mi armazón de titanio

Lo sé, hoy actualizo antes de lo normal, pero mi madre ha decidido comer al VIPS (votaré Gino's de todas formas xD) y además, me apetecía quejarme un rato xD

No sé qué duele más, sinceramente.
Estar enamorado de ti dolía, mucho, el corazón se me fundía con cada palabra de tus labios, y necesitaba hablar contigo casi tanto como respirar.
Pero dejar de quererte tampoco es fácil.
De pronto me encuentro un enorme vacío en mi corazón que parece ser que nadie es capaz de llenar, por mucho que lo intenten, un agujero que solo me trae dolor y angustia. ¿Te eché de mi corazón demasiado pronto? ¿Lo hice demasiado tarde?
Las dudas se amontonan en mi mente que, bloqueada, abandona semejante barco dirigido entonces por un corazón perdido.
Busco a alguien que me diga qué hacer, que me pregunte por qué no sonrío y me dé razones para hacerlo, necesito desesperadamente un parche con el que tapar el agujero para poder pensar cómo evitar que este corazón mío, y todos sus sentimientos, se vayan a pique, pero ni siquiera tu recuerdo es lo suficientemente grande como para tapar el vacío que dejaste al irte.
¿Te quise demasiado? ¿O fue demasiado poco? Quizá puse muchas esperanzas sin fundamento en un capricho y lo confundí con amor, y cuando se desvaneció el deseo me quedé con un palmo de narices y el dilatado sentimiento, enfriado entonces, volvió a su tamaño justo.
Pero ahora no soy capaz de subir la temperatura de mi corazón para volver a aumentarlo, se quedó así, como un capricho.
¿Podré volver a enamorarme? ¿Alguna vez me he enamorado? Quizá a partir de ahora, por miedo a tener otro hueco tan grande en mi vida, no me permita pensar que estoy enamorado ni cuando lo esté, no vaya a ser que fuere capricho y no sentimiento verdadero.
No lo sé, son demasiadas dudas, y mientras intento resolverlas todos mis sentimientos se suben en los botes salvavidas y huyen a lugares mejores.
Y cada vez más solo y más vacío, y más estúpido me siento, y al final creo que dejaré que mi corazón se hunda y me hundiré con él.
Tu amor podría haberme servido de salvavidas, pero ya lo utilizaste para salvar a quien te importaba realmente. Y no me quejo.
Mejor un capricho sin recibir nada que recibir a cambio amor verdadero. Porque entonces el hueco se habría hecho en tu barco, y seas capricho o amor, nunca me permitiría hacerte daño.

Amante literario

Sí, lo sé, no es una actualización moñas como las de siempre. Y sí, lo sé, he cambiado la música (está incluso más abajo) y he puesto una foto cutre hecha por mí y mal retocada, pero bueno, callaos y aguantad ¬¬

Las condiciones:
- Mostrar la imagen del premio.
-Agradecerlo a quien lo ha concedido:
Se daba por supuesto que iba a hacerlo, leñe. Debo decirle a Ene (onemilliondolars.blogspot.com o otromalditoblogenblogger.blogspot.com, que me los sé de memoria) que muchas gracias, que me encanta recibir premios (coño, y a quién no xD), y que no creo merecerlo, pero bueno... Para gustos... xD
-Explicar porqué amo tanto leer:
¿Qué por qué me gusta tanto leer? No sé. Creo que es mi manera de viajar por todo el mundo sin necesidad de moverme de mi casa, y leer en blogs ajenos es como abrir ventanas a mundos de otra gente... Supongo que, a falta de vida interesante, me entretengo en leer otras que sí lo son. Eso, y que no hacerlo sería un suicidio, estoy acostumbrado a alimentarme de palabras xD
-Conceder el premio a otros blogs:
Diré que esta es la parte difícil, pero allá van (por favor, no me lincheis):

