El malo de esta historia

Podría mentirte.
Quizá así las cosas se nivelarían un poco entre nosotros, ¿no?
Podría decirte que te quiero, en el sentido dulce de la palabra, y no en ese sentido cargado de pasión que tiene comúnmente cuando sale de mis labios; podría también decir que eres el eje de mi vida, y que sin ti nada merece la pena, y seguir mintiéndote hasta que tu cuerpo dependiese completamente de mi corazón y no del tuyo.
Y, entonces, podría dejarte caer. Podría, por pura diversión, subirte hasta la más alta de las estrellas de este cielo y luego dejarte caer, cronometrando la caída.
Creo que sería divertido. Cruel también, pero ya tengo aceptado que, haga lo que haga, soy el antagonista de esta historia. Ya que estoy, al menos interpretaré bien el papel.
Pero una cosa te digo, y más te vale escucharme (¿que mi voz suena extraña? Eso es porque hace tiempo que me oyes pero no me escuchas): nadie en este mundo merece la pena. Ni tú, ni yo, ni nadie. Acepta que santos hay muy pocos, y los que hay lo son solo en apariencia.
Así que deja de verlo todo en blanco y negro, o juro volverme lo suficientemente oscuro como para contaminar tu impoluta perfección.
Y a partir de ese momento, ten muy claro que no podrías volver a sonreír sin que un trozo de tu corazón se cayese al suelo muerto.

Dios, hoy tengo la inspiración en números rojos (curiosa coincidencia que hoy toque la letra roja). Si supieséis lo que me ha costado escribir esta caca de aquí arriba... TT_TT (PD. Hey, hoy escribo como si fuera el malo feliz y no el bueno deprimido =D)

'-Deja de decir que me quieres.
-¿O qué?
-O te haré tan feliz que la caída desde tan alto te romperá hasta el último hueso'

4 comentarios:

  1. de malo feliz estás muy bien :))) jejeje besotessss

    ResponderEliminar
  2. Pues si esto es sin inspirarte...
    Dios, eres increíble.
    Y, por desgracia, hay mucha gente como la de tu relato.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Entonces, permíteme decirte que el papel de malo feliz te sienta bien :)
    Y es verdad que nadie vale la pena, qué se le va a hacer...

    ResponderEliminar
  4. ¿que mi voz suena extraña? Eso es porque hace tiempo que me oyes pero no me escuchas
    Esto es lo que más me ha gustado. Aunque la última no se queda atrás. Qué le vamos a hacer, siempre me han gustado los relatos de antagonistas...

    Un beso ;)

    ResponderEliminar