Tú ganas

Me dejé enredar.
No sé por qué, supongo que pensé que sería divertido, acercarse a las fronteras de lo humano y jugar contigo.
Bajé las defensas al tiempo que bajaba mis manos por tu espalda, me confié. Después de tanto tiempo siendo perfecto sin intentarlo, olvidé que si lo era, o al menos lo parecía, era porque me esforzaba en que así fuera.
Con mis manos recorriendo tus pasiones, ardiendo como mil infiernos juntos, dejé que te arrastrases hasta adentrarte en lo más profundo de mi alma. Dejé que jugaras con mi cuerpo mientras yo creía jugar con tus sentimientos, sin ser consciente del todo de que mis sentimientos eran los que estaban en juego.
Presionaste tus labios con los míos, con ansia, con ferocidad, me inyectaste tu veneno en sangre y te separaste lo suficiente para dejarme ver tu sonrisa de suficiencia.
Y después, sin darme tiempo a respirar algo de aire que no oliese a ti, volviste a pegarte a mi cuerpo, amoldándote a él como una pieza de puzle se amolda a otra, susurrándome en silencio palabras dulces.
Sí, me dejé enredar sin darme cuenta de que estaba siendo atrapado en tus telarañas, y mi corazón se hizo adicto a tus miradas.
Y ahora que no estás debería poder echarte de mi cuerpo, pero la duda de por qué seguiste si ya habías ganado se encarga de mantener encendida la chispa de tu recuerdo.
Acabaré por olvidarte, eso es seguro; lo que no es tan seguro es que mi corazón acepte volver a ser de hielo.

Ains, ya sé mis notas -_-'' En fin, al menos la media supera al 9. No por mucho, pero la supera. En fin, esperaba algo mejor pero da igual. Al fin y al cabo, soportando a tres zorras insufribles aprobar ya es milagroso, ¿no? (PD. K, tengo un 10 en lengua :D)

'-¿Eres feliz?
-Sí, claro, ¿por qué lo preguntas?
-Porque los corazones rotos tienden a atraerse, y el mío está surcado de cicatrices'

6 comentarios:

  1. Uy. Esto sabe a rendición en toda regla. Qué irónico. Un corazón asumiendo que no volverá a ser de hielo... Lo peor es que me parece valiente! jum!

    ^^
    Hoy ando escasa de casi todo, de cabeza no, para desgracia de los lectores xDD
    Pero decir que gana el otro es un poco absurdo. Ganan los sentimientos, los tuyos, no los suyos... ganan porque se te han clavado como chinchetas en un tablón de corcho...
    Qué poco me gusta esa sensación de dependencia que son capaces de crear unos labios engañosos.
    Y lo peor es que el veneno que inyectan es el más peligroso de todos: no tiene cura... y encima parece inofensivo al principio porque anula toda percepción de nubarrones que advienen, y no ves la montaña y....

    Y eso.

    Lo bueno es que a veces el veneno es mutuo y no sólo sale uno mal parado.
    Lo malo de esto último es que eso no nos hace sentir buenas personas.
    Y lo peor de todo es que mientras que el veneno sigue actuando, ni siquiera podemos considerar como malas a los portadores de esos labios que sellan nuestra condena.

    ...

    No sé si el amor es estúpido o estúpido es el que llega a enamorarse.

    Jaja... cualquiera diría que una vez lo estuve... (cualquiera que prefiera estar enterrado, of course ¬¬)

    Muchos besines y ya verás el cinismo... jajajajajajajajajaja...

    No, no me estaba riendo en serio, era para dar dramatismo a la cosa. Cuidate!

    ResponderEliminar
  2. Es lo peligroso de la felicidad.
    Engancha...
    Y luego es difícil vivir sin ella y rendirse a la apatía y la tristeza.
    Pero somo luchadores, y podemos recuperarla y traerla de nuevo a nuestro lado. Y si somos lo suficientemente sabios, sabremos cómo mantenerla con nosotros =)
    Y sí, yo también echaba de menos un mano.
    A ver si adivinas quién es... :P

    Un besazo ^^ Y no te quejes por esa media, ¡que está de lujo!

    ResponderEliminar
  3. Uy. Quería decir un malo, no un mano xDDD

    ResponderEliminar
  4. Cuando un se cree de piedra, nunca debe confiarse. Nunca sabes cuando aparecerá el riesgo de caer...

    ¡Enhorabuena por tus notazas! :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito. Y felicidades por las notas, que no están nada mal ;)

    Un beso, Carlos.

    ResponderEliminar