As

Tenía tres.
Una más y aquello habría terminado, por fin podría salir.
Dejando su desgajado peluche junto al cadaver de su hermano, salió del edificio.
El joven que unos minutos antes estaba intentando abusar de ella estaba apoyado en la pared, fumando.
Cuando la vio salir los ojos le relucieron.
-Así que la gatita a venido a jugar-susurró, sonriendo y poniendo su mano en el trasero de ella.
Como acto reflejo, la navaja que acababa de quitarle a su hermano le seccionó tres dedos.
Siguió andando sin mirarle, no tenía tiempo para disfrutar con su sangre.
El coche volvía a esperarla, el conductor la había seguido, y en cuanto se montó en él aceleró al máximo y salió a la autopista.
Cuando llegaron al lago bajó la velocidad y ella se bajó.
-Marc, no me esperes-ordenó ella.
Cerró la puerta y el coche volvió a la autopista. En cuanto desapareció en la distancia, Alice se dirigió a una de las casas que había alrededor del lago.
Podía olerle incluso a aquella distancia.
Rompió la puerta de una patada y sacó una pistola plateada de dentro del peluche.
El otro hombre la apuntaba a ella con una pistola idéntica.
No mediaron palabra, simplemente dispararon.
La bala de él le destrozó la oreja, mientras que la que ella disparó le atravesó la garganta.
El hombre cayó al suelo tratando de respirar, dejando la pistola a un lado, y empezó a sangrar con fuerza.
Sin dar signos de dolor, ella se arrancó la parte herida de oreja y se vendó con trozos del peluche.
Caminó entre los múltiples estantes llenos de fotos suyas y de él, juntos, con su hijo, en la boda, el bautizo... hasta llegar a la gran vitrina.
Con cuidado sacó su copia de la llave y abrió las hojas de cristal.
El diamante estaba en el mismísimo centro, perfectamente pulido, y lo sacó de allí con delicadeza.
Sacó también las otras cuatro joyas y las sujetó con ambas manos, cerrando los ojos.
-Quiero salir de aquí-les susurró a las joyas-. Ese es mi deseo.
El impacto de la bala rompiéndole el cráneo fue sorprendentemente indoloro.
-Tú ganas... As...-susurró antes de caer al suelo.

7 comentarios:

  1. ¿Fin?
    Me ha encantado también,aunque más que loca parece desesperada ¿no?
    Bueno, espero que los reyes te traigan muchas cosas a ti también. Al final no sé si subiré foto del disfraz, las que he visto por ahora no me convencen.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. pues sí que estaba el as bajo la manga! :)) un besote! :))

    ResponderEliminar
  3. Pero... ¿cuántos años tiene?
    El final es... muy inconcluso.
    Creo que debes echarle imaginación propia para darle un final personal a tu historia.
    Pero aún así me ha gustado mucho ^^
    Buen trabajo.

    Un beso enorme Carlos.

    ResponderEliminar
  4. Agggh!! no lo he entendido!!! ¿qué ha pasado? ¿ha muerto? ¿las joyas eran mágicas? ¿se suicida?

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues espero impacientemente (broma) el fin finalísimo. Ya veré si encuentro alguna que valga la pena subir, las demás son penosas. xD

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. ni excusas que valgan... porque eso es el fin..

    ResponderEliminar