Muerta de amor

El silencio se clavó en su pecho como una bala.
No podía ser verdad, porque no podía haber dicho lo que creía haber oído.
¿Todo había sido una mentira?
Su cerebro era incapaz de procesar aquella información, de asociarles un significado a aquellas palabras.
Y, por tanto, no podía preparar una respuesta.
Su cuerpo tembló, sintiéndose perdido sin un órgano que lo dirigiese, y empezó a sentir que las fuerzas le faltaban. Quiso correr, taparse los oídos y gritar a pleno pulmón pero, de un plumazo, su energía se había escapado y no pretendía volver.
De su pecho salió, herido de recuerdos que, ahora descubría, no eran de verdad, su corazón, cayendo al suelo en medio de la calzada para ser atropellado.
El grito de dolor se quedó ahogado en su pecho mientras caía al suelo, completamente muerto, mientras él, aún a su lado, la miraba con lástima.
Había terminado con ella. Aunque, quizá, de una forma demasiado literal.

Es martes. Qué gran novedad, ¿eh? Pues, para mí, sí. Llevo todo el día con la sensación de que era miércoles. Y, cada dos por tres, deprimiéndome al pensar que todavía no T.T

'-Deja de beber o acabarás en el hospital.
-Solo he pedido una copa en toda la noche. Todo lo demás son lágrimas'

3 comentarios:

  1. Fomentas el paro en España con las cosas que escribes. Estas dejando sin trabajo a cien escritores con cada palabra. Madre mia, es tan descriptivo precioso y realista... cualquiera puede sentirse identificado, porque nos hemos sentido asi alguna vez.. no es agradable, pero enfin, no podemos cambiar las reglas.

    Y de tus frases que decir, es que me encanta todas. Tienes un ingenio inagotable.

    Muchos besos de tu ya olvidad amiga de Barcelona
    :)

    ResponderEliminar
  2. Hay balas que no pueden pararse, de todas formas, ninguna historia está escrita.
    Las mentiras suelen venir de pronto y sin avisar, te pillan desprevenido y/o te sobresaltan.
    El problema es cuando uno no está acostumbrado... o cuando las cazas al vuelo y ya todas te parecen mentiras...

    Pobre... pobre corazón...

    Yo también bebo lágrimas, aunque se me atragantan =)

    besos!!!

    ResponderEliminar
  3. La realidad es que los dos (se) han terminado.

    Un beso!

    ResponderEliminar