Y es por ti

Odio reconocerlo, pero duele el corazón en mi pecho.
Duele, y duele con razón, pues mientras escribo se desangra, desgarrándose con cada latido.
¿Y por qué, puede alguien preguntarse, por qué muero? Por tu mirada hiriente, por tus labios que sugieren imposibles, por cada una de tus sonrisas celestiales, por tus honestas mentiras.
Muero, como siempre, por ti.
¿De dónde procede este amor inagotable? ¿Por qué es, me pregunto, eterno este castigo que solo me trae desgracia? Maldito fue el día que te cruzaste en mi camino, pues por tener el placer de contemplarte debo fenecer cada día, renaciendo con el amanecer para, de nuevo, morir.
Morir, como siempre, por ti.
Lentamente la vista se me nubla, se vuelve difuso tu rostro en mi memoria, y tus palabras desaparecen, arrastradas por el viento. Caigo, en medio de indecibles dolores, en un sueño ligero y turbado, donde todas las pesadillas que no llevan tu nombre, pues tú estás destinada a existir sólo de día, todas ellas, digo, me atormentan.
Mas, aunque no lleven tu firma, sin importar que no las puebles, es tu esencia la que las origina. Es tu ponzoñosa personalidad, tu dolorosa existencia, la que le da alas a la más pérfida parte de mi imaginación, entretenida en destruirme cuando no puedes hacerlo; convirtiéndola, convirtiéndome, en artífice de mi propia muerte.
¿Dónde vas, alegría? ¿Por qué escapáis, ilusiones? ¿Tan oscuro, tan siniestro, tan sombrío me han vuelto las afiladas dagas de este amor nunca correspondido? ¿Es mi maltrecho y moribundo corazón indigna morada para vosotras? ¿Es por eso que me abandonáis?
¿Por qué no puedo, os suplico, por qué no me dejáis marchar con vosotras, abandonando juntos este nido de tristeza y muerte continua? Mas me ignoráis, huis, escapáis, y me dejáis solo. Solo con mi soledad y con mi tristeza.
Finalmente despierto, escapando de la agonía de mis asfixiantes sueños, saliendo de una tortura para entrar en otro tipo distinto de agonía. Agonía, digo, que aunque distinta, ni es más amena ni menos dolorosa, pero que al menos lleva tu rostro. Y consciente de tu existencia, comienzo de nuevo a morir.
A morir, como siempre, por ti.
Y así es como mi vida sigue, siempre igual, siempre amarga. De una oscuridad a otra, y de vuelta a la primera, con la tristeza como una constante en la ecuación de mi existencia. Siempre superando las ganas de morir del todo, de terminar con el dolor. Siempre reprimiéndome, siempre viviendo.
¿Cuál es la razón de seguir? ¿Cómo justificar el dolor? ¿Reprimiéndome por qué? Reprimiéndome porque tú existes, porque eso lo justifica todo.
Y es que igual que por ti muero, es también por ti que vivo.

 We~he. Reconocédlo, echabais de menos esta parte de mi literatura xD Lo escribí ayer noche, porque hoy, dentro de un rato, me piro a pasar el puente en la Sierra. No tengo muchas ganas, porque el internet móvil es una caca a la hora de actualizar, pero bueno...

'-¿Por qué me preguntas a mí de amor, sabiendo que no sé nada de él?
-Oh, ¿y eso que importa? Opino sinceramente que nadie sabe nada del amor, y que los que se jactan de ello solo saben de sexo y caprichos'

¿Seguro que esto no es un sueño?

-Esto... ¿Tienes un momento?
Me giré, extrañada. No esperaba que él, precisamente él, me dirigiese la palabra.
-Sí, supongo.
Dejé que me arrastrase unos cuantos metros, a un callejón medio vacío, mientras mis amigos nos seguían con la mirada.
-¿Pasa algo?-pregunté, viendo que Harold no se decidía a decir nada.
-Sí, había algo que quería preguntarte... No me había atrevido hasta hoy, pero...-arranca, mirándose las manos y mordiéndose el labio.
El corazón me dio un vuelco. ¿Era posible? ¿Estaba aquello sucediendo o era un sueño más? Inconscientemente, yo también bajé la cabeza, esperando a que siguiese con la frase.
-La verdad es que es un poco difícil, porque no nos conocemos mucho, pero...-Harold no pudo contener una risa tonta, pero la acalló enseguida.
Me pellizqué varias veces, disimuladamente, comprobando que no era una fantasía, y sentí el dolor. No era de mentira, por fin estaba sucediendo, tras toda una vida dedicándole miradas de reojo, tratando de estar cerca de él, Harold me elegía a mí.
-Quería saber si tú...-susurra, con su dulcísima voz-. Si tú sabes si tu amiga Marta tiene novio.

ZAS! Todas esperabais amor, todas esperabais empalagosismo. ¡Pero no! ¿Acaso habíais olvidado en qué blog estabais? Mwahahahaha >:D

'-Oye, ¿tú podrías ayudarme después de clase?
-Claro. ¿Qué necesitas?
-Que me ayuden a sonreír...'

En su mirada

-Te pesa el corazón-comentó Julia, mirándole fijamente a los ojos.
Ciertamente, a Adrián le pesaba. O, más concretamente, le dolía, y desde hacía mucho. Sin embargo, nunca se lo había comentado a nadie, ni lo haría jamás.
-¿A qué viene eso?-preguntó, haciéndose el loco-. No nos conocemos de nada, ¿cómo se te ocurre algo así?
-Se te nota en los ojos. Parecen los de...-la joven se quedó pensativa un instante-. Los de un anciano que ha vivido muchas tragedias y que está cansado de la vida.
Adrián se sorprendió interiormente al darse cuenta de lo poco que le costaba a Julia leerle el alma, pero no dejó que la sorpresa se reflejase en su rostro.
-Eso son tonterías. Los ojos solo son... ojos. No puedes intentar deducir mi estado de ánimo por eso-replicó, tratando de concentrarse de nuevo en el libro de Biología.
-Quizás tengas razón, pero yo sé que estás triste. Puedes confiar en mí-susurró Julia, quitándole el libro.
¿Podía realmente confiar en ella? Tonterías. La confianza solo había traído a su vida desgracias y dolor, y por eso ya no creía en nada ni nadie.
Lenta, muy lentamente, levantó la cabeza, clavando sus ojos en los suyos, con una mirada gélida y dolorosa. Y Julia, sin saber muy bien por qué, dejó caer el libro sobre la mesa y se marchó con el horrible sentimiento de haber visto el dolor máximo en aquellos irises verdes.

¿Por qué no actualicé ayer? ._. No tengo ni idea, era el día perfecto, tenía tiempo, no muchos deberes... Me estoy volviendo vago, supongo OnO Por cierto, ¿estoy fatal de la cabeza o ":)" tiene los ojos tristes? xD

'-Dicen que tus palabras son tan dulces y cálidas que pueden derretir un iceberg.
-Exageran. Solo descongelo corazones'

Dying

-¿Estás bien?
-Sí, claro-responde Manuel, limpiándose la boca con la manga de la camisa.
-¿Eso es sangre?-pregunta Ana, cogiéndole la mano-. Dios mío, ¡lo es!
Él se aparta, arremangándose la camisa para ocultar la mancha roja, y esboza una sonrisa.
-Me he mordido la lengua...
-Mientes-replica ella-. ¿Tú no tenías un problema de corazón?
Manuel duda.
-Hace... Hace dos semanas que saben lo que tengo-susurra, limpiándose una lágrima-. Me estoy muriendo.
Ana palidece, y después trata de poner la mano en el hombro, deteniéndose a medio camino.
-Por eso... ¿Por eso no quieres estar con nadie?
-No quiero que la gente sufra por mí-explica, sentándose en el suelo-. Pero estoy demasiado cansado de hacerle daño a la gente...

-_-''' ¿Qué MIERDAS es esto de aquí arriba? Tengo que comprarme una nueva musa, la que tengo es una caca u.Ú

'-Relájate.
-No puedo. Tengo... Debo ser el mejor. Siempre.
-Esa forma de pensar acabará matándote'

Human being

-¿Qué es un ser humano?
La pregunta retumbó por el aula de filosofía. Rápidamente, dos manos se levantaron en el aire.
-El ser humano es el único animal capaz de pensar y razonar-contestó César, adelantándose a su compañero.
-El ser humano es el único animal capaz de sentir y que busca comprender sus sentimientos-respondió, acto seguido, Mike.
César y Mike se miraron mutuamente, evaluándose. No tenían nada en común, nunca lo habían tenido. César era la cabeza y Mike era el corazón, y siempre había sido así.
-¿No merece un psicópata ser tratado con dignidad, aún cuando su corazón no late? ¿No está penalizado vulnerar un cadáver, aunque su corazón no lata?-replicó César, comenzando el debate.
-¿No es una persona en coma, aunque incapaz de pensar, una persona? ¿No son, aquellos que no sienten, enfermos que necesitan tratamiento?-contraataca Mike.
Lenta, muy lentamente, el primero esboza una sonrisa. Hacía tiempo que no tenía un enemigo digno al que enfrentarse, y como Cabeza que era, estaba dispuesto a todo para ganarle a Corazón.

Y alguien se preguntará: ¿qué estaría haciendo Carlos ayer para no actualizar? Pues amputarme ambas piernas. O, al menos, desearlo. Maldito camino Schmidt y maldita calzada romana -_-

'-¿Por qué no lloras para desahogarte?
-Porque si también pierdo la tristeza, me quedaré demasiado solo en un corazón demasiado grande y vacío...'

Imposiciones

-¿Estás solo?
-No, con mi grupo de amigos invisibles-replica él, revolviendo la sopa-. Siéntate si eso es lo que quieres.
-Gracias-susurra Sol, apartando la silla y ocupando el sitio-. Oye... ¿Por qué siempre estás solo?
Alexander levanta una ceja, extrañado.
-No entiendo la pregunta. ¿Con quién iba a sentarme?
-No sé, solo era una duda. Quería saber si tu soledad es por decisión o te fue impuesta-explica ella, rompiendo el trozo de pan en pedacitos.
-Un poco de cada-responde finalmente, tras unos minutos de deliberación-. Al principio era una tortura saber que nadie quería estar cerca de mí. Pero después... Según los he visto caer, según he visto cómo se traicionaban, me he dado cuenta de que mi soledad no es tan mala y he aprendido a querer estar solo.
-¿Y dejar que me siente aquí no es romper con tu ideología?-pregunta Sol.
-Oh, no, para nada. Mentalmente, estoy a varios kilómetros de aquí...

Tengo sueñooo T.T Y además me pica la nariz. ¡Y como soy perfecto y la culpa no puede ser mía, ha de ser vuestra! ¡Gentuza! ¬¬

'-No está mal tener orgullo, ¿no?
-Para nada. Pero si andas siempre con la cabeza demasiado alta, acabas tropezando'

No me gusta decirte que te quiero

-¿Qué haces?
-Pensar-responde, dándole una calada a su cigarrillo.
-¿Y sobre qué piensas?
-Sobre nada en concreto. Sobre todo, supongo.
-Odio que vayas de filósofo moderno cuando tu vida es maravillosa, pero dame un cigarro y sigue hablando, que me gusta tu voz.
-Toma-contesta, pasándole la pitillera plateada y el encendedor-. Me preguntaba por qué, siendo tan diferentes tú y yo, me gusta tanto estar contigo.
-Porque soy encantadora, evidentemente-responde al tiempo que enciende su cigarro-. No, hablando en serio, es algo que yo tampoco me explico. ¿Has llegado a alguna conclusión?
-No, igual que siempre. En cuanto empiezo a pensar en ti se me va el santo al cielo y pierdo el hilo de mis pensamientos.
-Podrías haberte ahorrado todo este rollo y haberme dicho que me quieres. Pero así también me gusta cómo suena...

Of, qué cansancio llevo encima. Esto de tener clase es agobiante, no sé por qué los jubilados echan de menos trabajar xD

'-Te pasas la vida quejándote de que te duele la pierna, el brazo, los ojos...
-Prefiero engañar con eso a reconocer que me duele el corazón'

Now I know that I can live without you

-¿Por qué te marchaste? ¡Explícamelo!
-Estabas gritándome, pensé que era mejor dejarte sola...-susurra él, en la puerta, aún con las llaves en la mano.
-Si tan solo me escuchases mientras gritaba, sabrías que lo que intentaba echarte en cara era precisamente que me estabas dejando sola-replica Laura.
Lenta, muy lentamente, Juan extiende la mano, tratando de acariciarla, pero ella se aparta y le mira fríamente.
-No, ya es tarde para eso...-dice con un hilo de voz-. Necesitaba que te quedaras, que me abrazases muy fuerte y me dejaras llorar en tu hombro. Pero te fuiste, abriste la puerta y me dejaste sola con mis miedos.
-Te he dicho que no escuches esas voces, solo te hacen daño-susurra Juan, con los ojos llorosos.
-Sí, pero a veces el dolor es la única forma de aprender. Lo siento... Tus maletas están en nues... mi cuarto, deja ahí las llaves mientras te las traigo.

