Y es por ti

Odio reconocerlo, pero duele el corazón en mi pecho.
Duele, y duele con razón, pues mientras escribo se desangra, desgarrándose con cada latido.
¿Y por qué, puede alguien preguntarse, por qué muero? Por tu mirada hiriente, por tus labios que sugieren imposibles, por cada una de tus sonrisas celestiales, por tus honestas mentiras.
Muero, como siempre, por ti.
¿De dónde procede este amor inagotable? ¿Por qué es, me pregunto, eterno este castigo que solo me trae desgracia? Maldito fue el día que te cruzaste en mi camino, pues por tener el placer de contemplarte debo fenecer cada día, renaciendo con el amanecer para, de nuevo, morir.
Morir, como siempre, por ti.
Lentamente la vista se me nubla, se vuelve difuso tu rostro en mi memoria, y tus palabras desaparecen, arrastradas por el viento. Caigo, en medio de indecibles dolores, en un sueño ligero y turbado, donde todas las pesadillas que no llevan tu nombre, pues tú estás destinada a existir sólo de día, todas ellas, digo, me atormentan.
Mas, aunque no lleven tu firma, sin importar que no las puebles, es tu esencia la que las origina. Es tu ponzoñosa personalidad, tu dolorosa existencia, la que le da alas a la más pérfida parte de mi imaginación, entretenida en destruirme cuando no puedes hacerlo; convirtiéndola, convirtiéndome, en artífice de mi propia muerte.
¿Dónde vas, alegría? ¿Por qué escapáis, ilusiones? ¿Tan oscuro, tan siniestro, tan sombrío me han vuelto las afiladas dagas de este amor nunca correspondido? ¿Es mi maltrecho y moribundo corazón indigna morada para vosotras? ¿Es por eso que me abandonáis?
¿Por qué no puedo, os suplico, por qué no me dejáis marchar con vosotras, abandonando juntos este nido de tristeza y muerte continua? Mas me ignoráis, huis, escapáis, y me dejáis solo. Solo con mi soledad y con mi tristeza.
Finalmente despierto, escapando de la agonía de mis asfixiantes sueños, saliendo de una tortura para entrar en otro tipo distinto de agonía. Agonía, digo, que aunque distinta, ni es más amena ni menos dolorosa, pero que al menos lleva tu rostro. Y consciente de tu existencia, comienzo de nuevo a morir.
A morir, como siempre, por ti.
Y así es como mi vida sigue, siempre igual, siempre amarga. De una oscuridad a otra, y de vuelta a la primera, con la tristeza como una constante en la ecuación de mi existencia. Siempre superando las ganas de morir del todo, de terminar con el dolor. Siempre reprimiéndome, siempre viviendo.
¿Cuál es la razón de seguir? ¿Cómo justificar el dolor? ¿Reprimiéndome por qué? Reprimiéndome porque tú existes, porque eso lo justifica todo.
Y es que igual que por ti muero, es también por ti que vivo.

 We~he. Reconocédlo, echabais de menos esta parte de mi literatura xD Lo escribí ayer noche, porque hoy, dentro de un rato, me piro a pasar el puente en la Sierra. No tengo muchas ganas, porque el internet móvil es una caca a la hora de actualizar, pero bueno...

'-¿Por qué me preguntas a mí de amor, sabiendo que no sé nada de él?
-Oh, ¿y eso que importa? Opino sinceramente que nadie sabe nada del amor, y que los que se jactan de ello solo saben de sexo y caprichos'

9 comentarios:

  1. uau!!! feliz finde largo-puente :) a mí sin embargo la conexión me va mejor en coruña, en moaña con vodafone es una patata :)

    ResponderEliminar
  2. desde luego, creo que mi gusto no ha fallado con este blog =). gracias por la bienvenida por estos mundos, se intentará hacer lo mejor posible¡

    ResponderEliminar
  3. Absolutamente me encanta O.O Es precioso y me alegro de haber podido descubrir tu blog (agradéceselo a "el baúl de la habitación...);).

    Besos

    ResponderEliminar
  4. "¿De dónde procede este amor inagotable? ¿Por qué es, me pregunto, eterno este castigo que solo me trae desgracia?
    Morir, como siempre, por ti"

    Es precioso, cada palabra es como.. una descarga, me siento completamente identificada en este texto, y como tú me hago esas preguntas, pero nunca llegan respuestas. Que largos se hacen los días cuando no tienes algo que te motive a levantarte...

    Yo ahora estoy estudiando literaturas de todos tipos, y esto me suena a literatura medieval.. me encanta, deberias escribir más cosas de estas, las mujeres comentariamos mas jaja tomatelo como una propuesta de marketing :)

    Haber si busco en tu blog y tambien leo alguna historia sangrienta que hayas dejado.

    Adoro tu doble cara, eres como un cuchillo, dulce y amoroso por un lado, e hiriente y letal por el otro.

    No dejes de escribir nunca.
    Pasatelo bien este puente!
    Un beso viejo, viejo amigo, espero que no creas que te he olvidado.

    Besos,
    Miriam

    ResponderEliminar
  5. "Y es que igual que por ti muero, es también por ti que vivo."

    Me senti apenas (? identificada eh.
    No se vos, pero mi mente me autodestruye.. un raro caso de auto boicoteo constante XD.

    Como veras, no es muuuuy buen dia que digamos, asi que.. nada, te mando un beso grande.. ojala qe todo ande de diez por alli.. no me vas a hacer llorar eh! encima soy re sensible, jaja, no te abuses =(. qe maldad.. que maldad :S

    ResponderEliminar
  6. "¿De dónde procede este amor inagotable? " ¡Volviste a tus super textos! ¿Es para siempre o será un ida y vuelta?
    ME gusto, y el dialogo ni te digo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Justo iba a comentarte que hacía tiempo que no esribías algo así, y veo que lo pones en amarillo! ¬¬
    Vamos, que me encanta! :)

    ResponderEliminar
  8. y morirme contigo si te mueres..
    y matarme contigo si te matas..

    ResponderEliminar
  9. Tiendo a pensar últimamente q hay una canción de Sabina para todo, pero el último comentario me ha quitado lo q iba a decir, así q eso...
    +1 para el último comentario xD

    ResponderEliminar