Alone in the crowd

Siempre es más fácil sonreír que explicar por qué estás triste.
Solo es necesario ponerse la máscara el tiempo suficiente para que la gente pase de largo, y una vez están todos lejos dejar que las lágrimas te desborden los ojos.
Pero, por contradictorio que suene, duele ver que la gente pasa de largo sin preguntar nada, que se crean tu sonrisa sin dudar un instante. Quizá porque, siéndote tan evidente tu propia tristeza, no comprendes cómo los demás no pueden verla.
Aunque también es cierto que ser humano implica ser contradictorio, ¿no?
En el fondo, al ponernos la máscara, al fingir que las cosas van bien, pretendemos que aparezca alguien que note la diferencia. Que nos conozca lo suficiente para notar cuándo nuestra sonrisa es de verdad y cuándo la esbozamos para no preocupar a nadie.
Anhelamos que se nos acerque, nos mire fijamente a los ojos y nos pregunte por qué estamos tristes, y que insista aunque nos neguemos a contarlo. O, simplemente, ansiamos que nos abrace con fuerza y que no nos diga nada.
Y qué triste es comprobar que, después de tanto tiempo mintiendo, eres tan bueno al fingir que nadie duda de tu sonrisa.

Buenos días ^^ Me he hecho con (atención que es importante) un DVD con una versión antiquísima de "Diez negritos". Creo que esta tarde la voy a dedicar a verla en todos los idiomas que sea posible :D

'-Soy una mala persona.
-¿Cómo podría algo malo hacerme sentir tan bien?
-Siendo una droga. Una que, al final, te acabará matando después de haberte consumido'

5 comentarios:

  1. A b k, o como sea: sí, poniendo pelotas, o algún otro de los sinónimos, habrías salvado tu dignidad. Pero recuperar la dignidad no hace que deje de ser soez y recién sacada de una película porno bastante cutre. En un texto emotivo, en mi opinión, no hay espacio para la vulgaridad. La línea entre la pornografía (guarrada) y el erotismo (arte) es muy fina, pero me parece evidente que la mención específica de los genitales la traspasa de lado a lado.
    En fin... Espero que con esto haya terminado esta conversación y que, no pasándote con mi blog, tengas tiempo para pasarte por algún sitio donde sí se te valore.

    ResponderEliminar
  2. Je, cuántos recuerdos... Mi enhorabuena, he vivido lo que has escrito y lo has plasmado a la perfección, eso es lo que se siente. Gracias al cielo que la vida cambia y hoy ya no tengo que fingir nada. A todos nos llega la calma y la felicidad :D


    PD: ¿Otra vez hablando de pelotas? XD Y yo que creía que era la primavera la que alteraba la sangre... Ya veo que es el otoño el detonante de las hormonas :P (it's a joke ;) hehe )

    ResponderEliminar
  3. Me has matado con este texto. Si me he sentido identificada con muchos relatos de gente, en blogs, personas que expresaban lo que en ese momento sentía, tú has superado toda expectativa. ¿Seguro que no tienes poderes especiales para meterte en el corazón de los demás? Bufff, es que... bufff...
    No hay ni una sóla letra con la que no me sienta identificada. Sobre todo la parte de que en realidad queremos que alguien note la diferencia...

    ResponderEliminar
  4. Hola Carlos:

    Bien, tu eres el experto, y por supuesto no lo voy a discutir, aunque reconozco que la polémica me encanta...Hice un comentario, creo que nada ofensivo...sólo me imaginé tu escena y la ví en blanco y negro (cosa que es normal ultimamente), un poco pedante y machista...no me pareció romántica, si no burlesca y un poco agresora con la dignidad de la chica...así que, sólo me apeteció trasladarla a nuestro siglo, y hacerla tipo comedia romántica...para nada de peli X, tal como yo la veo, creo que la chica tiene una reacción de pirata, de no me lo das, lo cojo y ahora si quieres reclama, tambien la imagino con una mirada divertida y desafiante, como un juego entre ellos y la cara de panoli de él, pero al mismo tiempo de no haberle disgustado nada...sin la intención de poner en duda tu talento...
    Sé que dije que no ocuparía más espacio en tu página, bueno, mentí, jejejeje...si de verdad te molesta, puedes rechazar mis comentarios...tu tambien mentiste, cuando dijiste que no me volverías a leer ;)... estamos empates...
    Venga ya!!! si nadie te da caña, es un aburrimiento!!!

    Ala 1 12 bk...estíralo

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has dicho. De vez en cuando, necesitamos esa palmadita en la espalda o ese abrazo que nos salva del abismo, escuchar aquello de "si necesitas algo...", y sentir que realmente hay alguien al otro lado de nuestra piel.

    Pero en fin... para eso se necesita mucho más que compartir el mismo espacio ;)

    ResponderEliminar