Carta 1

Una vez empiezas a mentir, decir la verdad deja de ser una opción.
Solo puedes seguir adelante, caminando entre el fango buscando a ciegas el camino a seguir.
¿Que duele? ¿Que no puedes seguir? ¿Que sientes que te asfixias? Deja de lamentarte por haber comenzado esta gran farsa, sonríe y salta de charco en charco para cubrir a los demás con la misma porquería que llena tus zapatos.
Porque si no lo haces, porque si los demás no están tan sucios como tú, ¿cómo sentirte superior entonces? Para eso le diste cuerda a esta gran máquina, ¿no es cierto? Por ser mejor que todos.
La verdad, como ya he dicho, no entra en esos planes de grandeza; contarla solo te hundiría más en el barro.
Si no puedes con tu alma, déjala a un lado. Si te pesa el corazón, átale un bloque de cemento y tíralo en este cenagal. Si tienes ganas de llorar... Bueno, si tienes ganas de llorar, llora, pero asegúrate de que nadie pueda verte.
No sirve de nada arrepentirse. Reconoce, pero en voz baja y a solas, tu error, como hicieron en su día todos los que están aquí tras años de enrevesados engaños; pero no te tengas lástima ni intentes desentenderte de todo. Si no puedes hacer nada por arreglar algo, ¿qué sentido tiene lamentarse? Sigue adelante, con la cabeza bien alta y el orgullo en los ojos.
Porque si alguien nota debilidad, si huelen tus heridas, si ven en tu mirada el miedo... entonces todo se habrá acabado para ti. Viviendo entre hienas, entre buitres, entre... entre gente como tú, la piedad no tiene lugar. El juego es simple: cuanto menos te manches y más ensucies al resto, mejor, y si llegas al final de la partida sin que nadie haya sido capaz de tocarte puedes empezar a sentirte un dios.
Querida amiga, debo ahora despedirme tras exponerte la parte de tus pensamientos que ignoras deliberadamente y que yo tan bien conozco; nuevas amistades me requieren y es posible que sepa guiarlas como corresponde en este mundo de sombras y de dudas.
Siempre tuyo:
Orgullo P. Ride

Hola, hola :D Sí, ya sé lo que estáis pensando: "Nuestro amado, adorado y fantástico Carlos ha vuelto con una épica historia para explicar por qué ha estado ausente, dejando nuestras vidas tan vacías". Bueno, quizá no estéis pensando eso, pero me gusta pensar que sí. En cualquier caso, no, no tengo disculpa. He estado haciendo el vago, rascándome la barriga y comiendo dulces (cosa curiosa, sigo adelgazando y empiezan a marcárseme las costillas...). En fin... Sé que los que estáis leyendo esto esperáis que debajo haya algo más, una muestra de creatividad en forma de diálogo. No la hay. Y como mi vida no os interesa, aquí dejo la actu. Felices navidades atrasadas, y próspero año nuevo por adelantado :D

