Pride, Fury and Hatred

Su corazón se rompía por enésima vez, convirtiéndose en añicos entre sus dedos, escapándose y cayendo en dirección al suelo.
¿De qué le servían las apariencias cuando estaba solo en la oscuridad?
Solo otra vez... No podía evitar pensar así. El silencio atronador destrozaba sus tímpanos, mientras realidad y recuerdo se fundían, mostrándole los rostros de su presente riéndose con malicia y señalándole con el dedo.
Quiso decir que lo sentía, que sentía existir, respirar, que sentía ser como era, pero las lágrimas ahogaban sus palabras antes de llegar a su garganta.
No pudo evitarlo, estaba triste. No importaba, se le pasaría, porque siempre se le pasaba. En cuanto un rayo de sol se colase por las rendijas de la ventana, delatando su existencia, recuperaría la sonrisa y su corazón se reconstruiría, dispuesto a caerse cuando los ojos durmiesen, pero quedaba una larga noche por delante y las lágrimas que no conseguían surgir le asfixiaban.
Se tapó la cara con las manos. Dios, qué asco daba, autocompadeciéndose de aquella forma.
Por primera vez, Furia, Orgullo y Odio tomaban el relevo, y arrastraban en su implacable movimiento todo sentimiento que encontraban.
Una única lágrima salió de sus ojos, una sola, cargada de recuerdos que nunca quiso tener, y las puertas de su corazón se cerraron con un lastimero crujido.
No era lo suficientemente fuerte para afrontar el mundo, pero eso solo lo sabrían las paredes de su maltrecho órgano, detenido súbita y definitivamente.
Por ahora aún era una apariencia, una imagen. Era una ilusión. Pero aquello cambiaría.
Si era débil, se volvería fuerte, y aplastaría todo lo que tratase de impedírselo.
Con el tiempo, tras reforzarlo todo a fondo, volvió a abrir las puertas de su corazón. Muchas cosas entraron, tratando de destrozarlo todo a su paso, encontrando que ahora era demasiado fuerte. También entró, sigiloso y mortal, el amor y, con fingida cortesía y falsa sonrisa, le invitó a acomodarse en lo más profundo, en la cama de clavos. Si pretendía quedarse, no iba a ser él quien sufriera su presencia.
Los sentimientos desistieron, agotados, y quedaron esparcidos por el suelo. No podían hacerle daño. Antes sí, pero cubría los daños con su máscara de hielo. Ahora sus ataques resbalaban sobre la superficie marmórea de su corazón sin arañarlo.
Furia, Odio y Orgullo le acompañaron en su paseo triunfal entre los pobres sentimientos muertos que habían quedado desperdigados por todas partes, riéndose con él.
Ya no estaba solo: Soledad había huido la primera.

Ains, esto lo escribí ayer. Será una caca, porque la inspiración la tenía bajo cero, pero ahora tampoco tengo muchas ganas de pensar xD

'-Tú le quieres. ¿Por qué te callas?
-Por miedo. Sabes lo que me duele tenerlo como amigo; ¿te imaginas cómo sería no tenerlo siquiera?'

5 comentarios:

  1. Hoy la conversación me ha matado. En el momento en que pensaba que él era un poco mi amigo, sentí eso. Y de hecho, también escribí algo parecido, en serio xD
    Y lo de una caca... ¬¬
    Eh, perdona, pero no te das cuenta de lo bien que escribes?
    Dios, voy a enfadarme un día de estos, en serio te lo digo!
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. La soledad y la furia casi siempre vienen mezcladas. Y hacerse débil o fuerte siempre depende de cómo quiera convivir uno con Soledad.

    A veces es más secillo dejarse caer sobre una cama y llorar hasta ahogarse para luego resurgir (o no)... otras veces es preferible endurecerse hasta el punto de que los ojos dejen de brillar.

    Congelarse... congelarse es lo mejor...
    Pero luego hay que correr el riesgo de un desprendimiento repentino.

    ^^

    Escribes muy bien, estoy de acuerdo con Smily.

    Otro beso para ti ^^

    ResponderEliminar
  3. cuanta fuerza que se trae este blog.
    volvere a leerte con detenimiento.
    un saludo en lalejania.

    ResponderEliminar
  4. Cielooo! Qué alegría volver a verte por aquí. realmente sé que volviste hace un par de días o así pero he estado tan vaga/ocupada que no he podido pasarme. Pero me alegra que vuelvas a escribir a diario. Dice que no tiene inspiración... la madre que te... jajaja :)

    Bueno, el martes vuelves a clase?? uf qué palo, yo vuelvo el día 19 JOJOJO esta vez te gano yo :P

    Por cierto, qué tal todo en Asturias?
    Un besazo enormeee Carloss=)

    ResponderEliminar
  5. me gusto tu blog,te sigo.
    Pasate por el mio, y si te gusta seguime.
    un besoo

    ResponderEliminar