Se fue lejos sin alejarse

Poco a poco se fue quedando vacío, fue perdiendo lo que le quedaba dentro.
Dejó que la ilusión y las esperanzas se fueran lejos hace ya mucho tiempo sin despedirse, quedándose a solas con una tristeza tirana y su señor, don soledad.
Permitió que las manecillas del reloj se detuviesen y que el dolor creciese entre sus sentimientos, como una mala hierba, y dejó que las heridas crecieran lentamente sin molestarse en repararlas.
Las mentiras se retorcieron y enredaron alrededor de su corazón, aislándolo del mundo y sumiéndole en un sueño donde tenía su propia vida alejada de la real, de la que se había cansado muy pronto.
Se inventó un lugar donde no había espejos en los que comprobar lo repulsivo que era, donde corazón no tenía nadie, donde las palabras valían más que nada y todos estaban huecos.
Donde no podía sufrir.

Sí, hoy he metido mi comentario diario en medio de la entrada, como un anuncio en mitad de la serie xD Pues eso, que ya ha vuelto el Anónimo a decirme que puedo hacerlo mejor. Quizá esperaba demasiado esta persona, porque yo no doy más de mí. Mi calidad es baja, pero es mía. Lo siento si no te gusta.

Se creó su burbujita y la lanzó a volar lejos de todos aquellos insultos, lejos del asco por lo que era, lejos de aquel lugar donde las sonrisas se pudrían en cada esquina, huyó para no luchar.
Pensaba que así sería libre, que viviría en la Luna, atrás solo dejaba un cuerpo que le daba asco con los ojos llenos de nada y la sonrisa falsa, y aquello no era una pérdida (en su opinión).
De todas formas, no pudo evitar seguir observando aquello que tan poco valoraba, pero desde lejos, como un mero espectador, para evitar que las balas le rozasen.
Muchas veces acabó frente al armario de las medicinas pensando si sería lo correcto, y muchas veces negó con la cabeza y volvió a su papel en el circo.
Pero sus labios nunca lo admitirían por mucho que su mente sí lo hiciese.
Porque no era el niño que había subido en una burbuja a la Luna, él era una estatua de hielo.
Así que callaba, y seguía adelante.
Él se sentía orgulloso al mirarse a los ojos en el espejo; la gente solo sentía lástima.
Y ninguno de los dos hizo nada por cambiar aquella situación.

5 comentarios:

  1. Es un poco triste.
    ¿Por qué no ser valientes y vivir la vida tal como se nos presenta, de forma sencilla y limpia, sin máscaras ni mentiras a nosotros mismos?
    Un beso enormísimo.

    ResponderEliminar
  2. buah... la ultima frase es la mejor ....

    ResponderEliminar
  3. "Las mentiras se retorcieron y enredaron alrededor de su corazón, aislándolo del mundo y sumiéndole en un sueño donde tenía su propia vida alejada de la real, de la que se había cansado muy pronto."

    Me ha gustado este pedacito en especial, las mentiras son como hiedra y se cuelan por todas partes en busca de dónde hacer más daño. Yo por si acaso siempre tengo un pote de repelente para encargarme de que no se me acerquen y, aun así, no puedo escapar de ellas.

    Besitos, me alegra que te gustase la canción.

    ResponderEliminar
  4. Sí que es triste o griste, como escribí sin darme cuenta al principio:) pero también bonito:) la última frase está muy bien pero es tan derrotista!! O terrorista:) un besote!! Buen día mañana!! :)

    ResponderEliminar
  5. me acerco a este blog porque es tu mejor blog y para ser sincero los otros no me agradan. Escribís bien, me agrada como escribís loco.
    Tu ultima letra me gustó, y la frase que más se destaca es la que le gustó a MK.
    Seguí asi de bien, un gusto.

    ResponderEliminar