Lo de siempre

Entrada programada #2. Esta es la última programada, para el lunes ya estaré xD En esta sí que podéis comentar y, cuando esté, os devolveré el comentario.

Supongo que me hice demasiadas ilusiones...
Ahora toca lo de siempre.
Coger mazo y cincel y tratar de sacar el corazón de la coraza de sueños muertos sin que se rompa demasiado.

Sigue besándome

Entrada #1 programada. No merece la pena que comentéis, no podré devolveros los comentarios xD

-¿Estás bien?-le susurró al oído.
Clara se estremeció, sonriendo sin querer.
-No, que va... Fatal...
Álvaro la besó en el cuello.
-¿Así mejor?
-Oh, deja de hablar y sigue besándome, idiota...

Asignaturas pendientes

Mañana me voy a Asturias... Yu-jú... Con cinco amigos de mi hermana... Y solo hay dos baños... En total somos diez. Qué fiesta. En fin, programaré un par de entradas.

El tiempo pasa en vano mientras no pueda oír la perfección de tus palabras.
¿Para qué quiero conocer las fronteras del mundo? Las únicas que me interesan son las de tu cuerpo.
¿De qué me sirve distinguir un villancico de un madrigal? Lo único que quiero oír es tu aliento en mi oído.
¿Por qué las matemáticas? Me basta con saber que uno y uno no siempre son dos.
¿Realmente necesito conocer la sintaxis de 'te quiero' para que tenga sentido?

Dependencia

Bueh, qué pocas ganitas de actualizar xD Y cuando no hay ganitas, sale esto xD

Un corazón roto, una ilusión fuerte y demasiadas ganas de ser feliz se juntaron para convertir una mirada en amor.
Yo necesitaba depender de alguien y tú querías sentir que alguien te necesitaba.
¿Que me amas?
Lo siento, lo mío no es amor. Es dependencia.

Esto se llama amor

Pues sí, estoy súper empalagoso. Pero no es mi culpa, es que son mis 'días del año' xD

Fue como un impulso eléctrico, una sacudida repentina que nunca había sentido.
Como una bala, directa al corazón, como una historia de amor épica resumida en un silencio.
Fue como una vida concentrada en un simple cruce de miradas.
¿Qué dices? ¿Que esto se llama amor?

I still believe

Ay, viernes *3* Adoro ese día de la semana casi tanto como el sábado. (Sigo en plan ñoño, será que estoy en esos días del mes xD)

Quizá me equivoque al creer en el amor.
Sé que acaba por doler y que nace con fecha de caducidad. Y por supuesto tengo claro que tiendo a equivocarme de persona.
Pero, qué narices, si eres capaz de hacerme creer en él sara perche ti amo..

Siempre llevo un espejo encima. Así, si estás cerca, puedo tenerte dos veces.

Música

Cada vez más empalagosiño, absténganse diabéticos xD

Redondas, blancas, negras, corcheas, una detrás de otra en una u otra línea, miles de bellas sinfonías resumidas en cinco líneas negras y varios símbolos que, fuera del pentagrama, carecen de significado.
Y yo sigo preguntándome qué sinfonía es la que tocas con tus labios cuando me dices que me quieres.

El tiempo

Lo siento, ayer tenía cosas importantes que atender. Y sí, lo de aquí abajo me ha quedado ñoño xD

A veces parece que el tiempo, al que nos ceñimos para no ser impuntuales, es el menos puntual de todos.
Hay horas en las que el tiempo se mueve perezoso, alargándose hasta casi la tortura, y otras que antes de que puedas suspirar un 'te quiero' se desvanecen.
Pero a mí me importa poco.
Mi eternidad se resume en el suspiro que sale de tus labios antes de juntarlos con los míos.

Sonrisa de verdad

¿Te importaría hacerme feliz?
No te lo quiero poner demasiado difícil, nada de bajarme la luna ni de regalarme una estrella, esas cosas me sobran y creo que ya lo sabes.
Tu cara lo dice todo: '¿Qué coño va a pedirme este idiota?'.
Ya te lo he dicho, no pienso ponértelo demasiado difícil.
Sonríe para mí.
¿Que no te pida imposibles, dices?

Locura

Fin-de-semana... Solo hay una palabra más dulce, y es verano xD

Fue como encender el sol en medio de la noche.
Nadie lo esperaba ni había hecho nada porque sucediera, pero allí estaba, plantado en el cielo con aires de grandeza.
Y aunque todos sabíamos que mirándolo solo conseguíamos ponerlo más alto en el cielo y, por tanto, más lejos de nosotros, nadie podía despegar los ojos.
No veíamos más allá de su brillante aura y su espléndida sonrisa.
No vimos lo triste de sus ojos, o quizá preferimos no verlo y así poder seguir alejándolo de nosotros hasta no verlo más.
¿Fuimos nosotros los que construimos su camino a la locura o ya vivía allí cuando lo encontramos?

#2

¿Se me puede quedar la inspiración en el teclado de un ordenador? Porque ha sido recuperarlo y recuperarla...

Así que reconoces que mentiste.
Que me dijiste 'te quiero' aunque sabías que no era verdad, que me manipulaste.
No es que me sorprenda, hacía tiempo que lo sospechaba aunque prefería no creerlo.
Peferí pensar que me quisiste aunque solo fuese un día, que mis ilusiones contigo eran fundadas y no otro producto de mi imaginación.
Pero bueno, no voy a sentirme decepcionado por haberme vuelto a equivocar, ya son demasiados errores uno detrás de otro como para arrepentirme por ellos.
Y ahora a esperar la próxima vez que me digas que me quieres (porque siempre vuelves a decírmelo), a ver si resulta que a la vigésimo cuarta vez va la vencida.

#1

Ya no sé qué títulos ponerle a mis entradas, que ya voy a empezar a repetirme xD Ahora, noticia: DELL no me ha engañado y he recuperado mi portátil~

Se forzó a sonreír.
Las lágrimas que pretendían salir de sus ojos recorrieron el camino inverso y volvieron dentro y el impulso de gritar y correr se le quedaron en sus labios.
Las palabras no salieron, no lo permitió, y cosiendo sus labios en una eterna sonrisa se confinó a su mundo de seudoalegría.
Observaba anhelante sus recuerdos, esperando el día en que sus lágrimas floreciesen y trajesen al presente su pasado, sin permitirse un momento de felicidad.
Y así, esperando, pasó su vida, con unos, con otros, con personas que pasaban por su vida a velocidad de vértigo, todo acompañado de la dulce nana que invitaba a dormir para no despertarse más.
Las manecillas del reloj se volvieron locas, saltando, convirtiendo un segundo en un milenio y un milenio en un segundo.
Nadie se acercó a ayudar, y los odió.
No se dio cuenta de que su sonrisa eterna se había vuelto demasiado convincente para que nadie creyese que necesitaba ayuda.

Ich liebe dich

Hoy es cortito el texto, mañana escribiré con más tiempo

A veces me gustaría gritarte muy alto que te quiero.
Otras, por el contrario, desearía decirlo en voz tan baja que ni siquiera yo pudiera oírme.
Pero sé que tu no me escucharías, y que por muy bajo que lo diga el recuerdo de que te quiero no va a escaparse de mi cabeza.

Premioo~

Hala, otro premio~ Jo, que ilusión me hace xD Bueno, iré a repartirlo por el mundo en un momeeento~

1. Dar las gracias a quién lo otorga.
Vamos, hombre, ¡qué menos! Como siempre, miles de gracias por leerme, Misha, Michelle o como quiera el viento llamarte hoy, para mí simplemente eres mi hermanita (:

2. Nombrar un autor que te encante.
Un autor... No sabría decidirme, para cada ámbito hay alguien aunque... Siempre me ha encantado Bécquer y Poe... No sabría con cual quedarme.

3. Un libro que destaques.
¿Uno solo? Esto sí que es ponerme en un apuro xD Puees... Desde hace mucho adoro El Conde de Montecristo, me encantó la primera vez, y la segunda, y ahora lo estoy releyendo otra vez xD

4. Que te emociona siempre.
Cuando la gente hace algo desinteresadamente. Es algo que nunca deja de sorprenderme.

5. Algo que odias.
Yo intento no odiar nada, pero... Supongo que las injusticias, que abarcan un amplio espectro de cosas.