Ada Vander (hastaeldiaquelapalmes.blogspot.com, nipnniprin.blogspot.com, simplementehazlo.blogspot.com)-> Vamos... La persona por la que me metí en blogger xD Con sus novelas acabadas o a medio empezar y sus desvaríos, que siempre me encantan xD
Energeia (daybreak-storm.blogspot.com)-> Qué decir... Ya es mucho tiempo aguantando mis desvaríos, se lo merece xD Además, todo lo que escribe vale su peso en oro, así que otro motivo más para dárselo.
Misha [la conocí con ese nombre y con ese nombre se queda (elsecretoroojo.blogspot.com, sintiendoelairealreves.blogspot.com, persiguiendopensamientos.blogspot.com)]-> Otra que lo mismo, siempre ha estado ahí, buscando sangre y empalagosismo en mis relatos xD Con sus paranoias y sus relatos hace que me estremezca
Amazónica (dictadosdlcorazon.blogspot.com)-> Qué decir... Que siempre que puede me lee y me comenta algo que siempre me gusta, y escribe cosas que me encantan.
Mk (miradasombria.blogspot.com)-> Esta joven lleva aquí menos tiempo, pero lo que se premia es la calidad de lo que escribe, no el tiempo que me lleve leyendo, y lo merece.
Anaid (letrasdeplata.blogspot.com)-> Sé que últimamente no está muy presente, pero sus relatos cortos y sus novelas cortas me encantan y se lo ha ganado de cualquier forma.
Calypso (miburbujaazul.blogspot.com)-> Otra que tal baila, que últimamente me desaparece la gente a la mínima que me despisto xD Sea como sea, sus textos siempre me llegan al alma.
Agua (pensamientosdelsubconsciente.blogspot.com)-> Desaparecida en combate por reformas en su vida, sea como sea, cuando actualiza disfruto muchísimo leyéndola.
Luz de Estrella (librecomoeljazz.blogspot.com)-> Esta está viva y coleando, y actualizando a diario para alimentarme bien de sus palabras ^^
Fidel (thedarksideofthethings.blogspot.com)-> Sí, lo sé, es un chico; sí, lo sé, tiene vida social. Sorprendente. Creí que era el único tío en todo Blogger, pero me equivoqué, y desde luego lo que escribe merece más la pena que lo mío (ojo con abandonarme, que os veo venir ¬¬)

Lo dejo en diez porque tampoco quiero pasarme, son los diez que más recuerdo con aprecio y lo que con sus textos me llegan a la patata.
Espero que aprecien el premio tanto como yo ^^

PD: He descubierto que también hay otro chico más en blogger, DARK BOY (retazosdeluniverso.blogspot.com)... No lo leais o querréis abandonarme SNIFF... T-T

Te necesito

Aish, hoy me ha dado el punto moñas y sensiblero y no consigo nada que no sea un triste relato de desamor barato T-T Tendréis que conformaros, lo siento -...-

Necesito tus labios, tus ojos, tus palabras fuera de lugar y tu mirada elocuente.
Quiero que vengas y me preguntes por la hora aunque no te importe, solo porque te apetece tener una excusa para oir mi voz.
Preciso urgentemente de una de las chispas de alegría que aparecen en tus ojos.
Necesito el dulce perfume que inunda mis sentidos cuando estoy cerca de ti, que no te gusta pero te lo pones por mí.
Y sentir tus dedos acariciándome suavemente la cara, con tus yemas heladas deteniéndose en cada lunar.
Culpa mía.
Fue echarte de mi vida y empezar a echarte de menos.

Cuando no todo va bien

Ya acabó el curso ^^ Bueno, ahora, por costumbre, presumiría de notas, peeero (siempre hay un pero) tengo que controlarme. No fardaré nada, nada, nada xD

No, no todo va bien.
No, por mucho que te empeñes, por mucho que finjas, por mucho que me lo repitas, esto no va bien.
Si es el mundo el que va mal o somos nosotros los que nos empeñamos en ir contracorriente, no lo sé.
Siempre hay una pieza que no encaja, algo que no va como debería.
Siempre hay alguien triste, alguien que no lo merece generalmente.
No sé por qué, pero a la gente que realmente se merece ser feliz, la gente que demuestra que piensa más en los demás que en uno mismo, acaba siendo la que mas sufre.
Sea como sea, o por las razones que sea, no todo va bien.
Y mientras tenga el secreto de que te quiero pudriéndose en mi corazón, no podrá dejar de ir así.

Hey, girl... smile

Ya es casi el último día de clase (8) Y bueno, con este positivismo llega mi actu... Bueno, positivismo según cómo se vea, claro xD

Dejaste que te arrancasen el corazón y que lo pisasen una y otra vez hasta cansarse.
Les permitiste envenenarte el pensamiento con frases dolorosas.
Te empañaron los ojos de lágrimas que no merecías.
Robaron tus ilusiones y te dijeron que las devolverían sanas, pero las recuperaste rotas y manchadas.
Te hicieron todo lo que pudieron y más, todo con la intención de hacer daño, tratando de arrastrarte a su nivel.
Pero cielo, nunca lo olvides.
eres mi chica de la sonrisa indestructible.

Sí, soy retrasado

He prometido no regodearme de mi suerte con las notas porque no es de buena educación, así que diré seriamente y con voz monótona: Tengo un diez en tecno... Yu...ju...

Hacerse ilusiones es de idiota.
Es dejar a la imaginación volar, dejarse llevar hasta reductos de alegría que probablemente no existen, es permitirse a uno mismo creerse cosas aunque sepas que no van a pasar.
Y cuantas más ilusiones me creo, cuantas más sonrisas espontáneas dejo que surjan de mis labios, cuanto más extiendo las alas dispuesto a volar, mayor es la caída. Y mayor es el número de huesos rotos.
Lo sé, debería ser más positivo y aprovechar cuando me das pie para hacerme ilusiones, o atreverme a enfrentarme con la realidad y decirte que te quiero.
Pero de perdidos al río. Ya puedes llamarme retrasado.

Felicidad

Siento actualizar tan tarde, pero he estado comiendo por ahí y entre pitos y flautas... Espero que os guste (;

Quiero echar a andar, muy lentamente, a pasos calmados y sin prisa.
Quiero poder caminar sin sentir la necesidad de correr, quiero seguir el camino a la felicidad y disfrutar de cada piedra en el camino igual que de cada acompañante.
Quiero andar acompañado, pero poder estar solo cuando lo necesite, quiero sentirme uno más sin dejar de ser como soy.
Este mundo requiere prisas, requiere presión, estrés, es un mundo en el que no se le pueden dedicar más de dos minutos a la misma cosa porque lo que importa es la cantidad, y la calidad queda abandonada.
Y, sin embargo, me he dado cuenta de que, al final, lo que más se valora no es el número.
Pues ya va siendo hora de diseñar un mapa a la felicidad para que me sigan todos los que quieran.

Aquí me bajo yo

Ay, hoy tengo pocos deberes y da pereza hacerlos xD Y aún me quedan tres exámenes más esta semana -...- ¡Pero si es que ni siquiera van a contar para esta evaluación! T-T

Sí, te quiero, sí, me quieres, sí, esto es para siempre, y blablablá.
Pero en el fondo tú tienes un camino y yo otro, y aunque nos empeñemos en compartir el mismo, solo conseguimos hacernos daño sin querer.
Pero como 'nos queremos', fingimos que no es así, fingimos que somos felices y que lo nuestro sigue siendo el cuento de hadas que era al principio.
No me malinterpretes, te quiero. Y mucho. Te quiero tanto que prefiero que me duela a mí que que te duela a ti, y por eso yo también finjo que todo va bien, para no hacerte daño. Pero como amiga.
La llama de la pasión se extinguió (si en algún momento llegó a existir), ¿qué le vamos a hacer?, debí bajarme del tren tres paradas antes y me negué, y me parece que estoy llegando a las últimas paradas.
Lo siento, cielo, pero definitivamente yo me bajo aquí.

Vuelta a la no-normalidad

Hoy ya estoy mejor ^^ Y es que es dormir un poco y el enfado se me va rápido rápido ^^ Intento ser un poco optimista en este texto, ¿se nota?

