Lovesongs (they kill me)

Indecisa, golpeaba el diario abierto con el bolígrafo, con la mirada perdida en la pared.
¿Por qué tardaba tanto en acudir la inspiración en su ayuda? Llevaba mucho tiempo esperando aquel momento, el final de una aventura que había llevado años. Por fin él se había declarado, había dado el último paso, y ella era feliz. Era exactamente el final de cuento de hadas por el que tanto había esperado, el final para el que había reservado la última página de su diario, pero no lograba escribir nada que terminase de gustarle. Todo lo que se le ocurría era demasiado dulce, empalagoso, cursi, y lo odiaba.
Así que miraba a la pared, observando la pequeña estantería con todos sus libros, leyendo los títulos y repasando sus historias. “Romeo y Julieta”, al lado de “Lo que el viento se llevó”,   destacaba por estar especialmente gastado.
Y entonces lo entendió todo. Comprendió que su musa no volvería para regalarle las palabras que necesitaba, que su inspiración no despertaría de su letargo, y que nunca le gustaría aquella última página del diario. Deprimida, escribió una única frase en la hoja en blanco y se fue, dejándolo abierto encima de la mesa.
“Las mejores historias de amor SIEMPRE tienen un final trágico”

Disculpas por estar desaparecido este par de días, ha llegado una amiga que tengo aquí y hemos pasado todo el tiempo en su casa o en la mía, leyendo mangas y hablando del curso (como apenas nos vemos...). El caso es que intentaré que no se repita, pero la tentación es muy grande y mi faceta freak toma el control, así que, si desaparezco, matadla a ella por tentarme, y no a moi, que soy un encanto de persona *3*

3 comentarios:

  1. Me ha gustado el trágico final del diario, pero no es cierto, no todas las mejores historias de amor acaban en tragedia, mira Jane Eyre
    :P

    ResponderEliminar
  2. Tienes un premio esperando en mi blog ;)

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo! xDD A mí las historias con finales trágicos, ya sean de amor o de cualquier otro género, nunca me han gustado demasiado. Siempre he pensado que ya bastante desgracia y tragedia tenemos en la vida real como para contagiar a la ficción de más de lo mismo.
    Ojo, no digo que sea anti-no finales felices, pero me gustan más las historias que acaban bien ^^

    Un beso muuuuuuy grande!

    ResponderEliminar