Alone in the crowd

Siempre es más fácil sonreír que explicar por qué estás triste.
Solo es necesario ponerse la máscara el tiempo suficiente para que la gente pase de largo, y una vez están todos lejos dejar que las lágrimas te desborden los ojos.
Pero, por contradictorio que suene, duele ver que la gente pasa de largo sin preguntar nada, que se crean tu sonrisa sin dudar un instante. Quizá porque, siéndote tan evidente tu propia tristeza, no comprendes cómo los demás no pueden verla.
Aunque también es cierto que ser humano implica ser contradictorio, ¿no?
En el fondo, al ponernos la máscara, al fingir que las cosas van bien, pretendemos que aparezca alguien que note la diferencia. Que nos conozca lo suficiente para notar cuándo nuestra sonrisa es de verdad y cuándo la esbozamos para no preocupar a nadie.
Anhelamos que se nos acerque, nos mire fijamente a los ojos y nos pregunte por qué estamos tristes, y que insista aunque nos neguemos a contarlo. O, simplemente, ansiamos que nos abrace con fuerza y que no nos diga nada.
Y qué triste es comprobar que, después de tanto tiempo mintiendo, eres tan bueno al fingir que nadie duda de tu sonrisa.

Buenos días ^^ Me he hecho con (atención que es importante) un DVD con una versión antiquísima de "Diez negritos". Creo que esta tarde la voy a dedicar a verla en todos los idiomas que sea posible :D

'-Soy una mala persona.
-¿Cómo podría algo malo hacerme sentir tan bien?
-Siendo una droga. Una que, al final, te acabará matando después de haberte consumido'

Everybody's fool

Vidas envidiadas, llenas de fama y dinero.
Moda, pasarelas, películas, amoríos, portadas de revistas...
Pasan a tu lado elegantes, graciosas, sonriendo amablemente, adorables. Te hacen ansiar ser ellas.
Engañan a todo el mundo, y el mundo se deja engañar sin protestar. Son el culmen de la perfección, auténticas obras de arte andantes.
Se dejan utilizar, maquillar, vestir, guiar. Se desprenden de su cuerpo, de su pudor, de su misma dignidad, se deshacen del dolor de llevar tacones durante horas. Dejándose intoxicar para poder seguir el ritmo exagerado, operándose para burlar al tiempo, tratando de fingir que los años no pasan por ellas.
A cambio, consiguen "amor". Uno tan refinado, tan parecido al real, que al final son incapaces de distinguirlos.
Y, de tanto mantener su máscara de cara al mundo, acaban creyéndose sus mentiras, perdiendo su personalidad entre tanto engaño.
Pero, al final, la cirugía no consigue detener el envejecimiento natural. Acaban desplazadas, quedándose a un lado.
Viviendo de sueños de pasado. Dándose cuenta, quizá demasiado tarde, de que se han quedado completamente vacías y sin posibilidad de recuperar lo perdido.

El texto de hoy está inspirado en "Everybody's fool", de Evanescence. La conozco desde hace milenios, el video me encanta desde siempre y hace poco que he vuelto a viciarme xD

'-Dime que lo sientes, y dame un abrazo.
-¿Por qué? Solamente son un par de palabras y un gesto. No tienen el más mínimo valor, ni harán que la causa de tu dolor desaparezca.
-Solo hazlo. Por favor. Lo necesito...'

Hiperactividad

Ella no pasea, camina. La diferencia puede no parecer importante, pero en su caso lo es, y basta verla para notar que es especial.
Camina erguida, estirada, sin encorvarse un instante; y sus pies recorren la misma distancia, sin alterarla un milímetro. No mira a quiénes la rodean; solamente mira al frente. Y, si tiene que esperar en un semáforo, se convierte en una estatua de frío hielo hasta que las luces cambian.
Porque ella no vacila; da igual que no conozca su destino, da igual que no quiera ir, da igual que esté cansada. Sigue caminando sobre sus zapatos de tacón, siempre fría, siempre ajena al resto del mundo.
Nunca tropieza. Nunca resbala. Nunca se patina.
Mientras camina, se siente segura, fría e indestructible. Porque, y lo sabe bien, nadie anda como ella.
Pero, al final, siempre tiene que detenerse. En un banco, en la silla de su trabajo, o en una parada de autobús.
Y, quieta, las dudas y el miedo la atrapan, asfixiándola, estrangulándola con sus frías manos invisibles.
No es que le guste andar; es que le tiene pavor a estarse quieta...

