Ania I

-Explícame el caso-ordenó, mirando fríamente al policía que tenía frente a sí.
Ania era una detective de treinta años recién cumplidos, pero la manía de dar órdenes ya la poseía desde antes.
-Pues... Esto...
-Olvídalo. Ya me encargo yo.
El chico, asustado, no dudó en apartar la cinta amarilla para dejarla pasar. Detrás de ella, dentro de aquel pequeño apartamento en pleno centro de NYC, se encontraban los cadáveres de una niña y su madre. El forense se encontraba junto a ellas, y en cuanto la oyó llegar levantó la mirada.
-¿Qué puedes decirme, Alex?-preguntó, mientras se ponía unos guantes.
-Calculo que murieron hace siete horas. Ambas fueron disparadas a quemarropa, y esa parece ser la causa de la muerte.
-¿Sabes si hay algún sospechoso?-preguntó-. El incompetente de la entrada no ha sabido decirme nada.
-Está el exmarido, y también la actual pareja de la víctima. Pero necesitaríamos el arma para saber cuál de los dos es el asesino.
Ania asintió con la cabeza y comenzó a inspeccionar la habitación. Aparte de los dos cadáveres, lo primero que llamaba la atención era el bolso de la víctima, tirado en el suelo. Con cuidado, lo levantó y sacó de él el móvil.
-Tiene un mensaje de voz... Vamos a escucharlo-susurró mientras marcaba el número y ponía el móvil en modo altavoz.
Hola, Page. Soy Andy. Quería saber si te apetece ir al cine esta noche para... Bueno, para ver una película. Llámame cuando oigas esto. Un beso.
-¿Quién es Andy?-preguntó Ania mientras seguía registrando el resto del móvil.
-Su novio-explicó Alex-. Es extraño que la llamase después de haberla matado, ¿no? Entrégale la grabación a alguien para que lo lleve a comisaría como prueba del caso.
Ania sonrió.
-Yo misma la llevaré, si no te importa. De todas formas, el caso ya está resuelto.

Al final sí que hago una cosa de policías, porque asesinos ya he hecho, y empalagosismo amoroso también. Y, por cierto, si alguien me odia por no haber actualizado que hable con mi hermano, que se cargó el módem portátil.
PD. ¿Quién puede resolver el caso? La respuesta en los comentarios. El caso es facilillo esta vez ;)


[…] Llámame cuando oigas esto. Un beso.
-Bien, me parece que el caso está claro-comentó el comisario jefe-. Pediremos una orden de registro para la casa del exmarido y todo arreglado. En cuanto encontremos el arma...
-Jefe, ¿a cuántas personas les has lamido el culo para llegar a tu puesto?-preguntó Ania, sentada encima de su escritorio.
El hombre, rechoncho, calvo, y bastante idiota, habría despedido a cualquiera que hubiese dicho algo por el estilo. Sin embargo, Ania, siendo su empleada, le imponía mucho respeto.
-¿Por qué dices eso?
-Por nada. Solo me extraña que hayas llegado hasta donde estás. Si mandas a registrar la casa del marido, encontrarás el arma-explicó ella-. Y seguramente tenga sus huellas. Y esas huellas serán las mismas que hay en casa de la víctima.
-¿Y?
La joven sonrió, mirándole por encima del hombro.
-La escena del crimen apenas presentaba evidencias de una pelea, lo que quiere decir que, o tenía una llave, o la víctima le abrió-explicó Ania-. ¿Qué te sugiere eso?
-Un crimen premeditado.
-Exacto-confirmó ella-. Pero bueno, me voy yendo. Tengo alguien a quien detener.
Ania se detuvo un momento en la entrada, cogiendo hojas de la mesa.
-Gracias por las órdenes de registro y detención, Lewis.

Tú + Yo ≠ Nosotros

Me gustaría volver a sentirte cerca, y no tener esta falsa sensación de proximidad que me invade cuando apoyas tu cabeza en mi hombro.
Aún recuerdo el sentimiento.
Cálido. Dulce. Agradable.
Conozco mil adjetivos para describirlo, pero ni con esas soy capaz de recrearlo.
Rebusco en la bañera llena de lágrimas, y entre los estantes con nuestros... mis recuerdos escritos a lápiz, pero no encuentro por ningún lado el amor que te profesaba y que, ahora, parece haberse apagado.
Ya no queda nada de lo que éramos antes. Todo lo ha cambiado el tiempo, y lo que ha intentado permanecer impasible ha sido borrado sin dejar rastro.
Heridas y felicidad, buenos y malos momentos... ahora todo eso pertenece a nuestro... mi pasado, y ni duele ni emociona.
Y lo único que aún no se ha ido, y recalco el "aún", es el uso del plural al referirme a nosotros... a ti y a mí.

Hoy, mientras dormía (no preguntéis qué soñaba, no lo sé), se me ha ocurrido una idea que me parece buena: crear un personaje que forme parte de pequeñas historias que escribir aquí de cuando en cuando (estaba pensando en un detective, o algo así). ¿Qué os parece? :3

'-Todo pasa. El ser humano no está hecho para sufrir, y se adapta a todo.
-¿Incluso a vivir sin corazón?'

He wasn't born like this

Entre tú y yo, él no quería ser así. Nadie en su sano juicio querría.
Él quería tener sueños e ilusiones, y quería pasar el tiempo con sus fantasías sin pensar en lo locas y estúpidas que eran. Quería ser normal.
Pero el destino es cruel, y los niños aún más. Sus palabras le hacían daño, le hacían querer no oírles. Le hacían ansiar no oírles. Y, finalmente, llegaron a hacerle necesitar la soledad definitiva.
Y como el azar tiende a entrelazarse con el destino para divertirse, se convencieron entre sí de que sería entretenido, no darle paz, sino hacerle indestructible.
Perdió corazón, alma e ideales en el cambio, y por todo ello solo recibió un pequeño órgano metálico capaz de bombear sangre y una lengua afilada capaz de lanzar cuchillos.
A alguien se le ocurrió que sería divertido probarlo, buscar el límite de su corazón de hierro y observar a distancia segura la explosión. Y como si aquella idea fuese el detonante, cayeron sobre él litros de palabras inflamables y miradas incendiarias que pretendían fundir su corazón.
No dijo nada; no profirió ni un grito de dolor. El metal, tal y como destino y azar habían querido, resistió sin un rasguño los ataques, y su lengua afilada los devolvió uno a uno.
Dejó a su paso ejércitos enteros heridos de muerte. A sus pies, corazones, remordimientos y cualquier sentimiento que pudiese hacerle daño. Arrasó con todo cuanto se interpuso en su camino sin destino, armado solo con sus fieles palabras y su duro corazón inalterable.
Dolor, amor, pasado, futuro... Lo vendió todo por piezas para nunca recuperarlo, dejando que su corazón de hierro se extendiese.
Y ahora, es lo que tienes ante ti. Unos ojos muertos, una sonrisa fingida y lo que parece ser el cuerpo de un muñeco de trapo que se mueve solo por inercia.
No hay para él miedo ni ilusión por lo que pueda pasar, no hay un latido acelerado en su pecho, ni hay en su mente espacio para permitirse ser humano; lo único que queda, lo único que no se va nunca de su lado, es la dolorosa indiferencia que destila en cada palabra.
Y no puedo dejar de preguntarme si los que consiguieron esto se sienten ogullosos de su obra...

Ya es martes, bloggers queridas (sí, he tenido que mirar el calendario para saberlo u_u). La gente está en la playa, la piscina, dando una vuelta... o, como yo, delante del ordenador. Di que sí, porque yo lo valgo :3

'-Yo no soy como tú.
-Lo sé, y así es mejor. Si fuésemos iguales, esta relación sería tremendamente aburrida'

Lejos

Silencio de nuevo, pero ya está acostumbrado.
Ese silencio es su única compañía desde hace tiempo, y se deja acariciar por las notas invisibles de su melodía inaudible, sintiéndose seguro.
Las palabras, como bien ha comprobado, hacen daño, y por eso prefiere la fría hipotermia del silencio que la ardiente pira del ruido. Porque son bellas y afiladas, calmantes e hirientes, dulces a la par que agrias; pero al final, en su memoria solo quedan los recuerdos de aquellas que consiguieron atravesarle el corazón con su ofensiva dureza. Y resulta que tiene el corazón plagado de cicatrices.
Mentiría si dijese que está orgulloso de ellas. Preferiría tener un corazón en perfectas condiciones, ajeno al paso del tiempo, inalterable. Querría uno de metal, pero no de oro o plata, demasiado maleables; querría uno de titanio, o de acero inoxidable, algo que el mundo no pudiese destrozar con su giro incesante.
Y vuelve a suspirar, dejándose engañar un instante por la paz de su aislada existencia, lejos de su cuerpo doliente y medio muerto. Se permite dejar de sentir ese pedazo de huesos y carne como suyos, y se aleja flotando de él, más libre de lo que nadie podría sentirse jamás.
Pero la libertad dura poco, menos que la de nadie, y poco a poco recupera el dolor, y las cicatrices, y ese estúpido cuerpo imperfecto esculpido por el azar.
Vuelve a abrir los ojos para ver el mundo real a pie de tierra. Preparado para sentir en la lejanía al resto del mundo, silencioso a la distancia adecuada, frío, acerado. Un lugar que no está hecho para corazones de blando tejido muscular.
Volverá a irse, y volverá a volver, y el dolor permanecerá a su lado cuando su libertad expire de nuevo.
Pero, poco a poco, su cuerpo estará cada vez más distante de su propia consciencia, hasta que un día se rompa el reloj que cronometra sus instantes de paz.
Y el médico dará una fecha de defunción que dista varios años de ser correcta.