Sinking

Y si enloquezco, ¿a quién le importa? A nadie más que a mí le concierne la cordura de mis versos.
Mas sea como sea, quizá debiera dar las razones de esta locura incipiente, de esta caída a las negruras del eterno abismo en el que me sumerjo más rápido de lo que quisiera. Siempre habrá quien las adivine, o al menos así lo supongo, pero más vale dejar constancia de los últimos pensamientos lúcidos, como una última confesión, antes de perder definitivamente la cabeza.
Tratándose de mí, ¿qué podría llevarme a la locura, sino el eterno castigo del amor que nunca se ve correspondido? Si al verte frente a mí encontrase en tus ojos el mismo amor, como reflejado en un espejo, del que respondo… Ay, cuán fácil sería entonces renegar de esta locura, salir flote y alejarme de esta agua oscuras y ponzoñosas, guiado por el faro de tu mirada. Pero no hay tal, no hay en tus acciones cariño, amistad, ni tan siquiera consideración. Para ti soy tan invisible como podría serlo el aire que te alimenta y del que ni siquiera eres consciente.
Sí, sí, lo reconozco y a un tiempo te acuso: tú tienes la culpa de la oscuridad con que mi alma se abraza y funde a cada instante un poco más, de las lágrimas vertidas que conforman este lago en que me ahogo, de las noches de sueño ligero e intranquilo. ¡Tú, a la misma vez sueño y pesadilla, paraíso e infierno! Mi tortura, mi recompensa, el dulce delito y su consecuente condena. Todo eso, todo eso y más eres para mí, aún sin saberlo.
Triste es compadecerme tanto, pero, ¿de dónde sacar las fuerzas para levantarme y alejarme de este lecho de dolores indecibles? Si no las encuentro, si ni tan siquiera existen, ¿de qué me sirve forzarlas? Mejor me quedo así, enroscado sobre mí mismo, alejado del mundo para no propagar esta pandemia de pesimismo que me aqueja y que, como bloques de cemento, me hunde más y más en este lodazal, en este pantano sucio y podrido, que resulta ser la locura que otros tanto tachaban de dulce.
Y siento que lo que me queda de conciencia se ahoga, que trata de luchar… Mas sé que pronto quedará vencida, asfixiada entre los pensamientos que formula y en los sentimientos sangrantes que mi corazón impulsa.
Adiós, mundo; adiós, vida. Hora va siendo ya de despedirse.

Esto de aquí arriba lo escribí en clase de Tecnología, aprovechando que estamos pocos y que nos deja los ordenadores. Y acto seguido me puse a ver vídeos en Slow Motion :D

'-¿Por qué memorizar números, fechas, lugares...? Ahora hay máquinas capaces de apuntar todo esto.
-Pero una máquina no es consciente de lo importante de un aniversario, ni de la belleza de un paisaje'

Sin ganas

Presiento que las palabras se han enemistado conmigo, pero no sé por qué.
Noto que al sentarme frente pluma en mano, buscando algún resquicio de ilusión, un hilo de inspiración para tirar de él y crear una nueva entrada a mi mundo, este no aparece. Y digo que no aparece sabiendo que ni tan siquiera está.
Podría, una y otra vez, escribir sobre lo mismo cambiando las palabras para ocultar la similitud descaradamente; de hecho, durante mucho tiempo lo hice, creando así monstruos, engendros de la naturaleza sin el más mínimo significado y cuya única virtud resultó ser un exterior bello y dulce, perfecto para complacer. Pero sé que no debo.
Sin embargo, no es imaginación lo que me falta. Textos largos, eternos, narrativos en lugar de sentimentaloides... Para esos tengo palabras de sobra. Ahí son las ganas las que fallan.
Quizá es que me he consumido, que se me han acabado las ideas en pleno auge léxico, y quizá deba entonces retirarme para descansar de una vez y para siempre...

En fin... Lo dicho, que sin inspiración, sin ganas y perezoso. Mundo, que sus den -_-

Pocket watch

Soy, o al menos hoy así lo siento, como un reloj de bolsillo, un reflejo de tiempos pasados y de una moral anticuada.
Una persona anclada en ideales olvidados, mil veces criticados. Seriedad, pulcritud, amabilidad. Dones que, si bien fueron en su día admirados, son ahora sinónimos de aburrimiento y sosería y, por supuesto, dignos de castigo en lugar de recompensa.
Pero no quedan ahí las similitudes, pues soy consciente, también, de que la longitud de mis pasos es siempre idéntica, y mi ritmo al caminar, invariable, como lo es el de las manecillas del reloj al saltar de marca en marca dentro de la esfera de vidrio. Soy, del mismo modo, preciso, estricto y organizado, como lo es siempre el tiempo, y aunque mis acciones parecen simples y predecibles, basta con indagar un poco para encontrar una lógica, cual mecanismo interno, no tanto como incomprensible, pero sí complejo.
Sé, dejando a un lado modestia, que si se me observa no soy desagradable a la vista, y que en puntuales ocasiones poseo rasgos atractivos, como les sucede a los rayos de sol al chocar con el dorado del reloj, convertidos en brillos cegadores, antes de que este desaparezca en las sombras de un bolsillo, y que existen quienes, aunque los menos, admiran de lejos lo que poseo.
Soy, o al menos hoy así lo siento, como un reloj de bolsillo, pero ¿por qué? No hubo en mi formación excesiva exigencia con las formas, ni en mi vida ha habido nunca grandes y ricos nobles de perfecta educación. Entonces, ¿de dónde procede esta personalidad, estas ideas, este conjunto, en definitiva, que no debiera poseer y sin embargo poseo? ¿De dónde sale la puntualidad? ¿De dónde el orden? ¿¡De dónde...!? No espero respuesta, pero agudizo el oído buscando un susurro con la solución a esta paradoja.
Y por fin, traída por un viento suave y acariciador, la encuentro, escondida en mi estantería. ¿Será que, por saber apreciar la belleza de las letras, estoy condenado a vivir como lo hicieran aquellos cuya época aún admiraba las sutilezas de la lengua? ¿O seré simplemente una anomalía del tiempo, una excepción, un último retazo de un pasado destinado a caer en el olvido?