Hoy estoy borde, así que voy a comentar algo que hace tiempo que pienso: a la que firma con 1 12 bk: No sé quién eres. Y, honestamente, me da igual. Pero creo que deberías saber que hace tiempo que ni siquiera leo tus comentarios, no digamos ya visitar los enlaces que me dejas. Y me hunde la moral pensar que tengo un nuevo comentario interesante y encontrar uno tuyo :D

'-Me encanta la lluvia...
-¿Sí? ¿Por qué?
-Porque cuando llueve, nadie sabe si lloras o te estás mojando...'

Casanova

-Sigo diciendo que podría ser la persona más encantadora de este mundo-se queja él, cansándose de la conversación-. Pero no quiero.
-Bueno, pues demuéstramelo. Conquístame-propone ella, sonriendo pícaramente.
Lentamente, él se acerca a ella, con su habitual mirada distante.
Agacha un instante la cabeza y, cuando la levanta, se nota un cambio. Su expresión sigue siendo seria, pero sus ojos parecen brillar con una nueva luz.
-Si yo quisiera conquistarte-susurra, colocándole el pelo por detrás de la oreja con un movimiento suave y encantador-, pondría mi mano aquí... Y te diría lo mucho que me gusta el color de tus ojos... Y tu nariz... Y tus labios...
Mientras habla, desplaza la mano lentamente, levantándole la barbilla y situando su dedo pulgar en su labio inferior.
Ella trata de recordar que todo es una treta, que no hay ningún sentimiento en sus palabras y gestos. Pero una parte de ella le grita que esa energía que transmite no es la de siempre.
-Y, entonces, lentamente me acercaría...-dice mientras se mueve-. No demasiado, lo justo para poder sentir tu cálido aliento en mi cara... Y así, al borde de tus labios, me detendría, como vacilando su terminar de besarte o no. Y entonces tú, sin saber por qué, te encargarías de terminar el trabajo...
¿Qué es ese deje magnético en su boca que nunca había visto? Tal y como dice, lentamente se pune de puntillas, tratando de saltar la distancia que los separa... notando de pronto un dedo en sus labios.
-Aunque, claro, esto solo lo haría si quisiera conquistarte-comenta él, recuperando su despreocupada sonrisa.
Y la deliciosa ilusión momentánea explota en el aire como una pompa de jabón.

Última actualización de la semana, y hoy cambio bastante de tema. Esto fue una escena romántica que se me ocurrió hace tiempo pero, cómo no, la he adaptado a los temas que uso en mi blog xD

'-Sí, es un hipócrita, te lo repito.
-Bueno, y si lo es, ¿qué más da? Me quiere.
-No, cielo. Te quiere una de las cincuenta caras que ese tipo tiene, pero hay otras cuarenta y nueve dispuestas a querer a cualquier otra'

Afrenta a un amor muy oxidado

¿Y llamar a esto amor no es, de por sí, un crimen contra el mismo?
Esto ya no es nada, ¡nada, digo, más que arena que se nos escapa por momentos!
El amor duele, el amor hace reír, el amor niega ser amor u odio; el amor cambia, crece, mengua, evoluciona y retrocede. Por eso digo que esto que tenemos, que se mantiene frío e indiferente, no es amor.
No niego que lo fuera, ¿por qué hacerlo, si yo mismo lo creí?, pero sé que ahora ya no lo es. Ahora solo es una mediocre amistad ataviada con ilusiones, pretendiendo ser algo cuya infinita belleza no logra sino imitar de manera burda y pueril.
Ya no te siento cerca, ni me estremezco con tu voz, ni dejo que mi corazón se desborde con oír tu nombre. Ahora ya no vales más que esta arena que nos molesta en los zapatos y nos duele al meterse en nuestros ojos.
Así que vete, ¡vete!, y terminemos con esta mentira ahora, antes de que la arena sepulte nuestros pies y nos impida huir. Vete ahora que el mar aún queda lejos y no amenaza con ahogarnos, vete y no mires atrás en tu huida, pues yo no estaré aquí para observar cómo te alejas.
Si no podemos tener un final bello, pues no existen los felices, sino historias inconclusas, por lo menos escojamos el final que menos duela.
Aquel en el que nos hacemos heridas, pero nos evitamos bañarlas en el mar.

Juas juas juas, como habéis notado, he vuelto al tema recurrente xD Aunque esta vez lo enfoco de otra forma, o esa impresión me da a mí xD La frase "robada" de ayer era "sazonando un amor que ya no sabe a nada"; la cambié un poquito para que no se notase. Y lo de los finales felices de hoy, lo entenderéis si pincháis aquí.

'-¿Has aprendido algo de este amor?
-Sí, muchas cosas. Así, la próxima vez saldrá mejor.
-Error, pregunta trampa; de un amor no se aprende nada para el siguiente, porque cada amor es único. Solo se obtienen recuerdos para llenar el corazón'

Tributo al amor consumido

Esta farsa ya no se tiene en pie.
Ni tú me quieres ya, ni yo te quiero a ti, y todas esas lágrimas que derramamos por esta relación ya no valen nada; solo sirven para darle un poco de sabor a este amor que ya no sabe a nada.
¿Por qué quisimos luchar por esto?
Quizá en su día fuese algo dulce y delicioso, pero el tiempo se ha encargado de volverlo amargo y desagradable a todos los sentidos.
Cuando por fin termine, ¿qué nos quedará? El recuerdo de la inmundicia que nos rodea en estos momentos.
Las cosas bellas son efímeras; tratar de estirarlas a lo largo del tiempo no es más que puro egoísmo, y al final hasta la belleza más perfecta se deforma.
Por eso quizá debimos dejarlo tiempo atrás y habernos quedado solo con lo bueno, en lugar de hacerlo ahora, en una despedida muda y sin derramar una sola lágrima. Ese no es un final justo para algo tan bello como lo que tuvimos.
Retrasamos lo inevitable, nos creímos perfectos, capaces de enfrentarnos al destino y ganar. Y no lo fuimos. Por culpa de nuestro orgullo, ahora ya no nos queda nada.
Y es horrible saber que cargo con la mitad de la responsabilidad del dolor de nuestras vidas.

Hoy he descubierto que me entretiene tocarme las orejas ^^ Y alguien dirá, ¿y qué co*o me importa a mí, Carlos? Pues bien, maleducado en cuestión, la respuesta es... nada xD Por cierto, he "robado" una frase de Romeo y Julieta, a ver quién la encuentra

'-¿Qué hago mal?
-Emocionarte con muy poco y necesitar demasiado para conformarte'

Alone

Cuando tienes miedo, miedo de verdad, lo único que realmente quieres es que alguien te abrace. Que alguien te diga que no estás solo, y que esa oscuridad acabará yéndose.
Pero, desgraciadamente, no siempre puede ser así. A veces el dolor te consume en soledad, te quema lentamente y te destroza.
Y curiosamente, lloras solo cuando tienes a alguien que te abrace. Estando solo no lloras.
No, no lloras, porque si empiezas no puedes parar.
No es que la soledad te haga fuerte, solo te hace duro; te enseña a tragarte cualquier emoción, a soportar lo que te caiga encima. No te enseña a vivir, sino a sobrevivir.
Por eso... Por eso, no dejes que los demás se alejen sin intentar evitarlo. Porque una vez el proceso ha finalizado, una vez estás solo de verdad, es imposible recuperar ese calor en el estómago que sentías con solo un abrazo. Solo sientes un vacío enorme, un vacío antinatural que te define como un monstruo y del que escapa un viento gélido y cruel.
Y no importa con qué intentes llenarlo: conocimientos, mentiras, retazos de vidas que no te pertenecen... Es un vacío demasiado grande, tanto que acabas viviendo a su sombra, convertido en un espectro de lo que fuiste en su momento.

