Adiós

Caminaba entre luces de neón, pero manteniéndose siempre a la sombra para no ser visto.
Con el corazón en una caja de cristal, se disponía a entregarlo definitivamente al vacío.
Cuando te conoció ya renunció a su razón por quererte; ahora que no estás, renuncia a su corazón para olvidarte.
Sabe que nadie tiene la culpa, que no fue decisión tuya partir y que el dolor es compartido, pero a pesar de todo no se ve capaz de seguir adelante con el peso de tu amor descomponiéndose en su interior.
Y, por última vez, le dedica una mirada a su corazón. Aún quedan tejidos congelados que ni siquiera tú fuiste capaz de fundir, y quedan también oscuros secretos que nunca piensa compartir. Quedan en él amor, alegría e ilusiones, y queda en el su inocencia.
El abismo lo consumirá todo, se lo quitará de encima, se llevará lejos el infecto dolor del amor muerto.
Y al hacerlo, sabe que se quedará vacío y que solo la soledad y el dolor se dignarán a hacerle compañía durante el resto de su camino. Sabe que nadie le reconocerá como un igual, que no volverá a estar cerca de nadie.
Lo sabe y, a pesar de todo, decide renunciar a su corazón, que está empapado de tu esencia hasta la última célula. Con tal de renunciar a tu recuerdo, es capaz de renunciar a su vida entera.
Antes de dejar caer su corazón al vacío, rebusca en su bolsillo y saca el pedazo de papel viejo con tu esquela, uniéndolo al montón de cosas que le atan a ti, y saca hasta la última lágrima con tu nombre de sus ojos.
Te has ido y no volverás, pero esa realidad dejará de ser dolorosa cuando se deshaga de su corazón, y sería necesario un milagro para detenerle. Y, en este cuento, el hada madrina había salido a divertirse con el resto del mundo.

Ains... Dios, últimamente ando bajo de energía. Y, cuando digo bajo, digo nulo -_- En fin... Mañana mismo, recoger las notas y dentista; pasado, largarme a Asturias (hasta el 1 no tendré internet, calculo). A veces da pereza incluso estar de vacaciones

'-Dolor y alegría; amor y odio; verdad y mentira. Son distintas caras de la misma moneda, y al final, para bien o para mal, el resultado acaba cambiando.
-Pues me enfrentaré al azar para que nunca se nos escape la ilusión'

9 comentarios:

  1. Nunca lo he experimentado y espero no hacerlo jamás, pero comprendo que a veces el dolor pueda ser tan intenso que uno prefiera ser un fantasma, un cascarón vacío, a un recipiente de amargura sin remedio.
    El amor debería de hacernos felices.
    Y anda, ¡no te me quejes de las vacaciones! xD
    Descansa y aprovecha para inflamar tu inspiración y traernos cosas nuevas cuando tengas Internet.

    Un beso enorme ^^

    ResponderEliminar
  2. Cuando te conoció ya renunció a su razón por quererte; ahora que no estás, renuncia a su corazón para olvidarte
    Fascinante, como siempre *___* El relato es precioso, en serio. Buff,... impresionante, no tengo palabras.
    Y la última frase del diálogo... me ha recorrido un escalofrío al leerlo *___*
    Bueno, no pierdes casi ningún día de internet (y más te vale) xDD
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Precioso todo lo que has escrito, como siempre. Me ha gustado especialmente la frase que también destaca Smily.

    Arriba ese ánimo y disfruta. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. La frase que comentan por ahí arriba es super bonita (:
    Sigo sin entender como lo haces para poder actualizar casi todos los días, con cosas tan preciosas y en dos blogs además OwO
    Aunque sigo pensando que un poco de optimismo no vendría nada mal ^^

    Un beso! que te lo pases bien por aquellos lares

    ResponderEliminar
  5. No me gustan las despedidas, supongo que porque nunca me acostumbro a decir adiós para siempre. Porque siempre es un término demasiado grande. Eterno. Y no creo en lo eterno.
    Lo más complicado cuando se deja caer al corazón en ese pozo oscuro y sin fondo que es el "nunca más", es que dentro de nuestro corazón guardamos muchísimas cosas que pueden perderse para siempre.
    El corazón (en sentido figurado) es como una pequeña caja de Pandora, que mueve los hilos del mundo que construimos por y para nosotros mismos, donde se cuelan esos molestos sentimientos que a menudo nos ciegan y otras veces nos hacen querer olvidar todo de una vez por todas.
    Recordar los recuerdos nos duele, y perderlos nos duele también. Por eso es tan difícil abandonar las cosas a su suerte diciendo adiós. Porque decidir que algo será un simple recuerdo implica que lo olvidarás y sólo quedará el vacío o lo recordarás demasiado y acabarás haciéndote daño, única prueba de que una vez estuvo.

    Creo que me estoy rayando mucho, pero es culpa de la entrada, que me hace ponerme filosófica xD

    ^^ Me gustan tus comentarios así que no digas que son raros.
    Pasa unas buenas vacaciones estresantes, que Asturias es preciosa.
    Un beso grande Carlos!

    ResponderEliminar
  6. -Dolor y alegría; amor y odio; verdad y mentira. Son distintas caras de la misma moneda, y al final, para bien o para mal, el resultado acaba cambiando.
    -Pues me enfrentaré al azar para que nunca se nos escape la ilusión'
    o.o Me encanta.
    Suerte con las notas,suerte en el dentista,suerte en Asturias.Hace bien poder hasta tener fiaca de las vacaciones.
    Por mi parte no las veo hasta de dentro de tres semanas y son las de invierno ¬¬
    XD
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Jaja, sí, Carlos, nos entró la risa. De hecho, estuvimos una hora de reloj (no te exagero) hasta que pudimos empezar a grabar. Leíamos una frase y nos reíamos. Y al final, es que había cachos que de tanto repetirlos nos daba más la risa, así que cortábamos en ese momento, pero se notaba que íbamos a empezar a reírnos xD
    Me alegra verte por allí, :)

    ResponderEliminar
  8. "Cuando te conoció ya renunció a su razón por quererte; ahora que no estás, renuncia a su corazón para olvidarte."

    Hermosas palabras...y tienes toda la razón...

    MoonLight =)

    ResponderEliminar