Consumidos

¿Adónde fueron las palabras dulces? ¿Cuándo marcharon las miradas cómplices? ¿En qué momento nuestros corazones dejaron de latir a un tiempo?
Se nos escapan entre las manos sueños e ilusiones, como castillos de arena que, secados al sol, se tornan quebradizos.
Y poco a poco, nos consumimos al mismo ritmo que nuestro amor, a base de amargos suspiros, mas ninguno lo reconoce abiertamente, aún sabiéndolo los dos.
¿Por qué? Quién sabe. Quizá porque decirlo en voz alta, confesarlo, asumirlo como una realidad, sería como asestarle una última puñalada al cariño que un día nos profesamos. O porque aún conservamos los recuerdos de una fuerza que venció a la distancia, pero que ha sucumbido al tiempo. O puede que, a estas alturas de la vida, estar con alguien sin amarle sea preferible a estar solo.
Aún guardamos bellos recuerdos que podemos consumir, palabras de amor del pasado que aún nos alimentan, detalles que todavía le dan pinceladas de color a esta relación negra y apagada. Y quizá eso sea suficiente para sobrevivir los pocos años que nos queden, ¿no, querida?
Siempre fuiste mi mejor y más fiel compañera, ¿con quién gastar mis últimos momentos mejor que contigo? Tal vez sea egoísta, tal vez atarte a mí con estas cadenas no sea justo, pero a la muerte no le temo mientras no haya de morir en solitario, y sin ti, ¿quién me queda?
Así que, como siempre, guardemos silencio. No confesemos nunca la verdad, y muramos llevando con nosotros este secreto a la tumba...

Aloha :D La verdad, ahora mismo me siento sucio, porque anoche traicioné a Abbise con una novela histórica barata que he ideado, y de la cual he sacado esto de aquí abajo... Tranquila, preciosa, que volveré contigo en cuanto me desengañe.

'En aquel momento, sin ninguna aclaración más, supe que él la amaba mucho más de lo que yo podría hacerlo nunca, y en el único acto de altruismo de mi vida decidí renunciar a mi derecho a ser amado'

6 comentarios:

  1. Tu texto me recuerda a muchas personas, porque es algo que se ve casi a diario. Aunque yo prefiero estar sola que vivir sin amor.
    Un gusto leerte de nuevo! :D

    besos

    ResponderEliminar
  2. Es una pena cuando el amor desaparece y simplemente se continúa porque sí pero es una realidad. De hecho, hoy en día muchísimas relaciones se crean sin amor desde el principio.

    Besos y me encanta lo que escribes, me alegro por haberle dado una oportunidad a tu blog ^^.

    ResponderEliminar
  3. a donde se fueron tus besos ?
    a donde tus palabras ? ..
    eras tu acaso esa la cual prometia primaveras en invierno .. ?

    ResponderEliminar
  4. ¡Te quedamos nosotros! La frase final tiene tela, son cosas que nunca me planteo... pero que muchas veces pasa. Aunque, realmente, para darte cuenta de que hay alguien que quiere más que tú... muy poco tienes que querer, ¿no?

    Por cierto, Carlos, tienes un premio en mi blog. Puedes pasarte a recogerlo cuando quieras. ¡Un abrazo, sigue así!

    ResponderEliminar
  5. Eres fascinante, Caballero mío, FASCINANTE sin más.
    =)

    No te comento más que estoy en clase y huelo bronca
    ;)
    Besos grises, Carlo, y hasta dorados! Que me siento inspirada!

    ResponderEliminar
  6. wow qué bonito Carlis! ^^
    jajajaja
    nadie te llama así? te gusta? es que en mi clase hay una que tiene un novio que se llama como tu, pero ella siempre habla de él como Carlis. A mi me hace gracia jajajjajaa
    un besazooo :)

    ResponderEliminar