Buenas, gentuzas varias *u* Hoy actualizo un poco más tarde porque he tenido comida familiar, y porque no se me ocurría nada que escribir :P

'-Dices que quieres estar solo, pero tus ojos piden que me quede.
-Eso es porque mis ojos hablan por mi alma desde que la encerré en lo más profundo de mi ser'

Cristales antibalas

No me gusta que me mientan, pero en este momento necesito que lo hagas.
Que me abraces con fuerza y me digas que nada importa, que todo va a ir bien, que esto no está destinado al fracaso.
Pero, en vez de hacer eso, tú te vas alejando, y cada vez me cuesta más recordar cómo me hacían sentir tus palabras. Te pierdo por momentos, y aunque lo intento, nunca he podido correr a tu velocidad.
¿Sabes lo que es querer gritarte lo mucho que te quiero y no tener aire para hacerlo?
No entiendo por qué duele tanto perderte. Desde el principio me dije que esto era todo un sueño, una burbuja que explotaría antes o después. Entonces, ¿a qué viene la desilusión?
Será que soy idiota... Pero no volverá a repetirse. "Si quieres que algo salga bien, hazlo tú mismo". Ese siempre fue mi mantra, y me equivoqué pensando que podía confiarle a alguien mi corazón.
Porque, a cambio de confiar, solo recibo esos pedazos que, según tú, son mi corazón.
¿Cómo se puede romper algo sin querer en tantos trozos?
Será que no estoy hecho para ser humano. Mejor me quedo al otro lado del cristal, protegido de cualquier emoción que quiera golpearme...

Ayer no actualicé, ¡pero tengo una buena excusa! Tenía dentista. Una de esas cosas inevitables en esta vida que nos hacen perder tiempo pero de las que no te puedes librar si quieres una sonrisa perfecta xD

'-¿Tú estás ciego?
-No, claro que no. ¿Por qué dices eso?
-Porque, o no te has dado cuenta de que le gustas y lo estás, o eres un sádico'

Ania II

-¿Crees en el amor?
Qué pregunta más rara, pensó Ania. Especialmente en un escenario del crimen.
-No, Lewis, no creo en el amor-respondió fríamente-. De cualquier forma, no creo que este sea el lugar apropiado para hablar de eso.
En un sofá, con un hilillo de espuma en la comisura de sus labios, yacía una joven. El diagnóstico era envenenamiento, probablemente relacionado con el bótox que se había inyectado recientemente.
-Vamos, Ania, este caso es demasiado simple. Si estamos aquí es por las apariencias más que por otra cosa-replicó Lewis, poniendo los ojos en blanco.
-A mí nunca me asignan casos fáciles-contestó ella con dureza-. Si realmente fuera algo simple, se lo habrían encargado a otro con menos experiencia.
-O te lo han endilgado a ti por insultar al jefe todos los días.
Ania decidió no seguir con la conversación. Aunque podía machacar a Lewis físicamente con las manos atadas a la espalda, en sus discusiones verbales nunca había ganado.
-En fin... ¿Quién descubrió el cadáver?
-Esos tres de ahí-respondió él, hojeando su libro de notas-. Vinieron porque estaban preocupados por Ingrid. Hacía... Tres días que no sabían nada de ella.
Ania se apartó de la escena del crimen y se acercó a los tres jóvenes que había en la puerta.
-¿Teníais alguna razón para querer ver a Ingrid muerta?-preguntó, ladeando la cabeza.
-¿Qué? ¡No!-exclamó uno de ellos.
El otro, por el contrario, se quedó callado.
-¿Y sabéis de alguien que tuviese algo contra ella?-continuó Ania, sacando una hoja para tomar apuntes.
-Todo el mundo quería a Ingrid-contestó el primer joven, aún bastante excitado.
-Eso es imposible-puntualizó Lewis, apareciendo detrás de Ania-. Para caerle bien a todo el mundo hay que ser de una forma con cada persona, y eso es ser hipócrita. Lo que, a su vez imposibilita que le caigas bien a los que odian a los farsantes.
-¿De qué hablas?-preguntó Markus, incapaz de seguir las palabras de Lewis.
-Que es imposible caerle bien a todo el mundo-susurró el segundo joven-. Pero Ingrid no era falsa. Simplemente...
-Se juntaba con gente con sus mismos gustos-terminó Lewis-. Pero no se puede evitar tener diferencias, por ejemplo, con el casero, ex-novios, jefes... Seguro que ha tenido alguna pelea recientemente.
Los dos jóvenes se miraron un único instante a los ojos, apartando luego la mirada.
-No... Ninguna.

