Ania I

-Explícame el caso-ordenó, mirando fríamente al policía que tenía frente a sí.
Ania era una detective de treinta años recién cumplidos, pero la manía de dar órdenes ya la poseía desde antes.
-Pues... Esto...
-Olvídalo. Ya me encargo yo.
El chico, asustado, no dudó en apartar la cinta amarilla para dejarla pasar. Detrás de ella, dentro de aquel pequeño apartamento en pleno centro de NYC, se encontraban los cadáveres de una niña y su madre. El forense se encontraba junto a ellas, y en cuanto la oyó llegar levantó la mirada.
-¿Qué puedes decirme, Alex?-preguntó, mientras se ponía unos guantes.
-Calculo que murieron hace siete horas. Ambas fueron disparadas a quemarropa, y esa parece ser la causa de la muerte.
-¿Sabes si hay algún sospechoso?-preguntó-. El incompetente de la entrada no ha sabido decirme nada.
-Está el exmarido, y también la actual pareja de la víctima. Pero necesitaríamos el arma para saber cuál de los dos es el asesino.
Ania asintió con la cabeza y comenzó a inspeccionar la habitación. Aparte de los dos cadáveres, lo primero que llamaba la atención era el bolso de la víctima, tirado en el suelo. Con cuidado, lo levantó y sacó de él el móvil.
-Tiene un mensaje de voz... Vamos a escucharlo-susurró mientras marcaba el número y ponía el móvil en modo altavoz.
Hola, Page. Soy Andy. Quería saber si te apetece ir al cine esta noche para... Bueno, para ver una película. Llámame cuando oigas esto. Un beso.
-¿Quién es Andy?-preguntó Ania mientras seguía registrando el resto del móvil.
-Su novio-explicó Alex-. Es extraño que la llamase después de haberla matado, ¿no? Entrégale la grabación a alguien para que lo lleve a comisaría como prueba del caso.
Ania sonrió.
-Yo misma la llevaré, si no te importa. De todas formas, el caso ya está resuelto.

Al final sí que hago una cosa de policías, porque asesinos ya he hecho, y empalagosismo amoroso también. Y, por cierto, si alguien me odia por no haber actualizado que hable con mi hermano, que se cargó el módem portátil.
PD. ¿Quién puede resolver el caso? La respuesta en los comentarios. El caso es facilillo esta vez ;)


[…] Llámame cuando oigas esto. Un beso.
-Bien, me parece que el caso está claro-comentó el comisario jefe-. Pediremos una orden de registro para la casa del exmarido y todo arreglado. En cuanto encontremos el arma...
-Jefe, ¿a cuántas personas les has lamido el culo para llegar a tu puesto?-preguntó Ania, sentada encima de su escritorio.
El hombre, rechoncho, calvo, y bastante idiota, habría despedido a cualquiera que hubiese dicho algo por el estilo. Sin embargo, Ania, siendo su empleada, le imponía mucho respeto.
-¿Por qué dices eso?
-Por nada. Solo me extraña que hayas llegado hasta donde estás. Si mandas a registrar la casa del marido, encontrarás el arma-explicó ella-. Y seguramente tenga sus huellas. Y esas huellas serán las mismas que hay en casa de la víctima.
-¿Y?
La joven sonrió, mirándole por encima del hombro.
-La escena del crimen apenas presentaba evidencias de una pelea, lo que quiere decir que, o tenía una llave, o la víctima le abrió-explicó Ania-. ¿Qué te sugiere eso?
-Un crimen premeditado.
-Exacto-confirmó ella-. Pero bueno, me voy yendo. Tengo alguien a quien detener.
Ania se detuvo un momento en la entrada, cogiendo hojas de la mesa.
-Gracias por las órdenes de registro y detención, Lewis.

