Antagonist (once again)

Me encanta cuando finges que las cosas no te duelen, y los ojos se te ponen llorosos y te excusas en tu alergia.
Me encanta hacerte daño, hacer que me odies por un segundo y, acto seguido, dedicarte una sonrisa y que tú vuelvas arrastrándote suplicando que te quiera.
Me encanta ser el malo de esta historia, el idiota entre los dos, el que no tiene corazón. El que, en definitiva, carga las pistolas y tiene el gatillo sensible.
Siéndolo, de mí ya no se espera nada.
Porque, y que esto quede entre tú y yo, al principio no pretendía hacerte daño y me consumía la alegría tratando de hacerte feliz.
Seamos sinceros, ¿por qué anteponer la felicidad de la persona más depresiva que hay en este mundo a la mía propia?
Prefiero, y esto va a sonar muy egoísta, prefiero que te duela. Que te duela y aprendas de una vez la lección.
No sé de qué mundo de fantasías has salido, pero ten claro que la realidad no es lo que conoces. Y quizá, si un día consigues curarte y arreglar tu corazón tan imperfecto, puede que te haga un hueco en el mío.

Sigo de antagonista. Estoy haciendo un experimento: si he conseguido que la gente se identifique con mis víctimas, ¿podré hacerlo también con los cabrones que crean víctimas? =D

'-No puedes ser feliz si esa felicidad se basa en mentiras.
-¿Lo has intentado alguna vez?
-Tantas, que perdí mi corazón en el intento'

3 comentarios:

  1. qué experimentos más raros!! no sé yo, la empatía no es la misma en uno y otro caso, creo...
    feliz tardeee!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta hacer de antagonista de vez en cuando. Es más divertido, más atractivo, se te pegua rápido el papel del malo de la película, o al menos a mí xD

    besos!

    ResponderEliminar
  3. Pufff... de momento tu experimento no ha hecho que yo me sienta identificada en ese papel, pero me gusta estos cambios, pues parece que produce morbo y todo.

    Joer Carlos, qué hábil eres. No lo he dicho, pero sí, el nombre del grupo era ese. Bueno en realidad es: Amigos del zarangollo. Pero vamos, que veo que ya me vas conociendo, y eso me alegra:)

    la verdad es que sí eh, los profesores no son conscientes de que no estan ellos solos poniendo exámenes! Pues ya es hora de que estén alerta... jajaja

    Un besoteee pequeño gran escritor:)

    ResponderEliminar