Vuelvo con Ania, en un caso que, espero, sea un poco más difícil de resolver que el anterior :P Aunque tampoco tengo mucha habilidad para esto de la novela de misterio... Por cierto, si desaparecí fue por: quedada con amigas, comida con familia y cumpleaños de mi hermana xD

-Esto... Buscaba a la investigadora... Ania-susurró un joven en la entrada de la comisaría.
-Estoy aquí, pasa-pidió ella, asomándose a la puerta de su despacho-. Tú eras... ¿Markus?
-Sí, eso es-respondió él, hundiéndose en la silla.
Estaba muy pálido, ojeroso, y sus ojos se movían de un lado a otro rápidamente, observando.
-¿Qué haces aquí? ¿Algo de información?-preguntó Ania, sentándose frente a él.
-S-Sí... Aunque preferiría que esto quedase entre nosotros... No quiero que Erik se entere de que se lo estoy contando a alguien.
-Ingrid y él tuvieron una pelea, ¿no es así?
-Exacto. No fue nada importante, pero... Él fue el que insistió en ir a visitarla, y estaba tan... No sé, calmado cuando la vio allí...-explicó Markus-. Me preocupa que esté relacionado.
-¿Por qué pelearon?-preguntó Ania, cruzando las manos lentamente.
Si tenía razón, la causa sería el propio Markus.
-Erik es... Bueno, por lo que sé es... bisexual-susurró, con la voz casi apagada-. Según tengo entendido, se pelearon por mí. Habían hecho un... pacto de no atacar, pero Ingrid y yo nos acostamos el fin de semana pasado.
-Ya veo... Bien, voy a hablar con Lewis para que me conceda la orden de registro.

Black and White

Estás solo. Otra vez.
A estas alturas ya deberías estar acostumbrado, pero yo, que vivo en lo más profundo de tu corazón, noto que te duele.
¿Por qué no me abres la puerta?
Sé que prometiste que nunca liberarías los candados que me mantienen encerrado, pero podrías tener un poco de orgullo. A ti no puedo hacerte nada, pero sabes que podría destruir a todos aquellos que hacen que tu corazón sangre.
Dame poder. Dame fuerza. Dame un cuerpo.
¿No me oyes golpeando la puerta? ¿No sientes el suelo vibrando? Acepta de una vez que me necesitas, ¡porque me necesitas! Necesitas que alguien luche por ti, porque tú tienes un aura demasiado pura para hacerlo por ti mismo.
Pero eres demasiado orgulloso, y niegas necesitar ayuda. Parece como si no comprendieras que en este mundo ya no se puede vivir siendo un santo. Y, sinceramente, echo de menos sentir el sol sobre mi piel.
Solo te pido un instante. Eso es todo lo que necesitamos.
Después yo volveré a lo más profundo de tu corazón para pudrirme en soledad. Pero, por favor, déjame protegerte por última vez.
Por los viejos tiempos. Por ti. Por mí. Por nosotros...

¿Alguien ha notado que últimamente me ha dado mucho por hablar desde el punto de vista de la oscuridad latente en el interior de un ser de luz? ¿No? ¡Pues sí que lo hago! Y hoy he comprendido que se debe a haberme pasado el Prince of Persia III xD

Estoy solo, como siempre.
Trato de convencerme de que es una parte más de mi vida, algo que no puedo cambiar. Pero me sigue doliendo el corazón cada vez que suspiro.
Pero no puedo dejarle salir.
No porque prometiera no hacerlo; muchas veces he roto mis promesas antes. Pero no puedo imaginar las consecuencias de dejarle libre. O quizá es que me las imagino demasiado bien.
Siento todo mi mundo temblando, amenazando con caerse. Esa puerta, esa pequeña puerta de siete candados, es lo único que mantiene mi vida en pie. Pero eso no me importa. Toda mi existencia es una enorme farsa, ¿qué pierdo si se rompe? Si hago esto... Si mantengo encerrada la oscuridad que antes me dominaba, no es por mí, sino por él.
Porque, a la luz del sol, las sombras multiplican su tamaño, y la débil cordura que le queda se perdería por siempre.
No debo vacilar, ni tan siquiera un instante. Porque eso es todo lo que necesita para terminar de lanzarse a lo más profundo del abismo.
Tuvimos buenos recuerdos, cuando yo no era tan brillante y él no era tan oscuro.
Por ellos. Por ti. Por mí. Por nosotros... has de quedarte donde estás.