Sí, ya lo sé, dos días y no he hecho ni un banner nuevo. Soy un vago. Pero a ver quién de vosotros puede resistir la tentación de Hamlet ¬¬

'-Homo homini lupus*.
-¿Qué es eso?
-Una gran verdad. Una gran y dolorosa verdad...'
*"El hombre es un lobo para el hombre"

Suicidio a largo plazo

La tristeza se asienta en cada una de las células de su cuerpo, y no parece tener ganas de irse.
Corre por las calles, buscando algún lugar donde esconderse del dolor sin darse cuenta de que este viaja con él, escondido en su sombra.
No puede evitar pensar que no hace nada bien, que nada le sale a derechas... Y sus pies cogen un giro inesperado en un cruce cualquiera, tratando de huir de esos pensamientos que le rompen el alma.
Mete las manos en los bolsillos y se moja las manos de lágrimas. ¿Cuándo las guardó ahí?
Y, de pronto, se ve de nuevo en el lugar donde comenzó todo, en lo alto del oscuro y afilado precipicio.
Vuelve a dudar, como tantas veces ha hecho. ¿Tirarse y terminar con todo o seguir huyendo de su pasado?
Finalmente, y como hace siempre, se sienta con las piernas colgando y saca un cigarro de la chaqueta, encendiéndolo con el calor de sus emociones incendiarias. Mira la ciudad con desprecio y suelta el humo, tratando de esconder sus luces brillantes bajo la capa de ceniza y dióxido de carbono.
El dolor y la tristeza se asoman detrás de él, pero no terminan de acercarse. Le observan con lástima, preguntándose la razón de su propia existencia, y ni siquiera la misma soledad se atreve a estar a su lado.
Poco a poco, al ritmo que su cigarro se consume y el humo se pierde en el aire de la noche, se deja sorprender por un momento de dulce somnolencia, lejos del mundo, de su pasado, lejos de sí mismo.
Y, por solo un instante, se permite sonreír sin sentir el cadáver del amor presionando sus dientes.

Aloha, compañeras :) Supongo que alguien se habrá fijado en los nuevos banners que he incluido aquí al lado. Son 100% míos y 100% producto de mi muy grande aburrimiento :D Iré poquito a poco añadiéndolos, según los haga (es difícil acordarse de toooodos los nombres, y como no tengo mucho tiempo de internet...)

'-¿Por qué no quieres ser feliz? ¿Por qué cada vez que empiezas a sonreír te muerdes el labio hasta hacerte sangre?
-Porque si sonríes, corres el riesgo de que te hagan daño. Y las heridas físicas cierran rápido, pero las que no se ven, tardan más y tienden a infectarse'

You fell once but never again

No puedes controlar las mentiras que salen de tus labios.
Hace tiempo que, cansadas de seguirte la corriente, han abandonado tu liderazgo y crecen según les apetece para luego poder caerte encima.
No, ya no puedes controlarlas, y sin la indiferente compañía de tus mentiras, el frío te invade y te destruye a velocidades inimaginables.
Honestamente, nunca pensé que podría pasar. Nunca imaginé que pudieses caer algún día desde tu altísimo trono de oro falso, ni pensé que una red de mentiras tan elaborada pudiese romperse como una simple tela de araña.
Supongo que esperé demasiado de ti, sin darme cuenta de que todos cometemos un fallo alguna vez y que las mentiras se conviernten en polvo al entrar en contacto con una pizca de verdad.
Pensé que podría enseñarte, que dejaría de ser el único capaz de vivir entre mentiras sin dejarlas caer. Me equivoqué.
Y ahora que eres débil y tus mentiras mueren por todas partes, enterrándote con sus oscuros cadáveres hasta asfixiarte, no puedo quedarme a tu lado. Y es que las mentiras son como el dominó, y si tú caes y me quedo cerca, acabaré cayendo contigo.
Así que adiós; si algún día tienes fuerza para reconstruir tu mundo, quizá me replantee volver a quererte.

