Blind love

Y ahora estoy aquí, de pie, bajo la lluvia, calándome hasta los huesos y sin poder parar de llorar.
Pero es que no podía más, tenía que salir de allí. Tú me entiendes, ¿verdad?
Te echo de menos.
No fue justo que te marcharas, dejándome a solas en una casa vacía que huele a tristeza y a nostalgia. Una casa que era nuestra y que ahora debo empezar a llamar mía.
Madrid bajo la lluvia no huele a nada, ¿sabes? El asfalto mojado no es como el césped.
Lo descubrí el primer día que no estuviste, cuando tu olor al entrar en casa era como una bofetada y aún quedaban reflejos tuyos en los espejos. Aquel día también llovía, y como hoy, corrí hasta no poder más y me quedé parado en medio de ninguna parte.
Entonces también te echaba de menos.
¿Te he contado que la gente me llama loco a mis espaldas? Dicen que no he sabido superar que te fueras, que nunca lo superaré, y me miran con lástima. No puedo negar que tienen razón.
He comprado rosas. Sé que te gustaban las rosas, aunque nunca te regalé una. Pero siempre las mirabas cuando pasábamos junto a alguna floristería, y te acercabas a ellas para olerlas...
Las rosas, las de Madrid, tampoco huelen a nada. Podría llenar la casa de ellas y seguiría oliendo a ti.
Y creo que es por todo esto que ahora estoy aquí, de pie, bajo la lluvia, calándome hasta los huesos y sin poder parar de llorar.

Al final no me tomo las vacaciones (quién sabe por qué, supongo que me sentiría un traidor si abandonase este blog). Y nada más... que el texto no es muy decente, pero tampoco importa demasiado, estoy demasiado cansado para idear nada mejor.

8 comentarios:

  1. El dia que te guste algo estará en los más vendidos. A mi me ha fascinado este relato, porque tienes ese algo que, aunque escribas cuatro lineas, tienes magia.. encanto, sentimiento.. no sé, me encanta, simplemente.
    Y adoro los textos circulares que acaban como empiezan, además en este casaba perfectamente...
    que triste es oler a todo y a la misma vez a nada..

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con Michelle...cuando escribes transmites monton de sentimientos, y eso algo que saben hacer muy pocas personas.

    El relato...simplemente magnifico.

    ResponderEliminar
  3. Cansado.. en que sentido?

    Es verdad.. durante muchos meses deje de postear, y otra vez estoy aca sentada, subiendo nuevamente mis delirios =P. Ya es TAN parte de uno todo esto..!!

    Como siempre, en mi cabeza, me hiciste ver esa casa y a aquel hombre desahuciado.

    Te mando un abrazo enorme, desde esta Buenos Aires lluviosa (literalmente hablando jaja).

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me ha gustado el texto...

    Recibe todos los besos que necesites. ¡Muacks!

    ResponderEliminar
  5. Así me gusta, fidelidad al blog sobre todas las cosas
    xD
    Debería tomar ejemplo
    jajajaajja


    Un beso enorme, Carlos
    Pero enorme enorme

    ResponderEliminar
  6. Cualquier sitio en este mundo no olería a nada si no estas tú en él...
    Parece que mientras más cansado estés mejor escribes xD Yo sí me tome unas vacaciones y abandoné el blog... pero temporalmente. Ya he vuelto (creo)

    besos :)

    ResponderEliminar
  7. Qué triste a la vez que bonit es tu texto Carlis. Como dice una frase "Las cosas no valen por el tiempo que duran sino por la huella que nos deja"... Y es que hay personas que por mucho tiempo que pase nunca consigues olvidar, incluso la mayoria de las veces ni siquiera quieres olvidar en el fondo.
    En resumen, que me ha encantado. you know! ;) jajaja
    Espero que vaya todo bien guapo
    que ya te echaba de menos! :)
    un besazo super gordoo cielo!!! ^^

    ResponderEliminar