Buenas a todos :D Se acerca el viernes, pero eso da igual. Lo que importa es que, desde mañana y hasta el domingo noche, soy hijo único <:D Mi hermano a esquiar, mi hermana a Granada, y el más listo de los tres en casita, con internet y toooodo el piso para mí (aunque estén mis padres) ^^

'-¿Por qué te empeñas en no dejarme solo? ¿No ves que me agrada la soledad? A ti, sin embargo, te consume. Vete, sal, sal afuera y disfruta de lo que el mundo pueda ofrecerte.
-¿Pero no ves que encuentro en ti todo lo que el mundo puede ofrecer, idiota?'

S.O.N.R.Í.E

¿Por qué llorar?
Poco importa si el amor rehuye los tristes parajes de este cuerpo, o si el cielo niega el paso a mi alma mil veces condenada; no son razones suficientes para que el llanto me ciegue.
Porque aunque el cielo esté nublado, ¿no es la lluvia también, de una forma nostálgica y triste, bella? Mejor es sonreír. Sí, sonreír, aún sin ganas, pero no por complacer a los más allegados, ni por contrariar a un mundo egoísta empeñado en destruir lo bello. Solo sonreír, sin más.
¿No es ya largo en demasía el tiempo perdido entre lágrimas? ¿Y no es esta, por sí misma, razón más que suficiente para torcer la boca en alegre gesto? No por mucho llorar va a ser la vida menos fea ni el dolor más llevadero, ¿cierto? Entonces, ¿por qué no sonreír?
Todo el mundo piensa que la alegría comienza dentro, y que la sonrisa es un reflejo de esta, mas este pensamiento, ¿les ha llevado a algún sitio? ¿No han creado, así, guiados por esta forma de pensar, una sociedad triste, gris y moralmente podrida? Puestos a vivir sin ganas, ¿por qué no probar a invertir el método? Quizá basta con sonreír, con apreciar el mundo, aunque forzadamente, para que el alma se contagie de esta alegría externa.
No, no habrá por mi parte más lloros, gimoteos ni quejas. Ahora solo sonrisas, que si bien comienzan siendo falsas y tirantes, bien podrían terminar siendo verdaderas.

Sí, lo sé, ando más desaparecido que el Titanic en el mar, pero es que entre mi falta de inspiración, de ganas y de tiempo... no hay forma. Hoy el texto es (un poco) más positivo que de costumbre por petición de Energeia, una especie de cutregalo (pilláis el juego de palabras, ¿no?) por su cumpleaños. Felices 22 :D

'-Todos somos un poco hipócritas en el fondo. Lo que marca la diferencia son las razones que tenemos para serlo'

