El primer golpe duele más si es inesperado

El mundo, desde muy pronto, le mostró su cara más amable, la más dulce.
Le enseñó que todo lo que quería lo conseguiría, que podría llegar a ser lo que quisiera, que, si ella lo deseaba, el tiempo se pararía en seco para no dejarla abandonada.
Y ella, como cualquier otra, se dejó mimar. Se tiró de cabeza a la pequeña piscina que su vida parecía ser, y dejó que el agua la meciese suavemente.
Pero, con el tiempo, sus ambiciones fueron más allá. Veía, a lo lejos, el enorme océano, sus olas, y los cientos de miles de seres humanos que jugaban en la arena y en el agua.
Y llegó la necesidad de ir allí, y su cuerpo perdió estabilidad, empezando a hundirse.
El pequeño mundo en el que vivía empezó a resquebrajarse, y la tormenta, la primera que veía en su vida, apareció en su cielo azul.
Caían dudas, miedos, indecisiones, caía soledad contenida, ilusiones apagadas y sueños nunca imaginados.
Como pudo, salió de la piscina y se quedó allí, tiritando, viendo como todo su mundo terminaba de caerse. Y volvía a mirar al horizonte, a aquel gran océano que parecía ser la única dirección posible. Pero ahora lo miraba con miedo.
Qué ironía; volverse hidrofóbica estando rodeada de agua.

Buenas =D Apenas tengo deberes (8) Por fin puedo relajarme, por Dios. Aunque en gimnasia siguen empeñados en que aprenda baloncesto... Que me dejen en paz o se preparen para una muerte lenta y dolorosa ÒuÓ

'-Digamos que enamorarse es como tirarte de un avión; puedes tirarte de cabeza, tropezar o que te empujen. Pero, aunque abras el paracaídas, acabarás cayendo al suelo sin remedio.
-¿Qué quieres decir?
-Que por mucho que te repitas que no la quieres, la leche te la meterás de todas formas'

5 comentarios:

  1. Muy cierto el diálogo.
    Respecto al texto me ha recordado a algo que escribí en otro día (sí, ya estamos otra vez xD) en realidad no demasiado, pero en Literatura Universal estamos haciendo una historia encadenada, me tocó empezar, e hice un prólogo un tanto extraño en el que, algunas de las cosas de las que se hablaban era sobre las caras que mostraba el munod :)
    ¡Un besazo!
    PD: Esta semana pierdo bastantes clases y no vamos a hacer nada porque se van de viaje de 4º... TOMAAAA, chínchateee XD

    ResponderEliminar
  2. Sí, la leche te la llevas fijo, pero luchar tampoco es que tenga demasiado sentido. Es como... como... llevarle la contraria al océano montado en un velero de papel.
    Se le tiene miedo al mar por su furia repentina, y no al amor por su doble cara hasta que nos parte el corazón en trocitos pequeños.
    Nos redondea como si fuésemos piedras siendo solamente mantequilla. ¡Y no se disculpa!
    Si es que... tirarse a las piscinas de cabeza tiene sus consecuencias: no sabes dónde está el fondo.

    Y nuestro mundo se cae como si un huracán soplase a un castillo de naipes.
    Nosotros no somos más que una carta.

    Lo peor de todo más que nos pase, nunca nos lo esperamos ^^
    Gracias por tus palabras.
    Sí, yo lo intento!
    Muackis!

    ResponderEliminar
  3. Cuanto más leo este blog, más me gusta :)
    Te agrego. ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  4. la quiero.. aunque eso signifique darme la mayor ostia de toda mi vida..

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, una ironía que además llega a ser la mayor angustia de ella... Cuando creemos que todo es perfecto, nos damos cuenta de que no tenemos nada para pensar eso.

    Yo pienso que si alguien no se ha dado una leche por amor es su vida, tendría que ir haciendose a la idea para cuando se enamore...

    Tu tranquilo, el baloncesto no es tan difícil, pero si no sale no sale... asi que piensa que dentro de poco cambiareis de deporte para practicar en ginmasia. jajajaja

    Un besooou :)

    ResponderEliminar