Red de mentiras

Y por fin llegó la vigésima demostración de que la felicidad no es para ella.
Poco a poco, mientras la música incendiaba cada célula de los demás, ella se iba hundiendo, acompañada por los acordes de la siempre melancólica sonata número 14 de Beethoven.
No importaban las sonrisas, las miradas amables, las preguntas interesadas.
A ella no le llegaban, se quedaban estancadas en esa barrera que había alzado para proteger su corazón.
Y cada minuto que el reloj decidía avanzar volatilizaba un poquito de su alma, en una explosión enormemente pequeña solo reflejada en sus suspiros que nadie alcanzaba a oír.
Daba igual, porque aquello ya no le dolía. Lo poco que quedaba de ella, de la original, había sucumbido, encerrada dentro de aquel cuerpo de mármol y hielo por tanto tiempo, y ya no trataba de golpear las murallas para hundirlas.
Nadie había notado el cambio. Nadie había notado la progresiva falta de alegría en sus sonrisas. Nadie había notado que hacía tiempo que las palabras llegaban a su corazón difuminadas.
Y se sentía terriblemente orgullosa de haberlo conseguido. La mayor mentirosa del mundo.
No se dio cuenta de que se había quedado atrapada en sus mentiras.

Lo sé, lo sé, al séptimo día debería descansar (qué cool suena xD) pero como desaparecí el viernes y el sábado... En fin, no creo que haya mucho que contar. La fiesta fue... Como fue. Creo que no hay más que decir.

'-...
-¿No dices nada?
-No creo que haya nada que decir que no te haga llorar'

5 comentarios:

  1. Bonito y triste a la vez. Ahora mismo, me siento 100% identificada con ese diálogo... Mejor me callo.

    Es un regalo poder leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy triste el apartarse de esa forma de la vida y regodearse en la melancolía y la propia desgracia.
    Hay que vivir. Si has construido una muralla alrededor de tu corazón siempre puedes derretirla y echarla abajo. No hay que dejarse vencer. Hay que luchar, ser valiente y disfrutar de la vida.
    Porque es la única que tenemos y es una pérdida de tiempo pasarla solos y tristes.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. jajaja no te preocupes, ¡nunca es tarde pequeño! Gracias por la felicitación :)

    Aislarse no es siempre una buena solución al problema.

    Fiesta fue, como fue?? mmm.. no sé qué pensar!
    Bueno, un besooooouu ^^

    ResponderEliminar
  4. Dos días sin aparecer pero menudo regreso, el texto es precioso (:

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. lo que no se dice es como si no existiera..

    ResponderEliminar