Normal...

...Así es como todos la ven. Vulgar, mediocre, completamente corriente.
Su pelo no brilla, sus pestañas no son largas, sus piernas no son perfectas.
Nadie le dedicaría un poema, nadie le entregaría tan siquiera una mirada. Es un elemento más del paisaje de hierro y cristales de esta gran ciudad.
Pasea por pasear, siempre guiada por el instinto de seguir caminando, y no creo haberla visto nunca dormir. Como un alma en pena, se mueve por este mundo que, a su lado, parece demasiado consistente.
Sin embargo, por la noche cambia.
Con su piel pálida, con sus ojos negros, con su pelo castaño, se mueve bajo la luz fluorescente de las farolas, reflejándola como un prisma de cristal de valor incalculable. Iluminada por la luna y las estrellas, su alma parece recubrir su cuerpo, mostrando su esplendor a cualquiera que se cruza con ella.
Y así, con sus pasos silenciosos, camina entre divas con grandes zapatos de tacón que, a su lado, parecen ruidosas y despreciables.
Así, por las noches, toda ella es una estrella bajada a la tierra, hasta que cierra su libro de sueños y deja dentro el brillo de su alma, guardándolo para aquel que sepa encontrarlo pasando por alto la normalidad aparente.

Bueeeno, ya he terminado DN, pero aún me queda Pandora Hearts. Esto es: estaré más presente, pero tampoco demasiado xD Nah, en serio, intentaré escribir más a menudo. Y, por cierto, ¿habéis notado que en este texto no uso el tema recurrente del amor y del dolor? Raro, ¿verdad? xD

'-Nunca menosprecies un libro porque su portada no sea brillante. Generalmente, los únicos que merecen la pena son aquellos que se centran más en las palabras que contienen que en el aspecto que ofrecen al mundo'

La duda

Alguna vez, a alguien, se le ocurrió preguntarle si era feliz.
No sé quién fue, ni cómo se atrevió a poner en duda su constante sonrisa. Tampoco conozco la respuesta, pero sí las consecuencias.
Nunca se lo había preguntado. Había dado por supuesto que debía ser feliz. Que no tenía derecho a otra cosa, dado que la vida le había entregado todo lo que había pedido siempre.
Belleza, inteligencia, dinero... ¿Qué derecho tenía a quejarse?
Y, sin embargo, desde que aquellas estúpidas palabras salieron de los labios de quien fuera, no consiguió sacarlas de su cabeza. La idea de que su felicidad era una mentira invadió por completo su mente, envenenando todo su sistema de vida.
Empezó a aislarse. Supo que nadie comprendería su tristeza, y que no podría ocultarla si no se alejaba de todo y todos.
A los pocos días también abandonó sus deliciosas palabras, encontrando de pronto en sus nuevos textos los trazos imborrables de la tristeza que ahora horadaba su pecho.
Lentamente dejó de disfrutar la vida, encontrándole a todo su lado amargo.
Y finalmente se dio cuenta de que todo lo que había sido había muerto por culpa de aquella maldita pregunta, pudiendo descansar al comprender que solamente era la cáscara vacía de una nuez apetecible consumida por el gusano de la duda.

... Vale, sí, he vuelto a desaparecer v.v Es que, ¡he conseguido siete tomos de Death Note! *_* Y si la serie era buena, el manga es casi mejor. Y también estoy enganchado a otro manga, Pandora Hearts... Así que no puedo prometeros que no desapareceré de nuevo xD

'-¿Puedes prometerme que nunca te irás?
-Mejor: puedo prometerte que, pase lo que pase, volveremos a encontrarnos'

Orgullo

Rompió todos los vínculos con su pasado, deshaciéndose de aquello que podía haberle hecho daño. Lo destrozó sin dudar, sabiendo que solo así el dolor se iría para no volver.
Y al dolor le sustituyó la efímera felicidad de haber triunfado en sus esfuerzos.
Felicidad que decidió inflar, como una pompa de jabón, tratando de estirar aquello que no debía durar más de un instante hasta la eternidad. Solo quería ser feliz para siempre, sin vacilaciones, sin sufrimiento... ¿No era justo?
Pero aquella pompa explotó. Aquella absurda burbuja en un campo de batallas, aquel mundo aparte carente de emociones, se rompió en miles de pedazos y le dejó caer, de vuelta a la traicionera realidad.
Una realidad dañina, venenosa y explosiva.
Pero daba igual. Fingió no sentir nada, fingió que su burbuja seguía intacta, alejada del mundo. Mintió, mintió y dijo que el dolor no estaba, y siguió con su sonrisa.
Nadie dudó un momento de la veracidad de sus palabras. Porque, ¿quién podía sonreír de aquella manera en un mundo tan triste?
Siguió andando, entre balas y cuchillos afilados lanzados sin ningún objetivo concreto, dejándose atravesar sin reflejar nunca su dolor.
No lo hizo para no preocupar a los demás, pues los demás no le importaban. Lo hizo por orgullo.
Y así, orgulloso, se dejó morir, atravesado por el mismo dolor que había intentado dejar atrás.

