You fell once but never again

No puedes controlar las mentiras que salen de tus labios.
Hace tiempo que, cansadas de seguirte la corriente, han abandonado tu liderazgo y crecen según les apetece para luego poder caerte encima.
No, ya no puedes controlarlas, y sin la indiferente compañía de tus mentiras, el frío te invade y te destruye a velocidades inimaginables.
Honestamente, nunca pensé que podría pasar. Nunca imaginé que pudieses caer algún día desde tu altísimo trono de oro falso, ni pensé que una red de mentiras tan elaborada pudiese romperse como una simple tela de araña.
Supongo que esperé demasiado de ti, sin darme cuenta de que todos cometemos un fallo alguna vez y que las mentiras se conviernten en polvo al entrar en contacto con una pizca de verdad.
Pensé que podría enseñarte, que dejaría de ser el único capaz de vivir entre mentiras sin dejarlas caer. Me equivoqué.
Y ahora que eres débil y tus mentiras mueren por todas partes, enterrándote con sus oscuros cadáveres hasta asfixiarte, no puedo quedarme a tu lado. Y es que las mentiras son como el dominó, y si tú caes y me quedo cerca, acabaré cayendo contigo.
Así que adiós; si algún día tienes fuerza para reconstruir tu mundo, quizá me replantee volver a quererte.

Ey, actualizo dos días seguidos. Sorprendente *_* En fin... La calidad mala de mis textos últimamente se debe a que leo más de lo que escribo, así que estoy más centrado en las historias que leo que en lo que yo escribao xD

'-No va a ser fácil, pero tendrás que encontrar la forma de ganarle esta pelea al mundo.
-¿Y cómo pretendes que lo haga sabiendo que del lado del mundo está ÉL?
-Ya te lo he dicho, no va a ser fácil. Pero tampoco es imposible; basta con aprender a olvidarle'

4 comentarios:

  1. Pensé que podría enseñarte, que dejaría de ser el único capaz de vivir entre mentiras sin dejarlas caer.
    Imposible no destacar esta frase!
    Como siempre, fantástico :)
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Mentiras, mentiras, siempre detrás de las buenas intenciones, demostrando que nunca son buenas del todo...
    Vas a besar un sueño, y de pronto brilla, en el fondo, en el centro mismo de sí, una enorme, blanca y clara mentira que intenta ocultarse en las verdades a medias que la vida suelta al tuntún.

    Pero... hmm... no sé si las verdades pueden deshacer el daño de todas las mentiras que se dicen puede causar en nuestro organismo, o en nuestra forma de sentir...
    No, a veces las mentiras nos cambian, nos hacen más fríos, o más desagradables, o menos crédulos, o nos hacen querer dejar de confiar en la mayoría de las cosas que alguna vez nos parecieron ciertas.

    Olvidar... qué bonita medicina y que caro es su precio... Olvidar es como aceptar que ya todo pasó y no hay nada que hacer.

    Quizá lo suyo sería que nos olvidásemos de cómo mentir.

    Muchas gracias Carlos por tu comentario ^^
    Y un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y cómo se aprende a olvidar? :(

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. esa es la pregunta, cómo hacemos para olvidar, para arrancar algo de nuestra memoria para siempre....

    MoonLight =)

    ResponderEliminar