The end

¿Conoces esa sensación? Esa de que todo se ha acabado, de que ya no hay vuelta atrás.
En ese momento, en el que todo se derrumba a tu alrededor a la velocidad del sonido, puedes contemplar el tiempo detenerse.
Puedes ver cada recuerdo desaparecer en la vorágine del olvido, cada emoción rompiéndose contra el suelo como una taza de porcelana. Tu pasado reducido a escombros.
Así que dime, ¿conoces esa sensación? Cuando caminas por lo que solía ser tu vida y te das cuenta de que todo ha cambiado.
Corres por las calles en las que vivían tus ilusiones, tus sueños de futuro, buscando un resquicio de realidad que se mantenga en su sitio. Si ya has pasado alguna vez por esto, seguro que sabes que no encontrarás nada; también sabrás que vas a seguir intentándolo a pesar de todo.
El FIN, y lo digo con mayúsculas, de cualquier cosa es como un terremoto, y el ser humano aún no ha conseguido crear una vida a prueba de bombas.
Y ahora, tras mucho hablar solo, como suele pasar cada vez que hablo contigo, volveré a decirte que te echo de menos. Y que, por favor, no vuelvas a pasarte por mi vida.

Cuando descubres los vergonzosos secretos de un profesor, te das cuenta de lo bueno que podrías ser si te metieses en la CIA :D PD. ¿A que pensabáis que iba a abandonar blogger por el título de la entrada? xD

'-Diría que te mereces ser feliz, pero sabes que no me gusta mentir.
-¿Eso quiere decir que no me vas a desear buena suerte?
-No, claro que no. Te la desearé y pienso hacer todo lo posible para que seas feliz. Eres la persona a la que más he querido, y eso no puedo cambiarlo. Pero, sinceramente, no te lo mereces'

5 comentarios:

  1. Sí, la conozco, y hoy más de lo que me gustaría. Me debo tomar una pausa, un respiro de toda emoción para intentar volar luego. Repetir la hazaña sin intención de caerme.
    Todos hemos sentido alguna vez esa sensación.
    Pasear por jardines vacíos de la rebosante esperanza que antes los pintaba de verde con las motitas coloradas de las rosas de nuestros sueños. Frágiles. Y luego llega un invierno helado, cubriéndolos con la oscura manta de la decepción.
    Y nos dedicamos a coleccionar derrotas y sonrisas fingidas, esperando a que llegue una de verdad y rogando que no se nos borre.

    Ojala tuviera una cerilla..

    Nah ^^
    Gracias por el saco, me hará falta en las tardes que estaré ausente.
    Espero que te cuides y sigas taaan genio ^^

    La conversación me sacó una sonrisa grande. Te dibujo otra ^^

    ResponderEliminar
  2. ...a mí tambien me sienta igual de mal la siesta...
    :P

    1 12 bk

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, me he asustado. Menos mal que he comenzado a leer desde blogger, mientras cargaba tu blog, y he visto que no era así ¬¬
    Texto magnífico,, como siempre.
    Puedes ver cada recuerdo desaparecer en la vorágine del olvido, cada emoción rompiéndose contra el suelo como una taza de porcelana. Tu pasado reducido a escombros.
    Eres mi ídolo *___*
    Y respecto al diálogo. Es cierto, hay gente que no se merece ser feliz, pero no podemos evitar desearle suerte...
    Y.. ¿qué has descubierto del profesor? xD
    Por cierto, sí, lo de Lanzadera de ilusiones semi autobiográfico ^^

    ResponderEliminar
  4. El diálogo me ha llegado... He pensado eso muchas veces.

    Besos de una desaparecida xD.

    ResponderEliminar