Bad day

Hay días oscuros, tristes y deprimentes.
Días en los que uno intenta que su corazón se detenga en su pecho para, así, evitar que se rompa demasiado. Días en los que el corazón, como ya es costumbre, desobedece y se llena de sangre hasta los topes para que se le escape por las grietas, dejándolo así vacío, insensible y abandonado.
Y es que hay veces que la más bella puesta de sol queda nublada por las nubes. Sabes que está detrás, que la luz no se ha ido del todo porque aún la divisas entre las pequeñas ranuras, pero no tienes la fuerza necesaria para agarrarte a un rayo de sol. Hay veces que esas nubes, en vez de estar compuestas de agua evaporada, lo están de dudas y miedos.
Las sombras, entre la oscuridad, crecen, y cada pequeño miedo se convierte en un temor insuperable, mientras los temores insuperables se abalanzan sobre ti para aplastarte.
Ciertamente, y por desgracia para el mundo, hay días que nada puede levantar el ánimo e incluso las palabras, las grandes amigas del ser humano, capaces de hacer caer países enteros, sucumben y mueren aplastadas.
En esos días, uno necesita gritar y guardar silencio, correr y quedarse quieto en el sitio.
(Y la indecisión acaba por unirse al miedo)

He tenido examen de mates a última -_-' Pero no he tenido séptima hora ^^ Pero tengo deberes -_-' Pero son pocos ^^ Ser bipolar es una asquerosa y fantástica cosa ^_^' xD

'-Todos necesitamos creer en algo. Incluso tú. No tiene que ser Dios; puede ser una persona, un sentimiento...
-Las personas te traicionan y los sentimientos cambian. Dios, por su parte, abandona. Pero, por curiosidad, ¿tú en qué crees?
-En que todo el mundo necesita creer en algo. Pero tranquilo, ya me has demostrado que me equivocaba...'

3 comentarios:

  1. yo, no creo que sea posible vivir sin creer en nada ni en nadie, yo no podría, o no querría, y no querer es no poder, así que no podría ni querría :) qué tontería de comentario... :)

    ResponderEliminar
  2. ...
    Sin palabras.
    Tanto al texto como a la conversación...
    *__*
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Yo querría saber vivir sin creer en nada, sin desilusiones, sin miedos, sin bipolaridad.
    En un mundo de robots casi automatizados, ser uno que ya no tenga nada de consciencia, así ni serían oscuros ni tristes ni deprimentes los días. No serían.

    Las personas necesitan creer en algo, eso es lo que cada día es capaz de despertarles cuando sienten que no hay nada más. Una esperanza, un resquicio de ilusiones y sueños. Algo que les mueva y les haga una vez más, intentarlo.
    ^^
    Sí... qué seríamos si no creyésemos en nada...


    ¡Beso beso beso!

    ResponderEliminar