Vale, después de mucho quejarme, después de retorcerme de dolor y de arrancarme todas las espinitas que tenía clavadas en el corazón, creo que vuelvo a ser yo.
Más cansado, dolorido y, muy probablemente, con menos companía.
Pero, inesperadamente, no me arrepiento.
Sí, podría haberlo hecho mejor, podría haber tenido paciencia y podría haber aguantado un poco más.
Y sí, podría haber sido menos brusco y no haber sido tan borde, pero en mi defensa diré que yo no lo elegí así.
Sea como sea, lo haya hecho fatal o no, de todas las cosas malas se saca algo bueno, y esta no es una excepción.
Y es que aunque te he intentado apartar de mi vida a patadas, sigues aquí, a mi lado, luchando para ganarte un trocito de mi corazón.
Pues, de nuevo, es todo tuyo.

Nunca basta

En fin... Hoy ha sido un día de contrastes. Primero enfado, luego resignación, risas y de vuelta a estar harto y cansado de todo. Así que aquí dejo mis quejas, lo siento por haceros leer estas cosas xD

Hoy he empezado a mandarlo todo a tomar viento fresco.
Sí, lo sé, no debería haberlo hecho, pero he llegado a mi tope y me he hartado.
Y otra vez, sí, lo sé, tengo que aprender a tener paciencia y todo eso, pero ya llego a los límites.
Me paso horas trabajando en cosas que ni siquiera son para mí, me esfuerzo en que las cosas queden bien, y eso hace que la gente se crea que yo soy una fuente inagotable y resulta que en vez de un trabajo, tengo que hacer cincuenta.
Y claro, al número cincuenta y uno, digo que no, porque no me da el tiempo, ¿y qué es lo que sucede?
Que no hago suficiente. Y que lo que hago no lo hago bien.
Y en ese momento mi temporizador baja a cero de golpe y exploto, y el primero que aparece diciéndome que por favor le ayude con algo (aunque generalmente no me pida nada) acaba con un palmo de narices y decepcionado.
Sé que mañana me habré arrepentido y que el temporizador habrá vuelto a subir hasta los cincuenta, y que me sentiré fatal por haber decepcionado a alguien que, al fin y al cabo, no había hecho nada.
Pero, ¡qué narices!, hoy no tengo ganas de pensar en nadie que no sea yo.
Y lo siento por el que se moleste, pero, vaya, creo que me lo merezco, aunque solo sea un poquito.
De vez en cuando hay que ser un poco egoísta.

Harto

Esto de aquí abajo es una queja/crítica/autocompadecimiento mío de los que me dan de vez en cuando, no es necesario que le busquéis un sentido más allá del literal

Estoy harto de tomar siempre el camino difícil.
De no poder elegir por una vez la vía más rápida, de no entender por qué no me dejan tomarla, de que siempre se me ponga en un pedestal para poder volver a tirarme, estoy harto de cansarme y esforzarme como un idiota para que luego todo no haya servido de nada, estoy harto de que nunca se me juzgue como a los demás, de que nunca se piense en mí como en una persona y punto (porque yo soy el niño que tiene que hacerlo todo perfecto y el menor fallo no se puede consentir), de que me digan qué tengo que hacer con mi vida, de que me repitan que a ellos les encantaría poder hacer lo que yo hago, de que me presionen, de no cumplir las espectativas, estoy hartísimo de que nadie parezca apreciar mi trabajo, estoy harto de pensar por cincuenta personas antes que pensar por mí, de ayudarles y que al final no vengan a ayudarme cuando lo necesito, de no poder relajarme y vivir siempre en tensión, de que todo el rato intenten tirar de mí hacia la mediocridad, de que se crean que todo es mucho más fácil de como lo pinto...
Estoy harto, hartísimo, pero también estoy cansado. Cansado de luchar por no fallarle a la gente, cansado de esforzarme y que nadie me diga ni siquiera 'hiciste lo que pudiste', cansado de los estudios, cansado de fingir que no estoy cansado, de hacerle creer al mundo que soy de piedra, de caerme de la burra una y mil veces, de hacer inutilidades solo porque me lo ordenan sin razonar, de que la gente no me tome en serio, cansado estoy ya hasta de vivir, de que me dirijan por donde ellos quieren y que ni siquiera pueda quejarme, de que yo sea el último mono en todas partes.
Estoy cansado y harto, y eso es mala combinación, porque mando a tomar viento fresco la sintaxis y me vuelvo repetitivo y aburrido, y entonces lo único en este mundo que me parece que hago relativamente bien y que me ayuda a evadirme (hablo de escribir) me empieza a salir mal, y ya no me quedan clavos ardiendo a los que agarrarme, y entonces caigo a lo más hondo y empiezo a mandar todo a la mierda.