... Eso de ahí arriba es muuuuuy raro O.O Debería seguir actualizando después de comer y no por las mañanas, que me pilláis medio dormido y me salen cosas raras :P

'-¿Qué quieres decir con que te vas? Sabes que te necesito, y que me necesitas.
-Precisamente por eso. Si no me voy, si no tomo yo la decisión difícil, el dolor que nos causamos nunca terminará del todo'

Sombras

¿De qué sirve escalar, si en la cima no te espera nadie?
Puedes estar en lo más alto, puedes estar a la altura de los mismísimos dioses, pequeño, y, a pesar de todo, seguirás ahogándote en lágrimas.
Da igual cuánto corras, cuán lejos vayas tratando de huir del mundo; lo que te atormenta surge de lo más profundo de ti, y nunca podrás quitártelo de encima.
Porque aquello a lo que más temes,pequeño, eso que te paraliza cuando llega la noche y te destruye el alma, eso eres tú.
Es tu verdadero yo: esa oscuridad que los espejos no saben reflejar, esa sombra de sonrisa pérfida que solo tú puedes ver, eso eres tú. Pequeño, no importa cuánto intentes negarlo, no importa si no lo aceptas, esa maldad innata no se va solo con fingir no verla. Pero claro que la ves, ¿verdad? Cada vez que bajas las defensas, ahí está, agazapada, susurrándote al oído, recordándote que no puedes echarla de ti. Por eso te ocultas, y levantas muros a tu alrededor, pretendiendo que nadie más que tú la vea.
Pero yo la veo, pequeño. Yo soy consciente en todo momento de esa oscuridad que podría destruirte en cualquier momento. Porque yo te conozco mejor que nadie. Yo te conozco mejor que tú mismo.
Mas, por favor, tiembla de miedo, pequeño, pues yo soy esa oscuridad y estoy aquí para conquistarte. Y ya deberías saber que yo nunca fallo cuando me propongo algo.

¿Veis? Os lo dije, esta vez no pretendo irme a la primera de cambio (ya sé que alguna se pensaba que tardaría otra semana en volver, que os conozco ¬¬). En fin... Vuelvo a tener inspiración. Eso no hace que mis textos sean buenos, pero no me cuesta escribirlos xD Y... Y nada, que ya seguiré subiendo cosas aquí.

'-Me da la sensación de que en esta guerra me he puesto del lado equivocado.
-Por supuesto; pero ponerse del lado de la razón cuando empieza a pelear con el corazón no es algo que se haga para conseguir victorias'

Venom

Aún recuerdo que ansiaba olvidar.
Quería alejarme de todo, deshacerme de mis miedos, dejar de lado ese odio que no paraba de quemarme el alma.
Y lo conseguí. Todo se fue, como arrastrado lejos por una suave brisa.
Ahora solo me queda vacío. Vacío y pesadillas.
Me gustaba la noche, ¿sabes? Sí... Eso aún lo recuerdo.
Pero ya no. Ahora siempre se hace larga, oscura y fría. Como un veneno que me consume por momentos, una dosis administrada por la inevitable rotación de la Tierra.
Una droga que cada noche se perfecciona para que no pueda acostumbrarme a ella, que hace que al mirarme en el espejo no me reconozca y que borra todo rastro de humanidad que pudiera quedarme.
Solo queda mi cuerpo muerto, como una marioneta hueca atravesada por corrientes de viento helado que se encargan de moverla y que escapan a modo de gritos mudos. Gritos que, cual serpientes ponzoñosas, se enroscan en el aire y se levantan en mi contra.
Tengo aquello que tanto quería, ¿no? Debería ser feliz: pocos sueños acaban cumpliéndose.
Pero no puedo quejarme, pues al menos soy notablemente menos triste; las lágrimas se quedaron al otro lado del muro, desterradas de por vida, haciéndole compañía a mi corazón, sueños y recuerdos.
Da igual.
Noche a noche, terminaré de destruir los recuerdos que me queden hasta agotar las palabras.

Como habéis notado, he vuelto a largarme (espero que lo hayáis notado xD), pero voy a intentar volver definitivamente. Últimamente, con la mudanza y unos amigos en casa, ha sido un poco difícil concentrarse, pero intentaré remediarlo.

'-A veces, es necesario ser lo suficientemente valiente como para hacer algo que los demás considerarían ser cobarde.'