Fish memory

Quizá sea verdad.
Quizá, pretendiendo alejarme del mundo, me alejé de mi pasado y me construí uno nuevo.
Pensé que sería más fácil, y al principio fue así. Sí, mis ojos se apagaron y mis sonrisas dejaron de ser sinceras, pero al menos no me dolía al respirar ni me pesaban los sentimientos a la espalda.
Desde entonces, sin embargo, las cosas han dejado de ser divertidas progresivamente.
Ahora me cuesta hasta recordar un instante cualquiera de hace uno o dos años, no digamos ya de mi infancia. Los rostros de mi pasado se han deformado en mi memoria, y a veces me sorprendo mirando fotos durante horas, preguntándome quiénes serán los pequeños que aparecen en ellas.
La cabeza me juega malas pasadas, me mareo, me caigo, o me quedo embobado durante horas mirando al infinito, como buscando la respuesta a una pregunta que ni siquiera he formulado. Ya apenas puedo dormir, acosado por sueños vacíos de pasados moribundos que, definitivamente, no puedo considerar míos. Me revuelvo, envuelto en sábanas empalagosamente cálidas que huelen a nada, muriéndome de frío en lo más profundo del infierno. Salgo a la calle con sudadera en pleno julio, o en manga corta en diciembre, y mi cuerpo, estable, niega las temperaturas que el termómetro marca.
Se me escapan los segundos, los minutos y horas, el tiempo se pierde en una enorme vorágine oscura y me deja con la amarga sensación de que no podré recuperarlo nunca, sin importar cuán rápido camine, tratando de ahorrar algún precioso segundo que, al final, siempre acaba cayendo al agujero.
Quiero llorar y, literalmente, no puedo; deseo enamorarme, pero mi corazón consume el sentimiento; ansío volver a confiar, pero la realidad no deja de ser cruel y destructiva. Y ni siquiera puedo sentir envidia de aquellos que lo ven todo en rosa, pues pronto veo que, mientras ellos caminan con los ojos cerrados, caen una y otra vez.
Durante un instante, siento la imperiosa necesidad de sentir algo, pero el instante que le sigue proclama que el anterior nunca existió, y mi memoria, corrompida por las promesas de no cargar con recuerdos dolorosos proferidas por mi corazón de hielo, le cree.
No importa cuántos años me queden. No importa si vivo hasta los cincuenta, los cien o los tres mil. Si solo recuerdo un mes de mi vida, no se me quitará de encima la sensación de estar muriendo joven.

Buenas de nuevo :D Hoy he ido al insti a entregar un trabajo extra para tener 0'5 más en la nota de lengua, y de paso he visto mi examen de lengua (un 9, no está tan mal, teniendo en cuenta la poca atención que le presté). Y... Y bueno, que en ocho días me largo a Asturias, pero esta vez tengo internete todo el verano ^_^

'-Dicen que murió de pena.
-Eso es imposible; nadie puede morir de pena en este mundo, o la raza humana se habría extinguido hace milenios'

8 comentarios:

  1. Dios, qué bien lo has explicado. Yo tuve una temporada en la que me sentí así y es horrible :( Gracias al cielo uno termina avanzando...

    Jajaja, un 9, ¿mal? Qué vaaaaa... eso es una vergüenza hombre, claro está jaja ¡Pásatelo bien por el norte! :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. -Dicen que murió de pena.
    -Eso es imposible; nadie puede morir de pena en este mundo, o la raza humana se habría extinguido hace milenios'
    Me encanta.
    Nueve no esta tan mal!? Esta más que bien!
    jajaja
    suerte en Asturias
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Crear mundos aparte es una de mis especialidades. Me temo que ya me acostumbré a mirar como a extraños a aquellos años que no hace tanto que dejaron su granito de arena en este extraño castillo en que me estoy configurando (vaya una cutrez de metáfora).

    El caso es que, es malísimo refugiarse, tanto solamente en emociones como en la inexistencia de estas. No me preguntes por qué porque no tengo ni la más remota idea xD Pero es fácil encontrarse llorando un tiempo que ni siquiera estas seguro de que pasó.
    Y cuando algunos hacen la gracia a esos dolores de cabeza diciendo que vayas a un médico, te entran ganas de darles un puntapié. Y ni siquiera estas seguro de por qué no lo has hecho xD

    El tiempo no se esfuma así como así. O se malgasta, o perdemos su rumbo y no sabemos si pasa. El mejor guía nunca será un reloj de pared. Mejor contar con las puestas de sol si el insomnio acompaña.

    Me interrumpió una punzada de melancolía en las sienes al leer la entrada de hoy. Entre lo sensible que estoy y lo cínica que dicen me estoy volviendo acabaré haciendo un cóctel muy curioso y ya verás que poesía me saldrá... MUAHAHAHAHAHHA...
    Bueno, ya vale, antes de delirar te felicito. Gran entrada. Pero no sé si se habría extinguido. Hay ratas que ni siquiera saben sentir pena.

    Un millón de besos de colores varios.!!^^

    ResponderEliminar
  4. Dios, el diálogo creo que es uno de los mejores (acaso es posible que te superes a ti mismo?
    Y bueno, la entrada también es... buffffff.... fffff... y se me van a gastar las efes xDD
    ¿Un 9? Qué poquita vergüenza... xD

    ResponderEliminar
  5. Últimamente no me apetece nada leer, quizá porque estos meses me he tragado más letras que en toda mi vida junta, pero joder, es entrar en tu blog y se me olvidan todos mis prejuicios contra la lectura xD
    Los diálogos de las últimas entradas son... no sé ni cómo describirlos, el que no me ha hecho sonreir me ha puesto la carne de gallina, así que imagínate...
    A todo esto, me alegro que te gustara la historia de Lola, y no sé quién coño me ganó (xD vale, me jode, lo reconozco) porque no he tenido el placer de leerlo (tengo que bajar estos humos...)
    Ah, y ayer me dijeron la nota de selectividad. Tengo un 10,9 sobre 14, lo que equivale a poco menos de un 8, pero estoy contenta y además puedo hacer todas las carreras que me apetecían. En el último momento he decidido abandonar psicología y me voy a meter por filología hispánica (aunque ahora le han cambiado el nombre), yo creo que esa carrera también te vendría que ni pintada, plantéatelo, al menos en la atónoma de madrid las asignaturas son (L)
    Bueno, dejo de darte el coñazo y me voy a dormir, que tengo mucho sueño atrasado...
    Ya sé que no lo vas a hacer, pero tengo que pedirte, o que ordenarte, que no dejes nunca de escribir.

    ResponderEliminar
  6. P.D: La palabra a verificar para publicar el comentario era SEXYS xDDDDD (tenía que decirlo)

    ResponderEliminar
  7. La conversación del final me encanta, porque está cargada de razón.
    Nuestro mundo es un lugar donde a menudo suceden hechos por los que deberíamos llorar y gritar. Tal vez la indiferencia alarmante del ser humano ante las tragedias que se viven a diario no sea más que un método de defensa para, como tú dices, no morir de pena y extinguirnos.

    Un besazo Carlos.

    ResponderEliminar
  8. Ay, ya lo dije la otra vez, pero... ¡quiero ir a Asturias! ^^

    Muack, espero que lo disfrutes :D

    ResponderEliminar