No dudes de que volveré a tirarme de cabeza para salvarte de un fingido ahogamiento (sí, lo sabía)

Y el orgullo te atenaza la garganta, las lágrimas se congelan en tus ojos, el estómago se te encoge y tu corazón se ve aplastado por la lógica.
Intentas hablar, pero las palabras que salen de tu boca no son el "te quiero" que habías ideado, sino un "¿Qué hay?" más que añadir a la lista de intentos de confesar lo que tu corazón siente.
El miedo al dolor ha vuelto a ganar esta batalla, igual que ganará la siguiente y la de después.
Y la respuesta, carente de toda maldad, te atraviesa el corazón de lado a lado.
Es pura inocencia, lo sabes. No puedes pretender que nadie adivine que tras un ¿Qué hay? se esconde un Te quiero, y no lo dudas.
Pero el dolor no se va, y la lógica que te destrozó el corazón con sus mejores intenciones no consigue reconstruirlo.
Y lo más triste es que, si en ese momento te diesen a elegir, preferirías seguir dándote esos cientos de golpes a diario con tal de no alejarte de ese alguien que, aún sin saberlo, es la única razón que hace que te levantes al amanecer.

Buenos jueves, pequeños seres producto de mi imaginación ^^ Sí, estoy mal de la cabeza, ¿alguien lo dudaba? :D Por cierto, ¿no mola el título un pegote? xD

'-Un chiste: "No juguéis con Fuego... Y Fuego se quedó solo".
-¿Autobiográfico?
-Hasta la última letra...'

5 comentarios:

  1. Como siempre digo, cuando se te atraganten las palabras, vomítalas. Sí sí, es mi filosofía, si no puedes hablar porque te da miedo lo que digan, escríbelo... muchos ni si quiera saben interpretar el lamento de los poemas que no cierran.

    El orgullo, al final, no sirve para nada... bueno sí, para fastidiar cuando es excesivo y para que duela más si te lo hieren... lo que yo digo, para nada útil...
    Pero somo seres complejos, nos limitamos a hacer lo que más fácil se presenta para las situaciones complicadas y cuando todo es fácil tendemos a complicarlo.
    A veces hay quien lee cosas raras en los "¿qué hay?" y cuando dices "te quiero" huyen despavoridos... La vida esta, que está llena de... hmm... eso.

    Lo más triste o lo más real. Levantarte por alguien que ignora la importancia que tiene para ti... y por el que te llevas hostias sin parar.

    Muy bonito, y soy imparcial ¬¬
    me gusta porque me gusta, para deprimente yo xDD

    Te cuidas? Besitoss

    ResponderEliminar
  2. Sueles dejarme sin palabras normalmente, deja ya de escribir tan bien, que ya me quedo sin cosas que decirte!! Que luego dices que soy pelota, pero es la pura realidad, son geniales todos tus relatos...
    El chiste ese siempre me ha gustado (vale sí, yo me río con los chistes más tontos como el de un pollito levanta una pata levanta la otra y se cae, estuve llorando de risa una semana... xD)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. A veces, quitarnos la coraza y sufrir ese dolor al que tanto miedo tenemos es la única forma que hay para curarse de él.
    Es como las fobias.
    Se supone que hay que convivir con ellas, enfrentarse a ellas, para superarlas. (Aunque tengo que admitir que yo no haría eso con mi fobia ni sabiendo que es por mi propio bien xD)

    Un beso muy grande Carlos ^^

    ResponderEliminar
  4. Esa sensación de planear decir algo y luego, en el momento de la verdad, decir todo lo contrario... Sí, la conozco...

    El título es muy bueno :)

    Tienes un premio en mi blog, por si quieres pasar a recogerlo...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. sí, sí, sí que mola un pegote jajajaja
    la verdad es que existen muchos amores de esos, amores tan perfectamente imaginados que es inevitable pensar que podría fallar algo si se confesase. Aunque siempre quieres pero es imposible.

    buen chiste jaja
    un besito corasón:)

    ResponderEliminar