Ni te quedas ni te vas

Como prometí, post diario de nuevo xD Espero no haber perdido mucha calidad este puente o entonces me quedaría en nada xD

Oh, vamos. ¿En serio?
Es ver que ya no eres el centro de mi universo y coges tu carroza-calabaza para presentarte en mi corazón para reclamar tu puesto.
¿Pero a ti qué más te da?
Te pasas la vida pidiéndome que no te quiera y que te olvide, que sea feliz (ojo, me pides pero no lo quieres así, lo tuyo es hacer daño pero quedar bien), y en cuanto empiezo a hacerlo cambias de opinión.
Pero claro, también es culpa mía.
Debería haber cerrado las puertas de mi castillo y reforzar los muros con todo ese dolor que me ha surgido de la nada, aprovechando que estabas fuera.
Evidentemente, estas divagaciones son absurdos sinsentidos.
Al fin y al cabo, aunque no quiera admitirlo, ocupar mi corazón con amor muerto es mejor que llenarlo de dolor enquistado.

Sometimes

Bueno, después de unos días un poco tontos voy a intentar volver a la actualización diaria. Siento la falta de positivismo, pero comprended que no estoy de humor. Con Abbise empiezo ya mañana, que hoy no tengo inspiración, pero El Paraíso de las Ilusiones Muertas también lo actualizo hoy.

A veces es necesario sonreir, fingir que todo va bien e intentar pensar que las cosas irán bien.
A veces, simplemente, necesitamos pensar en todo lo bueno y olvidar lo triste para sentirnos mejor, necesitamos pensar que lo malo no sucedió.
Muchas veces sentimos la obligación de levantarnos y tirar del carro, porque ves que nadie más puede, y cargas con todo ese peso para que los demás no tengan que hacerlo porque no tienen fuerzas.
Demasiado de vez en cuando nos pasan cosas tristes, pero tambien demasiado de vez en cuando aprendemos a vivir con ello.
Y es por esto que he aprendido a admirar a todas esas personas que, por muchas palizas que les den a sus pobres corazones, se levantan de nuevo y convierten esa pena en positivismo.
Me gustaría tanto ser fuerte y saber cómo vivir con las desgracias...
Supongo que, para conseguirlo, tengo que hacer lo que mejor se me da: aprender.
Aprender a vivir con el recuerdo pero dejar atras la pena.

Hasta luego

Vuelvo de mi Exilio antes de lo planeado, pero no por buenas razones. Mañana, o cuando tenga mejor cuerpo, devolveré comentarios. Muchos besos.

Todo pasó muy rápido, demasiado rápido.

Un momento estabas aquí, a mi lado, y unas horas más tarde habías desaparecido para no volver.

Sin poder cogerte la mano.

Sin poder despedirme.

Caíste en la vorágine a la muerte y antes de que pudiese reaccionar fuiste absorbida por las sombras.

Pensar que ya no estás y que no volverás a estar...

Una parte de mí necesita pensar que tú estarás en algún lugar ahí arriba, cuidándome, sintiéndote orgullosa de mí, pero la otra, la racional, me dice que ya no hay estímulos cerebrales y que tu corazón está quieto en tu pecho.

Y no he tenido el valor para tomarte de la mano helada y decirte lo mucho que te quería... quiero.

Pensar que nunca leerás lo que escribo, que nunca podrás decirme que siga con mi afición, que nunca más estarás ahí cuando te necesite...

Es demasiado duro.

Prefiero que lo dejemos en un hasta luego.

Y recuerda que nunca dejaré de recordarte.

