Estereotipos

Con las manos en los bolsillos y la cabeza gacha, pitillo entre los labios, caminaba por la calle, apartando objetos de su camino a patadas.
Chaqueta de cuero, cadenas relucientes, tatuajes, gesto desafiante... Todo él era un cliché, un estereotipo, en tres dimensiones. Tampoco sus pensamientos se salían del patrón correspondiente a su aspecto.
Pobre, pobre Alexander. A nadie le sentaría bien una vida a la sombra de hermanos infinitamente mejores, pero para ti era incluso peor, ¿verdad? Nunca un halago, nunca una muestra de reconocimiento. Nunca te dijeron que eras fantástico. Nunca estuvieron orgullosos de ti.
"Sí, es bueno, pero sus hermanos..."
"Está bien, no lo neguemos; pero no puede compararse con los otros"
"Resulta obvio que es guapo, pero nada al lado de..."
Frases que nunca debiste oír de gente cuyas opiniones nunca debieron importante y que, a pesar de todo, te atraviesan el corazón de lado a lado cada vez que cierras los ojos, que te atormentan y te llevan al insomnio.
Trataste de mejorar, de alcanzar a aquellos que todos admiraban. No pudiste.
Y, cansado, te dejaste vencer por el mundo.

Bueno, siento no haber actualizado ayer, pero me daba pereza y tenía un trabajo que hacer. Como podéis ver, mi musa ha vuelto a España, aunque tampoco rinde demasiado. Así que na', que aquí os dejo, mañana a la misma hora :)

'-Tú vales mucho. Yo lo sé, y tú lo sabes. Ahora solo queda convencer al resto del mundo'

2 comentarios:

  1. Pues yo creo que Alexander es un tipo interesante :)
    Yupii, nuevo "diálogo". I love it!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, todos nos hemos sentido alguna vez Alexander respecto a alguien, ¿no? :)

    Tienes un premio en mi blog :) ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar