Sin ganas

Presiento que las palabras se han enemistado conmigo, pero no sé por qué.
Noto que al sentarme frente pluma en mano, buscando algún resquicio de ilusión, un hilo de inspiración para tirar de él y crear una nueva entrada a mi mundo, este no aparece. Y digo que no aparece sabiendo que ni tan siquiera está.
Podría, una y otra vez, escribir sobre lo mismo cambiando las palabras para ocultar la similitud descaradamente; de hecho, durante mucho tiempo lo hice, creando así monstruos, engendros de la naturaleza sin el más mínimo significado y cuya única virtud resultó ser un exterior bello y dulce, perfecto para complacer. Pero sé que no debo.
Sin embargo, no es imaginación lo que me falta. Textos largos, eternos, narrativos en lugar de sentimentaloides... Para esos tengo palabras de sobra. Ahí son las ganas las que fallan.
Quizá es que me he consumido, que se me han acabado las ideas en pleno auge léxico, y quizá deba entonces retirarme para descansar de una vez y para siempre...

En fin... Lo dicho, que sin inspiración, sin ganas y perezoso. Mundo, que sus den -_-

3 comentarios:

  1. Me recuerda a lo que escribiste para el baúl, también sobre este tema. Anda, Carlos, anímate, que me da algo si se te van las ganas!

    ResponderEliminar
  2. "pleno auge léxico" Me ha encantado eso XD. Pero el hecho de no tener inspiración te sirve de inspiración. La cosa es escribir sobre lo que sea, aunque sea para practicar. Casi cualquier cosa bien contada puede ser interesante :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Son las fechas, yo tampoco puedo escribir (ni pensar) nada medianamente decente.Aunque yo tengo una escusa;Acá hace un calor horripilante.¡pero allá hace frío!Venga, ponga esas neuronas a trabajar.Ser el dueño (malvado) del mundo no es cosa facil! (si, te cedo el lugar un ratito, aqui hace demasiado calor para pensar planes maleficos.
    Besos,

    ResponderEliminar