6. Pasarlo a 7 blogs.
¿Solo 7? Jopelineees...
1.Bueno, evidentemente a Misha, qué menos ya que me lo pasa ^-^ (sintiendoelairealreves.blogspot.com)
2.A Energeia, por Nerume, que Nadia me tiene enganchado (daybreak-storm.blogspot.com)
3.A Ada Vander, más particularmente a Ni Príncipes Ni Princesas (nipniprin.blogspot.com)
4.A Ene Fluorescente, que aunque odie mucho la Navidad adora los regalos, premios incluidos xD (otromalditoblogenblogger.blogspot.com)
5.A Moonlight, que aunque actualice poco siempre es bueno lo que escribe (myinnersilence488.blogspot.com)
6.A MK, que aunque ande sin inspiración lo merece (miradasombria.blogspot.com)
7.A Amazónica (dictadosdlcorazon.blogspot.com)

Estatua de hielo

Nieve~ ¿Hay mejor milagro navideño que un día inesperado sin instituto? ^-^

Quiso jugar a ser fuerte, a comerse el mundo.
Sabía, o al menos creía saber, que podría hacerlo, que nada ni nadie conseguiría pararle.
De tanto engañar a los demás se engañó a sí mismo, se creyó que realmente era un dios.
Y cayó la nieve y se negó a buscar cobijo en algún corazón hospitalario.
Copo a copo, trató de olvidar el frío, y uno a uno le fueron cubriendo de abajo a arriba, hasta la altura de los ojos.
Y la nieve se compactó y se convirtió en hielo, y así, congelado, se quedó.
Contemplando el mundo pero sin influir, como una estatua de hielo más que, tarde o temprano, acabaría por desaparecer en un charco de agua sucia.

Inspiración: -2%

Bueno, si hasta ahora me mantenía en inspiración 0%, ahora he bajado a los negativos. Intentaré recuperarme pronto, y mañana me tomaré el día libre.

Las agujas del reloj tiemblan y se mueven a velocidad de vértigo, y él no consigue dos frases decentes.
Así que empieza a revolver su mundo, cajón a cajón, mirando en los armarios, buscando algún atisbo de inspiración o, al menos, el recuerdo de algo bello que contarle al mundo.
Pero aquella musa que había atado a la silla se ha ido, y se ha llevado con ella toda la inspiración que le había extraído.
Y está delante del papel, pluma en mano, jugueteando nerviosamente con ella, buscando en su tinta algún retazo de belleza que dejar caer en la hoja.
No debe desistir, debe escribir algo bello, debe escribir algo, aunque sean palabras creadas para complacer al mundo.
Ahora le basta con que sean bellas, da igual si están vacías.
Pero todo su léxico se queda dentro de su cuerpo, los verbos se niegan a aparecer y los adjetivos se muestran vagos e imprecisos. No hay sustantivos para designar lo que desea.
Maldito el momento en que decidió encadenarse a la mesa para no desistir.

Trocito

Esto de aquí era un fragmento de algo que empecé a escribir que nunca terminé, y hoy lo he encontrado. Será malo, pero la nostalgia...

[...]
Ella seguía paseando por la vida tranquilamente, como un fantasma.
No era una de esas personas en las que la gente se fijase fácilmente, pasaba desapercibida y se olvidaba fácilmente.
Nadie la elegiría para protagonizar una novela, ni una película, no lideraría una manifestación de miles de personas.
Es curioso que la única forma que encontró de no ser un fantasma fue muriendo.
[...]

Estatua

Bueno, actualizo rapidito, que tengo otros dos blogs xD

La gente pasa rápidamente delante de sus ojos, uno detrás de otros, vienen, van, vuelven y desaparecen.
Él está acostumbrado, ya no le importa. Ni siquiera los ve desfilar.
Espera sentado en el banco de aquel parque, oyendo la misma melodía en sus auriculares una y otra vez, susurrándola con voz rota.
No escucha a nadie, ni nadie le escucha a él.
'Un trato justo' piensa a veces. Otras le parece que no lo es tanto.
En el fondo está vacío y solo repite por inercia que no es culpa suya haberse enamorado de la persona equivocada.