The darkness inside you

¿Crees que puedes ocultar tu miedo?
No, a mí no. Tengo práctica para ver el terror en los ojos de la gente, y a ti hace tiempo que te tengo ganas.
Quizá consigas engañar a los otros, porque están cegados por lo deslumbrante de tu sonrisa, pero a mí no. Tienes dudas.
¿Quién lo iba a decir? El perfecto, indestructible y autosuficiente ser de luz alberga oscuridad en su corazón. No sabes lo irónico que resulta.
Dijiste que no me necesitabas, que podías valerte por ti mismo. Pero ahora ya no estás tan seguro, y deseas que yo vuelva a estar a tu lado diciéndote qué debes hacer.
Me encantaría decir que llegas tarde, que ya que me desterraste de tu alma no mereces que te hable, pero prefiero acogerte y terminar de destruirte.
Oh, por favor, no trates de negarlo. Resultas patético cuando lo haces. Has perdido, acéptalo.
Te equivocaste de medio a medio al esconderme del mundo, porque quien tenía que desaparecer eras tú: el débil, sensible y estúpido ser brillante.
¡Yo merecía existir! En este mundo de tiburones, donde el más fuerte gana, son mis cualidades como sombra traicionera e insensible las que triunfan. ¿O acaso no se lleva el viento tus palabras? Mi veneno, por el contrario, es eterno.
Pero da igual, te perdono. Te perdono porque, con esta última lágrima, estás devolviéndome lo que desde el principio debió ser mío: el control completo sobre este cuerpo que yo convertiré en mi inexpugnable fortaleza de diamante.
Pero no temas. Te abandonaré en lo más profundo, y dejaré que tu odio crezca. Y cuando tú, la máxima representación de la luz, te conviertas en oscuridad, podrás volver a mi lado.
Serás... ¿Cómo decirlo? El trofeo que demuestra la superioridad del negro sobre el blanco.

Etto... H-Holaa... He vuelto... ¡NO ME MATÉIS! T.T Es que... Es que... NO TENÍA GANAS DE ACTUALIZAR V.V

'-Tengo miedo a fallarte algún día.
-¿Miedo por qué? Sí, me fallarás. A mí y a todos. Puede que sea en algo importante o en una nimiedad, pero me fallarás. La única forma de que no lo hicieras sería no tener expectativas respecto a ti'

Finales políticamente incorrectos

Los explosivos ya están listos.
¿Conoces los riesgos? Ambos sabemos que sí.
Así que pulsa el detonador, y subamos por los aires mientras nos consumimos rápidamente, al ritmo de los silencios de la sinfonía.
Sube tan alto como puedas y prepárate. Cuando volvamos a caer, ya no seremos nunca más "nosotros", ni habrá más "nuestro".
Desde que esto comenzó, los dos sabíamos que acabaría así. Por eso construimos los pilares de nuestra relación sobre arena.
Fue bonito mientras duró, ¿no crees? Todo fueron fuegos de artificio y cortinas de humo pero, aún con esas, ¿no fue bello?
Sí, todo fueron mentiras, pero no solo por mi parte. La culpa fue tanto tuya como mía, y ambos pagaremos por los errores cometidos, pero eso no cambia lo que tuvimos.
Llegó el momento de despedirse, y eso ya no se puede cambiar.
No se puede derrotar en un instante al destino que nos llevó años construir.

Este texto me ha quedado corto, pero empecé a escribirlo medio dormido y no le saco más jugo ·_· En fin... Que siento no haber actualizado últimamente, pero con el cumpleaños de mi hermano estuvimos haciendo cosas y no encontré el momento.

'-Te propongo un trato: yo cargo con tu dolor y tú cargas con el mío.
-¿Y de qué servirá eso?
-De nada. Pero estoy cansado de cargar con mi peso, y la variedad es divertida en cierto modo'