Hoy por mí

Pues parece que ya llega la entrada 151 xD Qué raro, ¿no? Y yo que pensaba que después de la 150 venía la 160... xD Aunque bueno, en realidad son 153 (estoy contando las de mi nuevo blog también xD), pero supongo que eso no cuenta xD

En un momento u otro, llega el final de las cosas bonitas.
La vida va a rachas, hay veces que todo es perfecto y en solo dos minutos la vida que has contruído se desmorona a una velocidad de vértigo y te acabas quedando hundido entre los escombros.
Como un viento cambiante que no sigue ninguna norma y que se decide a erosionar tu montaña de alegría para hacer crecer la de otra persona que disfruta con tu sufrimiento.
Pero al final, esos vientos siempre vuelven a cambiar, y la veleta se mueve a tu favor.
Sería genial que todos pudiéramos ser felices a un tiempo, pero puestos a elegir, que te jodan un rato, hoy pienso por mi felicidad y no por la tuya.

4 comentarios:

  1. El granito de arena que vuela haciendo aun más ínfimo tu montoncito contribuye a elevar la cima de la montaña que me eleva del suelo...


    Un abrazo!=)

    ResponderEliminar
  2. Como dijo una persona a la que quiero mucho, la felicidad no es eterna, sino gradual.
    Un beso MUYGRANDE :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bien dicho!
    Si queremos ser felices, a veces hay que ser egoístas.
    Ser un sacrificado y no pensar nunca en uno mismo acaba socavando a la gente.
    Todo es cuestión de equilibrio.
    Un besazo ^^

    ResponderEliminar
  4. Siempre te quejas de que soy muy halagadora. Supongo que a vece sme aborrecerás por eso. Pero es que es de verdad, me encantas querido.
    Y este texto tiene tanta verdad que ninguna unidad de medida podría alvergarla. Es hasta cómico como cambian las cosas de deprisa.

    Me vuelvo a incorporar al ritmo de tu blog!
    besos corazón, gracias por existir :)


    te quiere tu( ¿hermana?)
    Miriam

    ResponderEliminar