Se fue lejos sin alejarse

Poco a poco se fue quedando vacío, fue perdiendo lo que le quedaba dentro.
Dejó que la ilusión y las esperanzas se fueran lejos hace ya mucho tiempo sin despedirse, quedándose a solas con una tristeza tirana y su señor, don soledad.
Permitió que las manecillas del reloj se detuviesen y que el dolor creciese entre sus sentimientos, como una mala hierba, y dejó que las heridas crecieran lentamente sin molestarse en repararlas.
Las mentiras se retorcieron y enredaron alrededor de su corazón, aislándolo del mundo y sumiéndole en un sueño donde tenía su propia vida alejada de la real, de la que se había cansado muy pronto.
Se inventó un lugar donde no había espejos en los que comprobar lo repulsivo que era, donde corazón no tenía nadie, donde las palabras valían más que nada y todos estaban huecos.
Donde no podía sufrir.

Sí, hoy he metido mi comentario diario en medio de la entrada, como un anuncio en mitad de la serie xD Pues eso, que ya ha vuelto el Anónimo a decirme que puedo hacerlo mejor. Quizá esperaba demasiado esta persona, porque yo no doy más de mí. Mi calidad es baja, pero es mía. Lo siento si no te gusta.

Se creó su burbujita y la lanzó a volar lejos de todos aquellos insultos, lejos del asco por lo que era, lejos de aquel lugar donde las sonrisas se pudrían en cada esquina, huyó para no luchar.
Pensaba que así sería libre, que viviría en la Luna, atrás solo dejaba un cuerpo que le daba asco con los ojos llenos de nada y la sonrisa falsa, y aquello no era una pérdida (en su opinión).
De todas formas, no pudo evitar seguir observando aquello que tan poco valoraba, pero desde lejos, como un mero espectador, para evitar que las balas le rozasen.
Muchas veces acabó frente al armario de las medicinas pensando si sería lo correcto, y muchas veces negó con la cabeza y volvió a su papel en el circo.
Pero sus labios nunca lo admitirían por mucho que su mente sí lo hiciese.
Porque no era el niño que había subido en una burbuja a la Luna, él era una estatua de hielo.
Así que callaba, y seguía adelante.
Él se sentía orgulloso al mirarse a los ojos en el espejo; la gente solo sentía lástima.
Y ninguno de los dos hizo nada por cambiar aquella situación.

Solo un día

Lo siento por la baja calidad de mis textos últimamente, es que no estoy muy motivado. Será que necesito dejar un tiempo sin blog.

Vente conmigo un día.
Solo te pido eso, un día viendo la vida como yo la veo.
Observa todos los desprecios que me haces a diario sin saberlo, todas las veces que me has roto el corazón con una mirada, todas las veces que me has hecho volar con un guiño o una sonrisa.
Siente lo mucho que pesa el corazón cuando te miro y sé que eres inalcanzable, lo que duele saber que no puedo dejar de quererte, el desgarrador sentimiento de que he hecho algo mal para que no me quieras.
Prueba a ser yo por un día, prueba a bajar del pedestal en el que te puse y a verlo todo como lo vemos los demás.
Ya mañana, si quieres, te ayudaré a subir otra vez.
Pero por un día, solo por un día, trata de entender la mierda que es el amor.

Mea culpa

Ya vuelvo a mis empalagosidades de siempre xD Y además he descubierto cómo programar entradas (esto es, no os libraréis de mí ni en vacaciones, mwahaha).

¿Dónde están ahora tus sonrisas y tus ganas de vivir?
¿Dónde dejaste la felicidad que siempre llevabas encima?
¿En qué momento dejaste de pensar que las cosas merecían la pena?
Eras mi ídolo, eras indestructible y pensaba aprender a serlo yo también para que, como a ti, nadie me rompiera el corazón de nuevo.
Pero por algún motivo, al intentar aprender a ser como tú, me acerqué demasiado a tu corazón de hielo y se fundió por mi culpa, quedando un charco de sentimientos muertos.
Será que los corazones no pueden ponerse en el congelador después de descongelarlos.