Indecisión

Última actualización hasta el lunes o el martes (lo sieentoo... xD). Intentaré actualizar Abbise y El Paraíso de las Ilusiones muertas antes de largarme xD

No quiero cambiar.
No quiero dejar de quererte, no quiero olvidarte, no quiero pensar que solamente fuiste un mal trago por mi vida.
No quiero recordarte así, no me parece digno final para mi gran amor.
Sé que no quiero hacerlo, pero si no te guardo en un cajón, tu recuerdo me destroza las murallas de frío mármol y reblandece mi corazón de hielo.
Necesito echarte, pero que no te vayas, necesito que te alejes pero no más de medio centímetro, quiero guardarte en mi corazón pero sacarte por completo de mi sistema.
Quiero olvidar que te quiero sin dejar de recordarlo, te quiero querer pero necesito no quererte, necesito confiar en ti pero callarme mis secretos.
Eres como una droga, dirigida única y específicamente a mi corazón.
Eres ese dolor antes de la felicidad absoluta, que desemboca otra vez en dolor.
Eres una montaña rusa sin frenos, quiero bajarme pero las ganas de quedarme no desaparecen.
No me he decidido sobre si te quiero o no, pero no pensaba conseguirlo.
Al fin y al cabo, de dos idiotas bipolares solo puede sugir un amor igual.

Heridas

En fin, creo que después de cuatro o cinco días, debería decidirme a hacer algo de promoción, así que si queréis... http://elparaisodelasilusionesmuertas.blogspot.com/

Me duele pensar en las heridas que aún rebosan sangre, pero ya va siendo hora de hacer inventario.
Noto el gran corte de tus mentiras un poco por encima del almacén de sentimientos, infectándose con el veneno de tus besos.
Noto también mis lágrimas cristalizadas, atravesando los tejidos como si fuesen gotas de ácido.
Debajo, un poco por debajo de la ilusión y la esperanza, dos balazos de manipulación recubiertos por una doble capa de teflón, para asegurarte de atravesar mis corazas de hielo.
En mi memoria, tu sonrisa y tu mirada sobre todo lo demás, brillando para demostrarle a mi corazón quién manda.
Y, acentuando todas las demás heridas, una mina de amor anticoagulante que se encarga de que las heridas no cierren.

Largo, out, fuera

Ay... Mi cabezaaa... Tanto pensar en el superproyecto de tecnología me va a sentar mal (una bola de hámster flotante mediante imanes que se mueve por un circuito y se detiene en ciertas paradas... Solo se me ocurre a mí...). Actualizo Abbise y El paraíso de las ilusiones muertas, y a descansar.

Tienes dos minutos para convencerme de dejarte ocupar mi corazón sin pagarme nada a cambio.
Supongo que empezarás a decirme que por que me quieres, que no puedo evitar quererte, que no tienes otro lugar donde ir...
Me la sopla, sinceramente. Las mentiras que escupe tu boca se las lleva el viento antes de llegar a mis oídos.
Así que si quieres darme razones para quedarte, ya puedes empezar a ser sincero.
Y repites que me quieres, más que a nada ni nadie, me sueltas lo que crees que quiero oír...
Lo siento, cielo, se te ha acabado el tiempo.
Voy a cerrar la llave de sentimientos de mi corazón y dejaré de pagar las facturas de las ilusiones.
Te recomiendo que te vayas antes de que todo el odio que se ha ido enquistando en el sótano de mi corazón por tu culpa.
Ellos no tienen razones para no partirte la boca.

Hoy por mí

Pues parece que ya llega la entrada 151 xD Qué raro, ¿no? Y yo que pensaba que después de la 150 venía la 160... xD Aunque bueno, en realidad son 153 (estoy contando las de mi nuevo blog también xD), pero supongo que eso no cuenta xD

En un momento u otro, llega el final de las cosas bonitas.
La vida va a rachas, hay veces que todo es perfecto y en solo dos minutos la vida que has contruído se desmorona a una velocidad de vértigo y te acabas quedando hundido entre los escombros.
Como un viento cambiante que no sigue ninguna norma y que se decide a erosionar tu montaña de alegría para hacer crecer la de otra persona que disfruta con tu sufrimiento.
Pero al final, esos vientos siempre vuelven a cambiar, y la veleta se mueve a tu favor.
Sería genial que todos pudiéramos ser felices a un tiempo, pero puestos a elegir, que te jodan un rato, hoy pienso por mi felicidad y no por la tuya.