Psicosis

Su cuerpo entero vibraba, recorrido por aquella corriente eléctrica que despertaba sus instintos más profundos y cegaba su parte racional.
La oscuridad, la atractiva, metálica y fría oscuridad que durante tanto tiempo había reprimido era ahora libre, y nada podría detenerla tras años de cautiverio.
Quiso llorar, mas las lágrimas se evaporaron; trató de gritar tu nombre, aquel talismán protector, pero las palabras murieron en sus labios. Quedó, así, sumido en un silencio mortal, interrumpido solo por el zumbido de sus células ardientes y por el rumor de sus pensamientos, limitándose a observar su cuerpo desde fuera.
Cuán desagradable se veían las negruras de su alma... Con razón las había escondido tan bien tras aquel velo de cordialidad y servidumbre en el que nadie había reparado.
Mas por error, en una fatal equivocación, alguien lo había rasgado con palabras afiladas, y su verdadero ser había quedado expuesto al mundo. Aquella luz, ¡aquella endiablada luz! Atravesaba las dulces sedas y llegaba a lo más profundo, a lo más podrido de su alma. Y esta, como un animal salvaje, herido y asustado, se revolvía y chillaba, tratando de huir, de esconderse de nuevo, pero ya no podía.
Acorralada, había tomado la determinación de luchar utilizando aquella negrura, y con un único latido su corazón rasgó la fina tela, liberándose por fin.
Inspiró aire, expiró veneno. Trago saliva, escupió bilis. Qué dulce resultaba la libertad tras años de encierro, parecía decir aquella parte oscura de sí mismo que siempre había negado.
Su mente, por el contrario, sentía repugna por aquello que su alma era, pero ya no procuraba esconderlo, decidida a abandonar por fin aquel cuerpo destinado a las sombras.
En cuestión de segundos, el silencio en sus oídos se rompió, atravesado por la empalagosa melodía del dolor y el ruido de las risas crueles, y su cuerpo perdió el estatismo, abriendo de nuevo los ojos. Ante sí se presentaba, de pronto, un mundo de luces y sombras, sin tonos intermedios, y aquellos que habían osado liberar a la bestia debían limpiar su pecado con sangre.

Buenas a todos :D Hoy no añado nada debajo del texto, aparte de este comentario. No por nada, sino porque me da pereza. Tengan un buen día ^^
PD. Dejad de seguir "El paraíso de las ilusiones muertas", está abandonado y tiene más seguidores que mi adorado DW ¬¬ 

Espectros

Allí se encontraba, sentado entre las sombras, embriagado por los dulces aromas del pasado.
En su mano, temblando peligrosamente, una copa de vino a medio acabar; en la otra, una pistola cargada.
Lenta, muy lentamente, levantó la mano y posó el cañón del arma en su sien derecha.
Y apretó el gatillo.
Ninguna bala salió, sin embargo, de aquella pistola. Sonrió, y dejó caer al suelo el vaso.
Frente a él, tumbada desnuda en la cama, cubierta solo por la fina seda de las sábanas, estaba ella, con el mismo rostro dulce, la misma sonrisa angelical y los mismos ojos amables, de un azul casi transparente, que tantas horas había utilizado en memorizar.
Con un gesto grácil, se levantó y se acercó al hombre, sensual, hipnótica, perfecta.
Se detuvo a escasos centímetros, agachándose hasta poner sus labios a la altura de los del otro, y sonrió.
-La siguiente vez sí que habrá bala...-susurró, con una voz que, aunque era exacta a la suya, no era la suya.
-Lo sé-respondió él, suspirando.
El horrible y desgarrador ruido de una bala rompiendo el aire fue lo último que se oyó antes de que la muerte, disfrazada de amor, le cubriera con su túnica.

Buenas. Actualizo tarde porque acabo de caer en que mañana me largo para todo el puente y no voy a tener otra posibilidad de actualizar hasta el próximo jueves, y como hace tiempo que no posteo... En fin, felices vacaciones a todas :)

Sí, lo sé, aquí debería estar una conversación, o un monólogo, o lo que fuere. Pero, desde luego, no algo así, pero tenía que quejarme (un poco más) de lo injusto que es el mundo. Porque, después de todo el trimestre cumpliendo todas las normas del centro, haciendo los deberes, siendo respetuoso... en todas las asignaturas, no solo un profesor, sino que cuatro, o hasta cinco, no han tenido la decencia de darme el 0'x/x<6 necesario para subirme un punto la nota de la asignatura. Honestamente, espero que el infierno no se congele antes de que los mamo*** en cuestión ardan a gusto.