Día de dentista, día de examen, día de gimnasia. Esto es: día de cansancio y agobio sin descanso D:

'-He tenido un sueño precioso...
-¿Y de qué iba?
-Da igual... A fin de cuentas era solo un sueño...'

Se nos acabó el amor...

-No lo entiendes, ¿verdad?-pregunta Catherine con el corazón encogido.
-¿Qué tengo que entender?-replica Matt, furioso-. ¡He sido dulce! ¡He sido amable! He estado ahí siempre que me has necesitado, te he apoyado en todo lo que has querido hacer. ¿A qué viene decirme ahora que ya no me quieres? Venga, explícame de qué coño va todo esto, porque yo ya no entiendo nada.
-No es algo que se pueda explicar-responde ella, con la voz partida-. Simplemente... Creo que se nos acabó el amor.
Derrumbada, se deja caer frente al sofá, con una horrible mirada vacía pintada en la cara. Matt, después de observarla un instante más rojo de ira, se sienta a su lado, también exhausto. Ninguno llora, ninguno dice nada. Se dedican a estar así, muy cerca el uno del otro, tratando de sentir algo de calor.
-Lo peor de todo es que creo que tienes razón-susurra lentamente-. Ni siquiera creo que merezca la pena luchar.
Catherine deja resbalar su cabeza, apoyándola en el hombro de Matt. Él sitúa la suya sobre sus largos rizos castaños. La escena, en su día perfecta y bella, es ahora fría y no transmite nada.
-Creí que esta vez había acertado-comenta la joven, suspirando al tiempo que derrama una lágrima solitaria.
-No llores-pide Matt, tomándole la mano-. Bastante sufriste por este amor cuando aún estaba vivo, ahora que está muerto no merece la pena.

He vuelto a mis comienzos, a mis... "relatos cortos" cutrecillos. Aunque creo que el estilo ha mejorado con el tiempo, eso sí xD Nah, pues no hay mucho que añadir, y que como ando escaso de inspiración puede que me dedique a este estilo, que me requiere menos esfuerzo mental :P

'-Llevaba tanto tiempo sufriendo, sin sentir nada bonito, que cualquier cosa me pareció mejor que seguir así y vendí mi corazón.
-Pues bienvenida al grupo...'

Psicología básica

¿Acaso no lo notas? No para de pensar en ti.
Cada vez que se pellizca el brazo, o cuando se muerde el labio hasta sangrar, es porque no puede dejar de pensar en ti.
Lo hace para no comerse la cabeza: cada vez que apareces en su mente, se hace daño. Así asocia tu existencia con el dolor y te suprime.
Parece que es más inteligente que yo. Ahora que lo pienso, un poco de dolor físico en su día me habría ahorrado todos estos golpes inmerecidos que me están destrozando el corazón.
Aunque no paro de pensar que, en algún momento, los pellizcos y mordiscos perderán su utilidad, y me entra la curiosidad. ¿Qué hará entonces?
¿Abrirse las venas hasta sacarte por completo de su sangre o aceptarte como tuve que hacer yo?
Elija lo que elija, creo que prefiero no estar presente. No me gusta ver cómo la gente se autodestruye.

Puf... Qué churro de actualización -_- Ya está, mañana no actualizo. Me tomo un día de vacaciones. ¡Jum!

'-¿Por qué lloras?
-Porque resultó, de nuevo, que no era el amor de mi vida...'

Angst

Tengo miedo.
Miedo a quererte, a no quererte, a que me importes y a que me seas indiferente. Me da miedo que sepas sacar lo mejor y lo peor de mí, que seas capaz de llevarme de las nubes al infierno y viceversa en cuestión de instantes, que me aceleres el corazón y me lo pares con una sola palabra, una mirada o una sonrisa.
Me produce pánico que me quites la respiración sin intentarlo, y que tengas control sobre todas y cada una de mis emociones sin ser siquiera consciente. Me preocupa que mi día sea blanco o negro dependiendo de ti y no del imparcial sol.
Me da rabia sentirme débil, dependiente, y que tú, viéndome tan fuerte como pretendo que me vean, no te acerques. Me molesta tenerte al lado y no ser capaz de extender la mano para sentirte, me deprime ver que te alejas y no saber cómo evitarlo.
Odio que me hagas sentirme especial con un "gracias", y que me amargues con un "apártate", que seas capaz de destruirme y reconstruirme desde cero cada mañana con solo verte.
Pero, en el fondo, disfruto montando en esta montaña rusa que es quererte.

Uf... Primer día de clase de la semana, y ya sin ganas de seguir. ¿Será que soy un vago? ¿O que me frustra escuchar más a mis compañeros que al profesor? -_-'

'-Es mejor vivir a mi manera: sin corazón, solo con cabeza.
-No sé si realmente es mejor. Pero desde luego debe ser más cómodo'

When you're gone

Me siento solo. Muy solo. Y tremendamente frío.
No hay forma de superar tu ausencia. ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué me abandonaste?
Te echo de menos. Cada segundo del día me recuerda a ti, a tu mirada, a tus palabras dulces... Eras mi mundo entero, y ahora que no estás me siento perdido.
¿Sabes? Nunca te lo dije, pero siempre me ha gustado tu sonrisa, y ahora que no hay forma de encontrarla me doy cuenta de lo mucho que necesitaba tu luz...
Te reirás de mí, pero se me saltan las lágrimas cada vez que recuerdo que no hay nadie capaz de igualarte. Que, en comparación, todo el mundo es gris y aburrido.
Y, últimamente, hasta recordarte empieza a hacerme daño. El veneno de este oscuro lugar en que me encuentro está logrando contaminar mis recuerdos, destruyendo el único lugar al que podía evadirme cuando la amarga realidad trataba de asfixiarme con tu imagen.
Me estoy muriendo sin ti, apagándome como una pequeña llama a la que le han arrebatado su oxígeno. Agonizo, tratando de buscar más aire, de ese que sale de tus labios, pero ya no queda.
Te necesito. Necesito hasta el más insignificante gesto, hasta la más imperfecta de tus caricias, hasta la más dura de tus miradas. Necesito tenerte a mi lado, y desterrar de mi cama por fin esa almohada de más que pretende ocupar tu lugar.
Pero debo aceptar lo inaceptable: tú ya no estás aquí, y no vas a volver. Has cambiado demasiado. Esos ojos fríos, esa sonrisa falsa, ese corazón muerto... Ni siquiera puedo decir de ellos que son tuyos.
Dímelo, por favor. ¿Tan malo era estar a mi lado? ¿Realmente ha merecido la pena convertirte en lo que eres ahora para estar con ellos?
Prefiero pensar que te has ido, y sentirme solo y frío. Mejor eso, que sentirme traicionado...

Puf... Otra vez actualizando tarde, y sin cogerme vacaciones... Si en el fondo soy incapaz de abandonar mi blog, por mucho que me cueste escribir algo "digno" de estar aquí xD

'-Te quiero.
-¿Y qué quieres que responda a eso?
-Cualquier cosa menos que tú también me quieres bastará para destruir por fin mi corazón' 

Culpable

No vas a llorar.
No, porque no sería justo.
¿Que estás rota? ¿Y de quién es la culpa? ¡Tuya! Tú quisiste romperte.
Y a mí también me rompiste. Me rompiste al olvidarme, al dejarme de lado... ¡Y por eso, porque tú eres culpable de mi dolor, no tienes derecho a decir nada! ¡Yo ni siquiera pude llorar cuando me destrozaste, porque por dentro ya me habías matado!
¡Me consumiste!
¡Mírame cuando te hablo! Mírame, y dime si reconoces en mí a la persona que conociste años atrás. Dime si hay algo en mí que no corrompiste, que no envenenaste. Dime si sigo siendo yo, si tan siquiera sigo existiendo o soy solo una sombra.
Tú me destruiste. Tú me has convertido en lo que soy ahora. Tú tienes la culpa de que ni siquiera tenga la fuerza para odiarte. Tú has conseguido que hasta la soledad me rehuya.
Tú, tú, ¡siempre tú y siempre culpable!
No te pido nada. Ni que trates de reconstruirme, ni que desaparezcas de mi vida. Pero necesito saberlo: ¿por qué te empeñaste en acabar conmigo?
No, hoy no vas a llorar.
No, porque no estaría bien...

Buenaaas. Siento actualizar tan tarde (tanto respecto a momento del día, como a los días de descanso), pero no consigo nada decente últimamente y esto es lo primero que he escrito "salvable". Estoy pensando en dejar de escribir un tiempo...

'-¿Cómo saber si es amor?
-Simple. Si lo es, acabará doliendo'

Hope...

Me pregunto qué sentido tiene seguir aquí, esperando, cuando sé que puedo detener el dolor en cualquier momento.
Bastaría con marcharme, deshacerme de toda esperanza, dejar morir este amor que me consume.
No sería tan difícil, ¿no?
Simplemente sería terminar de morir. Al menos sé que no puede ser peor que este constante martilleo que siento estando aquí.
Bastaría con asomarme demasiado a la ventana, o con tirarme a la carretera, y en un solo instante, tras un último momento de sufrimiento, se acabaría todo.
Así que me pregunto por qué no lo hago. Por qué sigo esperando, buscando desesperadamente algo de amor por las esquinas, por qué sigo confiando en encontrarme con tu voz en mis oídos. Por qué camino con los ojos abiertos, buscando tu mirada, sabiendo que eso me rompe el alma por momentos.
Será que lo mío es el masoquismo.

Oigan, que creo que nunca he explicado por qué el título de este blog tiene una errata. Se me va pasando y, al final, se me olvida... Así que, en mi defensa, solo diré que me gusta repetir letras. Como bobbo en vez de bobo, idiotto en lugar de idioto en lugar de idiota, writter en lugar de writer... Yo soy especial :D

'-Pretendes ser quién no eres, y fingir que no tienes corazón.
-Qué fácil sería todo, si fuese pura fachada...'

Consumiéndose en soledad

Hace frío.
No importa que el sol lo niegue, ni que el termómetro le dé la razón al astro rey, porque en su interior, en lo más profundo de su maltrecho corazón, está lloviendo y no hay cobijo para ella.
Siente, o más bien sabe, que debió morir tiempo atrás, en el mismo momento en que los trozos de su roto corazón se declararon irreconciliables, pero por algún motivo su cuerpo se negó a caer muerto mientras su conciencia decidía trasladarse a algún lugar muy por encima de las nubes.
Y así se quedó, con pulso y respiración, pero sin alma, dejándole a su marchito cuerpo la misión de autodestruirse, plantando aquel profundo frío en su interior como un recordatorio de lo dolorosa que es la vida. Como una prueba tangible de que solo cayendo al vacío puede librarse de él.
Ahora se consume en soledad, al mismo ritmo que termina su cigarrillo, envuelta en abrazos que pretenden alejarla del abismo al que se asoma cada vez más.

Ains... Yo ya quiero jubilarme ÓnÒ Es que me da una pereza eso de ir a clase... ¿Cuánto se podrá ganar escribiendo libros (aunque sean malos)? xD

'-Cuando no tienes amor, ni felicidad, ni sonrisas verdaderas que ofrecer al mundo, solo te queda la empatía.
-¿Qué quieres decir?
-Que nunca, nunca, te hagas ilusiones conmigo. Lo único que puedo sentir es lástima'

Sonríe. Eres especial

Es curioso cómo ha evolucionado con el tiempo.
Ha sido capaz de endurecerse, de volverse frío. Ha sido capaz de dejar de querer, de no llorar y de no sonreír.
Se ha vuelto, a todos los efectos, indestructible, con el corazón pétreo y helado.
Y, sin embargo, aunque su corazón esta completamente congelado, conserva trazos de humanidad.
Sigo, por ejemplo, viéndole despertarse pronto para observar el amanecer y luego volverse a la cama, y abrir la ventana solamente para dar una profunda bocanada de aire. Sigue saliendo bajo la lluvia sin paraguas, y deja que el agua recorra su cuerpo, y sigue escribiendo "Sonríe. Eres especial" allá por donde pasa.
La gente no le entiende cuándo lo hace, creen que es raro y que no tiene sentido.
Yo, sin embargo, creo que quizá piensa que si alguien se lo hubiese dicho en su día, no tendría el corazón blindado. O simplemente tiene tan abandonado su cuerpo que ni siquiera es consciente de lo que hace.

Hoy es lunes, y eso quiere decir que, hasta el viernes, no vuelvo a tener gimnasia. O, lo que es lo mismo... ¡Yu-ju! :D

'-Nunca, y digo nunca, confíes en nadie. Solo sonríe y pasa de largo todo lo rápido que puedas.
-¿Por qué?
-Porque si te retrasas, es posible que veas lo bonito que es vivir relajado y me abandones...'

Memorias corrompidas y sentimientos inalterables

Curiosamente, y con el paso de los años, se nos olvidan las cosas que antaño parecían importantes.
Perdemos, según vamos creciendo, amigos, conocidos, competidores... Nos sorprendemos siendo incapaces de recordar la casa en la que dimos nuestros primeros pasos, o cómo era la guardería en la que aprendimos a dibujar.
Nos quedan las sensaciones que producían. La calidez de estar rodeado por la familia, el miedo al enfrentarse a un aula llena de niños desconocidos, lo bien o mal que nos hacía sentir un profesor...
Los recuerdos se pierden en vorágines enormes, tragados de forma irreversible, pero el sentimiento se nos queda.
Tratamos, mediante diarios, fotografías y dibujos, de encerrar trozos de nuestra vida en algo tangible. Pero, cuando con el tiempo encontramos eso, nos transmite más un sentimiento, una sutil sensación, que información objetiva. Inocencia, melancolía, tristeza sentida... Eso, todo eso, es lo que sobrevive.
El papel puede agrietarse, envejecer, amarillearse.
Puede perderse el color, borrarse las líneas a lápiz, volverse en sí irreconocible. Pero si en su día hubo una sensación tras el dibujo, una inspiración ocasionada que dio lugar a unas palabras, es precisamente el sentimiento lo que se mantiene.
¿Será, tal vez, que el corazón es en realidad más fuerte que la razón?

Sábado, sabadete (8) Cómo me gusta eso de no tener nada que hacer en todo el día... En fin, feliz fin de semana, pequeños monstruitos :D

'-Cuando acostumbras a mentirle a todos, tienes que hacer grandes esfuerzos para no mentirte a ti mismo.
-¿Por qué?
-Porque si dejas de cuidar de tu mundo imaginario y entras en él, se acaba cayendo contigo dentro'

Hypothetical Feelings

¿Cómo me siento?
Ni idea. La verdad es que no siento nada. Pero supongo que debería sentirme triste, ¿no?
...
No, no es una pregunta retórica. Hablo completamente en serio.
Si tú fueses yo... Bueno, si fueses yo no sentirías nada. Pero si estuvieses en mi situación, ¿cómo te sentirías?
Oh, ¡no te vayas! Ya te he dicho que estoy siendo serio. ¿Estarías triste? ¿Enfadada?
...
¿Deprimida? Bueno, entonces me acerco mucho al estado de ánimo en el que debería estar, ¿verdad?
Es decir, en sentido figurado, claro. Ya sabes que, a estas alturas de mi vida, pensar cómo debería sentirme es lo más parecido a sentir que puedo hacer.
En fin... Así que triste, ¿eh? Vaya, últimamente se me da demasiado bien adivinar cómo debería sentirme con respecto a lo que sucede a mi alrededor. ¿Le estaré cogiendo el truco a eso de los sentimientos?
...
¿Que se me están regenerando? Tonterías.
Hice arder mi corazón, y los procesos químicos no pueden revertirse.

Viernes :D En fin... Hoy he descubierto que soy la Wikipedia de la clase. Eso, el Wiktionary, el Wikiquote, y un traductor/diccionario inglés-español-alemán -_- Creo que quiero retirarme del cargo 

'-Todos queremos que se nos mienta. Que se nos diga que somos indispensables, guapos, inteligentes... Pero, al mismo tiempo, criticamos a los mentirosos e hipócritas.
-Que especie más rara, vosotros los humanos...'