Metamorfosis

No era feliz, claro que no.
Su mirada delataba lo que su sonrisa pretendía ocultar, y sus palabras, las que a veces se escapaban de lo más hondo de su ser, confirmaba la declaración de sus ojos.
Su corazón era débil. Se rompía con facilidad. Se lo rompían con facilidad.
Y no tenía ni idea de cómo cambiarlo, no sabía cómo hacían todos para no sufrir. Les envidiaba y, por tanto, sentía un odio intenso hacia ellos.
Porque podían llorar, podían sufrir, podían soltar toda su tristeza y recomponerse, y él, si se rompía, quedaba convertido en añicos hasta que alguien se decidía a recontruírle.
Y entonces lo decidió, terminaría con todo.
Un día no se levantó de la cama. Se quedó allí, callado, sumido en las sombras, igual que su corazón.
Cuando al día siguiente despertó, algo había cambiado.
En su pecho, el corazón que tan frágil era había empezado a congelarse.
Notó que algo se había escapado.
Alegría. Confianza. Dolor.
Ya no eran más que palabras sin significado para él.
Aquel día sintió las flechas que intentaban atravesar su corazón, pero se quedaron en la capa superficial, completamente congelada.
Oh, qué sentimiento más extraño. Casi podría ser felicidad. Pero ya no había latidos que lo demostrasen.
Amor. Odio. Miedo.
Empezó a disfrutar de todo aquello. Podía destruír sus sentimientos con placer, uno a uno, a golpe de martillo y la gente no se daba cuenta, porque su voz seguía transmitiendo las palabras dulces que creían habitaban su corazón.
Un día ya no quedó sentimiento por aplastar.
Se sintió complacido. Tenía un corazón de hielo, mármol y acero.
Y nadie recordaba el momento en que había cambiado, por lo que nadie recordaba cómo era "antes".
¿Y qué si ya no era él mismo? Ahora era mejor, más fuerte e indestructible.

Volví ^^ Y ya no me marcho más (toma, como que no tengo tiempo), pero aún me quedan unos deberes que requieren de internet. Da igual, pienso disfrutar de lo que queda de vacaciones n.n

'-¿Qué harás cuando te enamores?
-Siempre tengo un billete de avión a Nueva Zelanda por si llega la ocasión'

3 comentarios:

  1. Cómo me gustaría a mí ir a nueva zelanda!!! Justo ayer me acordé de una peli que se desarrolla allí: un Ángel en mi mesa, hay también el libro, tengo que comprarlo!
    Lo de quedarse en cama a mí también me pasa a veces, pero no es solución así que más vale levantarse y a veces, al subir la persiana, dan ganas de sonreír porque hace un día bonito:)) jooo hasta hoy no me había enterado de tu otro blog!! Solo te sigo por uno, porque me hace gracia al acceder a uno, descubrir sin previo aviso el otro, bueno, ahora serán dos:) disfruta de lo que queda de vacaciones! Yo he estado trabajando un rato, pero intentaré hacer un poco de todo:)) biquiños!!

    ResponderEliminar
  2. Ains >< que bien escribes coñeeee!!
    jajaj enamorarse y terminar en Nueva Zelanda, buen plan xD tendré que comprar yo unos billetes también por si acaso xD


    *___* a que son guapos?? >////< si, son todos chicos jajaja *__* más monos ellos, y si, son Visuals kei >///< Kamijo (cantante) tiene una voz presiosa *________*!!

    Jajaja si ves que las novelas que te deje son muy fuertes para ti deja de leerlas xDD jajaja


    Saludos *3*

    ResponderEliminar
  3. No me gustan los corazones de hielo, pero a veces es la mejor solución.
    Debería coger yo uno de esos billetes a Nueva Zelanda .__:
    Y tú deberías creértelo de una vez, porque es así...
    Y lo de que sea justo o no... me lo pensaré xD


    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar