She was still a princess

Y como cada mañana, se ponía frente al espejo, se arreglaba el pelo y se repetía que era una princesa. Que, simplemente, su príncipe aún no se había dignado a aparecer.
Pero aquella fiesta constante que era su vida, llena de apariencias, lujos y excesos, siempre en marcha para celebrar a gusto su llegada, duraba ya demasiados años y empezaba a sentirse cansada de dejarse caer cada noche en los brazos de alguno de aquellos hidalgos con aire de grandes señores, que le prometían la luna y las estrellas mientras ella fingiera que su corazón no estaba jugado a una sola carta desde el comienzo.
Siempre decía lo mismo, siempre se prometía que no esperaría una noche más. Que aquel día, al contrario que los anteriores, recuperaría su corazón de donde quisiera estar y se lo entregaría al primero que quisiera hacerla feliz.
Y su corazón, como queriendo llevarle la contraria, nunca volvía. Se quedaba colgado de aquella estrella posiblemente inexistente, burlándose de ella y recordándole que estaba enamorada del protagonista de un cuento de hadas.
Pero a ella aquello le daba igual porque, como cada mañana, al mirarse en el espejo seguía reconociendo en su reflejo a la princesa que siempre fue aunque nadie lo notase.

Nos libramos del examen de sociales, porque olvidó las fotocopia (H). Para que luego digan que los martes y trece dan mala suerte... Já!

'-Digamos que me importas, que te quiero. ¿Qué importa eso? ¿Cambia algo? ¿Vas a corresponderme tú por ello? No, ¿verdad? Entonces, ¿de qué me sirve decírtelo? Y no vale responder que para romperme un poco más el corazón, porque eso es evidente'

5 comentarios:

  1. A lo mejor no es una princesa, sino una guerrera que en lugar de esperar sentada mientras se peina una y otra vez debería levantarse y vivir (:

    ResponderEliminar
  2. Pues es una princesa digna de admirar :)
    En serio, deja de matarme con las conversacioneesss (bueno, esta vez monólogo). Son... buff... es que además me siento muy identificada...
    Por cierto, te he mandado un mail (lo digo por ver si lo recibes, como me dijiste eso del problema y tal...)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Las princesas siempre esperan ser salvadas... ella no lo hacía. Tal vez tuviera alma de princesa pero su corazón fugitivo era el de toda una luchadora.
    A veces yo también me quedo esperando a que alguien caiga del cielo, pero pronto me siento estúpida y dejo de esperar... y mi corazón se queda colgando del colchón esperando ser visto.

    Tuviste suerte, sí xDD

    El final increíble, como siempre.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Si todo el mundo dice que escribes genial, es porque escribes genial! jajaja no le des más vueltas xDD

    Jajaja y si, los BL que te mandé son largos xD ... es lo malo que tiene el que no saquen Lemon en las librerías que las fanáticas como yo perdemos dioctrías a cada BL que leemos xD jajajaja


    Gran actualización *_*!!

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  5. ¿No importa nada de nada?

    Jo... A veces, en el momento menos esperado, resulta que sí, que un "me importa" cambia las cosas...

    (Bueno, ya me he actualizado en tu blog, que he estado unos días desaparecida. Si tienes activada la notificación de comentarios en tu correo, espero no haberte saturado "de mí" :$)


    ¡Besos!

    ResponderEliminar