Comodín

Sí, sé que no existe comodín en la baraja española, pero me da igual ñañaña. Este sí es el final definitivo, a ver qué os parece xD

El joven se puso la bata blanca y empezó a pasear por los pasillos, asomándose a las distintas puertas.
Sus pasos sonaban rítmicamente, izquierda, derecha, izquierda...
Giró la cabeza y le vio al lado de su camilla, sentado en una de aquellas incómodas sillas de hospital.
-¿Ha venido a curarme?-preguntó con voz débil.
El joven sonrió lastimosamente.
-Sí, he venido a curarte.
Ella sonrió inocentemente.
Se pondría bien.
Volvió a colocar su cabeza en la almohada y cerró los ojos, confiada.
Él le clavó la jeringuilla y salió del pequeño cuarto.
Fuera, de pie, estaba otro hombre con bata, alto, con una gran calva y el pelo gris y blanco.
-¿Está bien?-preguntó un joven, acercándose a ellos y señalando a la joven de la habitación.
-Lucas, no deberías salir de tu cuarto-le regañó el hombre mayor-. Y cotillear con la salud de otros enfermos es de mala educación.
El pequeño bajó la cabeza y asintió suavemente.
-¿Cómo se llama?-preguntó en cuanto el anciano se hubo marchado.
El otro doctor, más joven, se agachó frente a él.
-No lo sabemos-respondió.
-¿No lo saben?-preguntó el chiquillo, sorprendido.
-No, pero todos aquí la llamamos Alicia-explicó el doctor.
-¿Alicia?
El hombre sonrió tristemente.
-Desde que la trajimos del accidente de tráfico solo vive en el país de las maravillas. De ahí el nombre.
Lucas asintió con la cabeza y se asomó a la puerta de Alicia.
-Pobre chica...-susurró.

As

Tenía tres.
Una más y aquello habría terminado, por fin podría salir.
Dejando su desgajado peluche junto al cadaver de su hermano, salió del edificio.
El joven que unos minutos antes estaba intentando abusar de ella estaba apoyado en la pared, fumando.
Cuando la vio salir los ojos le relucieron.
-Así que la gatita a venido a jugar-susurró, sonriendo y poniendo su mano en el trasero de ella.
Como acto reflejo, la navaja que acababa de quitarle a su hermano le seccionó tres dedos.
Siguió andando sin mirarle, no tenía tiempo para disfrutar con su sangre.
El coche volvía a esperarla, el conductor la había seguido, y en cuanto se montó en él aceleró al máximo y salió a la autopista.
Cuando llegaron al lago bajó la velocidad y ella se bajó.
-Marc, no me esperes-ordenó ella.
Cerró la puerta y el coche volvió a la autopista. En cuanto desapareció en la distancia, Alice se dirigió a una de las casas que había alrededor del lago.
Podía olerle incluso a aquella distancia.
Rompió la puerta de una patada y sacó una pistola plateada de dentro del peluche.
El otro hombre la apuntaba a ella con una pistola idéntica.
No mediaron palabra, simplemente dispararon.
La bala de él le destrozó la oreja, mientras que la que ella disparó le atravesó la garganta.
El hombre cayó al suelo tratando de respirar, dejando la pistola a un lado, y empezó a sangrar con fuerza.
Sin dar signos de dolor, ella se arrancó la parte herida de oreja y se vendó con trozos del peluche.
Caminó entre los múltiples estantes llenos de fotos suyas y de él, juntos, con su hijo, en la boda, el bautizo... hasta llegar a la gran vitrina.
Con cuidado sacó su copia de la llave y abrió las hojas de cristal.
El diamante estaba en el mismísimo centro, perfectamente pulido, y lo sacó de allí con delicadeza.
Sacó también las otras cuatro joyas y las sujetó con ambas manos, cerrando los ojos.
-Quiero salir de aquí-les susurró a las joyas-. Ese es mi deseo.
El impacto de la bala rompiéndole el cráneo fue sorprendentemente indoloro.
-Tú ganas... As...-susurró antes de caer al suelo.