Prince/Princess

¿Qué educación física ni que leches? Eso se llama tortura. Y al que diga lo contrario, que se lo cuente a mis piernas muertas.

De pronto se gira y se muerde el labio como solo él sabe, y ella, que sigue viendo un príncipe en el que nadie cree ya, vuelve a caer.
No importa cuanto le digan que él no la quiere, no importa que ella lo sepa, porque desde el momento en que se cruzan sus miradas su vida es solo un mal recuerdo y toda lección aprendida se desvanece.
-¿Tienes un boli?
No importa qué ha dicho, porque ella ha oído 'te quiero'.
Y la pobre aún espera que se digne a darle un beso para convertirla en princesa, sin darse cuenta de que ya lo es.

7 comentarios:

  1. Que manía tiene todo el mundo de callarse las cosas :P

    estoy de acuerdo contigo, menos mal que solo me queda este año y el que viene de E.F xD

    ResponderEliminar
  2. Simplemente alucinante, es que eres el mejor describiendo cosas asi...
    A veces nos gusta engañarnos a nosotros mismos, porque el engaño es mutuo y parece que no hace daño.
    Mñagicas tus palabras.
    Muchos besos ;)

    ResponderEliminar
  3. es lo que tiene ser princesa d los arrabales..

    ResponderEliminar
  4. Mucha gente no se valora lo suficiente.
    ¿Por qué, ya que se supone que deberíamos conocernos mejor que nadie?
    Nadie tiene que convertirnos en nada.

    Muchos besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Quien acompaña a una princesa siempre es un príncipe... =)
    Qué bonito Carlos.
    muak!

    PD: A mi me gusta E.F. pero deja de agradarme cuando me hacen andar 15km. por una montaña llena de barro y piedras desde las 8 de la mañana hasta las cuatro. jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Seguro todas las chicas de este mundo han pasado por una situación así alguna vez, y me encanta cómo la describes :)

    besos!

    ResponderEliminar