Ey, actualizo dos días seguidos. Sorprendente *_* En fin... La calidad mala de mis textos últimamente se debe a que leo más de lo que escribo, así que estoy más centrado en las historias que leo que en lo que yo escribao xD

'-No va a ser fácil, pero tendrás que encontrar la forma de ganarle esta pelea al mundo.
-¿Y cómo pretendes que lo haga sabiendo que del lado del mundo está ÉL?
-Ya te lo he dicho, no va a ser fácil. Pero tampoco es imposible; basta con aprender a olvidarle'

Memorias suicidas y vidas que se hacen eternas

Los cadáveres descompuestos de recuerdos olvidados le rodean.
Memorias que no son suyas, dolores que no le pertenecen, secretos que nunca debió oír, siguen por la ciudad de las luces a aquel que vive en las sombras.
Él nunca se siente inseguro, él nunca falla, él nunca siente nada. Él siempre muestra una sonrisa al que se la pide, aunque no la sienta nunca, y carga con las penas que no le corresponden sin saber muy bien por qué.
Camina, camina sin parar, sin una sola pausa, llevando consigo un corazón que, por no estar vacío, acepta llevar lo que los demás corazones no quieren tener dentro.
Camina sin rumbo, sin destino, camina mirando al horizonte para ver si encuentra la estrella que le guíe a algún lugar donde el dolor que le pertenece por derecho pueda brotar en silencio. Pero en este mundo contaminado, las estrellas llenas de esperanza no se atreven a asomarse entre el humo de los coches y chimeneas.
Sabe que algún día tropezará, porque para huir de la luz trata de mantener los ojos mirando al cielo, pero ni siquiera ante semejante futuro se siente amenazado, sino que reza por una piedra en su camino que consiga abrirle la cabeza y termine con el suplicio de morir varias veces a diario.

We-he! Siento no haber actualizado a diario, probablemente no lo haré durante el verano xD Pero me estoy dedicando a leer, y acabo de terminar "El señor de las moscas". Os lo recomiendo, en serio. Ralph me encanta, con Piggy me siento identificado a veces, Sam y Eric me dan pena (al final) y Jack me cae como el culo, pero en general el libro es fantástico.

'-Tendrás que decidir si seguir a tu corazón o a tu mente. Todos tenemos que hacerlo.
-Y tú, ¿qué elegiste?
-¿Yo? Si hubiese elegido seguir a mi corazón, ni siquiera sería consciente de haber tenido que elegir. Bendita ignorancia la de aquellos que reniegan de su mente'

V de Vendetta

Siento que el mundo empieza a derretirse, contagiado por la oscuridad de mi corazón doliente.
Los recuerdos, escritos sin saber por qué en presente, hablan de furia, odio y frustración. Recuerdos de un pasado que ansío poder decir que no es mío.
No hay miedo ni odio en mi mirada; hace tiempo que no permito que mi corazón de rienda suelta a su fuerza a través de mis ojos. Pero por dentro, muy en mi interior, las venas se dilatan para dejar pasar el veneno del odio impulsado por todo mi cuerpo, contaminándome.
Lenta, muy lentamente, dibujo una sonrisa de cortesía y preparo en mi afilada lengua las palabras que pretenden ser cuchillos, y lentamente las dejo caer sobre la razón del renacer de mis sentimientos.
El tiempo se detiene, las palabras vuelan desgarrando el horizonte, y el olor a sal se pierde en algún lugar de aquí al infinito.
Esta es una guerra de miradas, en las que el odio se destila en cada disparo hasta que las cicatrices vuelven a ser heridas infectas, y el dolor flota entre nosotros.
Pero yo no pienso perder esta batalla, y será tu corazón el que se vea obligado a detenerse dentro de tu pecho.
La venganza no es una solución, solo te destruye por dentro; pero mi corazón es negro y está podrido desde hace tiempo. ¿Qué más me da renunciar a lo que me queda de humanidad, si a cambio puedo destruírte?

Si no fuese porque funciona, odiaría este internet. Pero como se cuelgue, lo destruiré ¬¬ En fin, sé que la actualización no va muy allá, peeeero...

'-No sé qué tenían sus ojos... Era una especie de brillo metálico, como el de una pistola cargada y sin seguro. Brillaban con odio. Pero no puedo evitar quererle.
-Ya te lo dije en su día. Nunca te enamores, y menos de un imbécil'