Life's just a party

La vida es una fiesta, ¿te apuntas?
Maquillaje, trajes caros, vino y frivolidad.
La vida es un baile de máscaras, donde cada cual pretende ocultar su forma de ser, los sinceros no son bien recibidos.
Cada cual oye lo que desea oír, dos palabras dulces susurradas al oído, una disculpa escrita en carta o un halago apartados en una esquina.
Estamos acostumbrados.
¿Para qué separarse de la manada si uno puede aguantar el vivir dentro, renunciando a su personalidad?
No hay normalidad pero, sin embargo, sí hay rareza.
No los hay que se crean tontos, pero sí demasiados que se ven inteligentes.
Es un mundo de mentira, un mundo de papel que al menor soplo de brisa parece desvanecerse y que, sin embargo, nos sobrevivirá a todos.
Pero no seamos pesimistas.
La vida es una fiesta, con globos de colores y falsas sonrisas, con fingidas alegrías y exagerados dramas.
Y si no, siempre quedan aquellos que, tras demasiados años sujetando su máscara, se desmoronan (qué fácil es reírse de los que caen) y muestran su vulnerabilidad.
La antropología enseña que todos los animales pretenden aparentar fuerza frente a sus depredadores para evitarlos.
En el caso de los humanos, los devorados son los antiguos devoradores.
No hay nadie por encima del hombre, excepto el hombre con otra máscara más gélida, resistente y, al tiempo, ligera.
La vida solo es una fiesta, una eterna fiesta a la que nadie decide asistir pero a la que todos asisten, y la única condición es no ser humano.
¿Hay algún anfitrión en esta fiesta? Quién sabe.
Yo no fui recibido, yo no fui invitado, solo llegué, me puse mi máscara y empecé a bailar con quien más me convenía.
¿Es necesaria esta gran farsa para ser felices o esa 'necesidad' solo es otra mentira más de la que nos hemos convencido? No lo sé, pero lo cierto es que no me importa.
Estoy aquí, rodeado de fieras sanguinarias y mi única opción para acabar bien la noche es hacer malabares con las apariencias.
La vida es como un teatro de marionetas, el que parece más fuerte sabe y controla todo, y los demás, como si no lo supieran, siguen con su existencia, haciendo lo que creen querer.
Parece que la vida se ha muerto, y que la muerte se ha cansado de su trabajo.

Ains, ya he tenido parta del examen de alemán y el de tecno entero. Ea, ya solo queda otro trozo de alemán, lengua, fyq...

'A:-Los comienzos son difíciles.
B:-Y los finales.
C:-Y el intermedio'

4 comentarios:

  1. Es verdad, es curioso que hayamos escrito lo contrario que el otro xD
    Es muy tentador dejarse llevar y fingir ser lo que queremos aunque no sea verdad. Mentir es lo más fácil del mundo.
    Decir la verdad, y defenderla, es lo realmente complicado.
    Yo, personalmente lo veo así.
    Y me sigo alegrando mucho de que te guste lo que escribo, aunque últimamente escriba trozos pequeños de cosas no demasiado concretas :P
    Y sobre Nadia...
    Bueno, Nadia sabe que Mielle se toma muy en serio su trabajo como sanadora. Y no quiere perderse la diversión :P

    Un beso enorme ^^

    ResponderEliminar
  2. Todos se creen superioes a todos. Hombre contra hombre, como si la vida fuera demostrar quien es mejor y quien es peor. Me cansé de la vida. Aparentan lo que no son, hasta ellos mismos tratan de inducirme a actuar por algo que no soy y nunca creo que lo seré. Por que soy humana, y con ello llevo miles de imperfeciones. Y aún asi, estoy en esa fiesta, es una lastima.

    Un gusto leerte Carlos (:
    suerte en los exámenes (:

    ResponderEliminar
  3. Cierto.
    Gran entrada, y muy profunda.
    A mí nunca me ha gustado disfrazarme (ni en el sentido metafórico ni en el real) y sin embargo todos acabamos poniéndonos la máscara.

    ResponderEliminar
  4. somos como marionetas movidas por hilos de alguien superior..

    ResponderEliminar