Admire

Tenía que buscar un ídolo, alguien de quien hablar, y no se le ocurría nada.
Claro que conocía a aquellas 'superestrellas', aquellas barbies de sonrisa impecable, siempre con la báscula debajo del brazo y algo que meterse en caso de necesidad guardado en un bolsillo. Pero no era capaz de convencerse de que podía admirarlas.
También conocía intelectuales, hombres y mujeres inteligentes, con grandes ideas, curiosos inventos y el ego a la altura de las nubes. Y, aunque reconocía el mérito que tenían, tampoco podía admirarlos.
No se le ocurría nadie y en aquel momento, sumida en aquellas profundas cavilaciones, la inspiración le llegó. ¿Por qué no podía ser su propio ídolo?
Claro que no era perfecta. No se veía guapa, ni delgada, y tampoco era lista ni inteligente. Era una chica normal, como cualquier otra.
Pero mirándolo con perspectiva, y pensándolo objetivamente, siempre había superado lo que le había tocado, sin importar las patadas que la vida le había dado. Había sabido adaptarse y, no siendo ni un genio ni una belleza, había sobrevivido, reconstruyendo su corazón con pegamento de barra y supliendo la sangre perdida con cocacola.
No era la mejor, claro que no. Pero se sentía orgullosa por cómo era, y nadie conseguiría que cambiase de opinión.

Viernes :D Re-la-ja-ción... poca. Porque la verdad es que quiero un finde relajado y tendré que hincharme a deberes...

'-¿Y así es como termina? ¿No entrarás gritando, interrumpiendo la boda?
-Esto no es como un cuento de hadas, ¿sabes? A veces los adultos decidimos rendirnos para así evitar hacernos daño entre nosotros'

3 comentarios:

  1. Ella era única porque pese a ser "normal", se aceptaba.
    Ella debía ser su propio ídolo y no un robot o una fotocopia sacada de alguna modelo de revista.
    Ella era especial a su modo...

    Y tú, lo escribiste ^^
    Los ídolos son engañosos, no puede gustarte alguien simplemente porque haga algo bien. Ese es mi punto de vista. Es bueno intentar luchar por hacerse más fuerte para ser capaz de hacer cosas increíbles, pero que nadie haya hecho!

    Un besazo Carlos y muchas gracias por tus comentarios! :))

    ResponderEliminar
  2. a veces nuestro mejor idolo somos nosotros mismos, y eso está bien.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Es difícil encontrar un ídolo de verdad. Y más aún es aceptarse a uno mismo y saber valorarse.
    Gran entrada.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar