Memorias corrompidas y sentimientos inalterables

Curiosamente, y con el paso de los años, se nos olvidan las cosas que antaño parecían importantes.
Perdemos, según vamos creciendo, amigos, conocidos, competidores... Nos sorprendemos siendo incapaces de recordar la casa en la que dimos nuestros primeros pasos, o cómo era la guardería en la que aprendimos a dibujar.
Nos quedan las sensaciones que producían. La calidez de estar rodeado por la familia, el miedo al enfrentarse a un aula llena de niños desconocidos, lo bien o mal que nos hacía sentir un profesor...
Los recuerdos se pierden en vorágines enormes, tragados de forma irreversible, pero el sentimiento se nos queda.
Tratamos, mediante diarios, fotografías y dibujos, de encerrar trozos de nuestra vida en algo tangible. Pero, cuando con el tiempo encontramos eso, nos transmite más un sentimiento, una sutil sensación, que información objetiva. Inocencia, melancolía, tristeza sentida... Eso, todo eso, es lo que sobrevive.
El papel puede agrietarse, envejecer, amarillearse.
Puede perderse el color, borrarse las líneas a lápiz, volverse en sí irreconocible. Pero si en su día hubo una sensación tras el dibujo, una inspiración ocasionada que dio lugar a unas palabras, es precisamente el sentimiento lo que se mantiene.
¿Será, tal vez, que el corazón es en realidad más fuerte que la razón?

Sábado, sabadete (8) Cómo me gusta eso de no tener nada que hacer en todo el día... En fin, feliz fin de semana, pequeños monstruitos :D

'-Cuando acostumbras a mentirle a todos, tienes que hacer grandes esfuerzos para no mentirte a ti mismo.
-¿Por qué?
-Porque si dejas de cuidar de tu mundo imaginario y entras en él, se acaba cayendo contigo dentro'

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo. Doy fe, porque el otro día, ordenando el inmenso caos de mi habitación, encontré discos, fotos y cosas que había olvidado totalmente. Sin embargo, los sentimientos y las emociones no habían acumulado ni una mota de polvo y seguían allí, intactos.

    Un beso enormísimo ^^

    ResponderEliminar