Golden cage

Sabiendo que su corazón no se despertaría, ni para bien ni para mal, te dejó entrar.
Él no iba a sentir dolor ni alegría por tenerte cerca, pero sabía que arrebatarle tu sonrisa al mundo por no dejarte ser feliz sería el motivo de su muerte.
Así que te dejó entrar y te siguió el juego; te dijo que te quería cada vez que se lo pediste, fue amable contigo, fue cariñoso. Fue la mejor persona de la que te habías enamorado, y solo por eso decidiste quedarte cerca de él, a pesar de que estoy convencido de que sabías que no te quería. Por la forma en que le mirabas, como si estuviese a varios kilómetros de distancia, se notaba que no lo sentías tan cerca como ansiabas.
El amor se te acabó; en cierto momento, sus caricias ya no te hacían estremecer, sus miradas no te paralizaban, sus besos ya no sabían a paraíso. Sí, se te acabó el amor, y con él se fue todo el que había en la relación.
Pero no te fuiste. Te quedaste a su lado, sin saber muy bien por qué, respondiendo a sus besos fingidos con pasión falsa, dibujando sonrisas frágiles para convencerle de que aún le querías.
Creo que te acostumbraste demasiado a su presencia, que tu corazón se quedó pegado al hielo del suyo y, al final, el frío miedo a no encontrar a alguien como él congeló también tu corazón.
Así que ahora vais por la calle cogidos de la mano, compartiendo a mordiscos retazos de alegría del pasado; no hay nada que os una, pero seguís atados con cadenas.
Como dos pájaros en una jaula de oro con la puerta abierta de par en par.

Ayer no actualicé porque estuve en casa de mi tía. Una tarde divertida, tras la cual debo haber engordado un par de kilos. Bah, me da igual; la operación bikini para otros, yo estoy contento con estar dentro de los parámetros normales.

'-Puedo hacerte feliz.
-No hagas promesas que ambos sabemos que no puedes cumplir, te lo pido por favor'

8 comentarios:

  1. El texto es muy triste. No sé por qué, pero a veces nos quedamos atados a alguien sabiendo que no deberíamos o que no vamos a ser felices así...

    El diálogo me resulta familiar. Demasiada gente hace promesas sabiendo que no las van a cumplir :(

    ¡Muack!

    ResponderEliminar
  2. sí es muy triste el texto,
    biquiñosss y buen finde :)) felicidades por las notas :))

    ResponderEliminar
  3. ya no qeda nada q salvar en nuestra relacion.. pero somos demasiad débiles como para dejarnos..para siempre

    ResponderEliminar
  4. Mejor malo conocido que bueno por conocer. O eso dicen.
    Y hay mucha gente que se guía por ese dicho hasta el punto de acostumbrarse a la infelicidad antes de arriesgar por la felicidad.

    Un beso muy grande ^^

    ResponderEliminar
  5. Jajaja,mi abuela es igual que tu tía.
    -¿Cata querés un poco más?-después de haber comido absolutamente de todo.
    -No abu,está bien-le decis.
    -¡No!,si estás comiendo re poco-te llena el plato de nuevo. XD
    La operación bikini tampoco inicia para mí (en el veran claro u.u)me basta con estar a gusto con mi cuerpo.
    '-Puedo hacerte feliz.
    -No hagas promesas que ambos sabemos que no puedes cumplir, te lo pido por favor'
    me enató,besos!

    ResponderEliminar
  6. A veces la rutina que nos une a una persona es parte de una cadena que nos ata a lo gélido de algo estancado. Como aguas que no se mueven desde hace mucho. Desde cierto momento, los besos ya no saben a besos, los abrazos ya no son abrazos, ya nada es nada. Nada es como antes.

    Y lo malo es que, todos sabemos que en algún momento nos cansaremos de todo eso. Unos antes, y otros después, lo cierto es que casi nadie consigue no aburrirse nunca de lo monótono de las caricias sin sentido realmente. Y fingen estar sumidos en una felicidad absoluta cuando lo cierto es que ya no hay nada que los llene, cuando la única verdad es que el ir agarrados de la mano ya no produce esa sensación de vértigo. Cuando el más mínimo detalle es predecible... Ni magia ni ostias, nos da miedo deshacernos de la rutina porque no sabemos lo que nos pasará al tirar la toalla.
    A veces, es preferible ir a la deriva que permanecer encajado en algo que ni funciona y sólo consigue aumentar la sensación de vacío.

    Bonito diálogo. A veces no sabemos el alcance de las fuerzas ^^

    Gracias por tus palabras de nuevo, son muy reconfortantes, pero yo no soy tan difícil de entender! xD
    Cuídate y muchos besos!

    ResponderEliminar
  7. Y aunque esto haya sido un relato, es triste la de veces que sucede en la realidad :( ... Tener alas y por miedo no volar...

    Yo llevaba cuatro días sin comer/cenar en mi casa jaja Cuando me vieron ayer se sorprendieron XD

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Cierto muy triste...muchas veces llegamos a acostumbrarnos a alguien.... y nos atamos sin darnos cuenta...

    MoonLight =)

    ResponderEliminar