10 comentarios:

  1. -¿Me puedes explicar qué ha sucedido?-pidió Lewis, sentado frente a ella, antes de darle un sorbo a su café.
    -Que hemos resuelto un caso-respondió Ania fríamente.
    -Pero, ¿cómo sabías que Andy era el verdadero asesino?
    -Había un cargo en la tarjeta de la joven en una cerrajería: nueva cerradura y dos copias. El exmarido tenía las llaves antiguas, y en el apartamento solo había una, así que Andy debía tener la otra. Y como el exmarido no se hablaba con la víctima era poco probable que le hubiese abierto la puerta y dejado entrar-explicó Ania-. Además, las manos de Andy mostraban pruebas de haber disparado una pistola recientemente, y su excusa de haber ido de caza era poco probable porque el cuentakilómetros de su coche estaba casi a cero.
    -¿Y las huellas del ex?
    -Circunstanciales. Vivió allí varios años, muchas de las cosas que había allí le pertenecían.
    -Ya veo... Así que llamó a su novia solo para que no se le considerase culpable, ¿no?-comentó Lewis.
    -Exacto. Ha confesado el crimen, y ya está bajo custodia.
    -Pero, ¿por qué lo hizo?
    -La mujer había cambiado su testamento al
    divorciarse. Creemos que empezó a planear su muerte entonces, pero que esperó para no ser sospechoso-respondió Ania-. En fin... Este caso no ha sido ningún reto.
    -No te desesperes-murmuró Lewis, dándole otro sorbo a su café-. Kate acabará actuando de nuevo. Solo tienes que esperar.

    ResponderEliminar
  2. Guau,se te dan bien las de detectives ¡y Ania!adoro a esa chica,aunque sea despreciable y fria y todo,¡Vamos! ¡Qué personaje!
    En fin.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Psssssssss...no sé, le falta algo, creo que puedes mejorarlo...bien, escucha esto, si puede tumbado, luces apagadas y los ojos cerrados, a ver que te sugiere...

    http://www.youtube.com/watch?v=fLVFPAzG0Wg


    pd: No te lo tomes a mal, es una crítica constructiva, puedes hacerlo mejor...(intriga, suspense...creo)


    1 12 bk

    ResponderEliminar
  4. Carlos, querido Caballero, la evidencia de Andy como asesino era plausible. Será mi desorbitada imaginación, pero imagino el mensaje de voz, eso de "llámame cuando oigas esto", con un cambio de voz al ser una broma particular sólo para él.
    Por cieto, me muero por saber quien es Kate y qué clase de asesina tiene que ser para que Ania no la haya pillado aún.


    Desgraciadamente, la entrada de mi blog está basada en hecho reales, Caballero de la Estilográfica, pero en fin, muriendo y aprendiendo, ¿no?
    Besos grises querido mío, y alguno violeta también.

    ResponderEliminar
  5. Jaja, yo también había pensado que era él. Me has recordado a Rex, el perro policía, jajajaja (y no te estoy llamando "perro" eh, xD).

    Me ha gustado, y eso que a mí estas historias de muertes y tal no me atraen mucho... :)

    ¡Besos!

    PD: ¿me puedes dar el número de tu hermano? Quiero decirle unas cositas... ejem... ¬¬

    ResponderEliminar
  6. Yo también he imaginado automáticamente que era Andy jaja. Aunque me has dejado con la intriga... ¿quien es Kate? tantantantan... :P

    ¿Qué le pasa a tu hermano con los portátiles, no se llevan bien? XD

    Un beso poli :P

    ResponderEliminar
  7. Carlos!! cuántisimo tiempo sin pasarme por aquí, y lo cierto que me paso pero con prisa. Ya leeré más detenidamente tu entrada, es que me he entretenido con la mia. Ya sabes, después de tanto tiempo tenía que contar muchas cosas jajaja
    espero que todo vaya bien, que por lo que veo sí (excepto por lo de tu hermano jaja)
    un besazo enormeee cielo!:)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta Ania, a ver cuando se le presenta un caso que sea un verdader reto jaja

    besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Vuelvo a pasarme por aquí!
    Y debo decir que me uno al primer pensamiento de que Andy era el asesino. Sé que puedes hacerlo mejor y darle más intriga a la historia, confío plenamente en ello ;)
    Me quedo con ganas de más. Ania tiene pinta de ser muy dura xD
    Un besazo enorme ^^

    ResponderEliminar